La Justicia falló y Arcor deberá reincorporar a cinco trabajadores más

La Justicia falló y Arcor deberá reincorporar a cinco trabajadores más

El gremio aseguró que la empresa no cumplió los plazos legales del primer dictamen judicial. 

Los exempleados de Arcor San Luis continúan con su contienda legal contra la empresa que los dejó en la calle en octubre del año pasado. A principios de febrero cinco de 35 trabajadores —son los que iniciaron acciones legales de los 42 que fueron despedidos— obtuvieron el fallo favorable de la Justicia de Buenos Aires que ordenó a la empresa a reintegrarlos a sus funciones. El viernes un nuevo dictamen del Juzgado Nacional de 1ª Instancia del Trabajo Nº 54, falló que cinco extrabajadores vuelvan a las filas de la firma. La sala que tomó la decisión consideró que "los trabajadores despedidos fueron elegidos porque resultaban problemáticos por estar enfermos o tener una participación sindical en una lista determinada", dijo el delegado de STIA (Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación de San Luis) en Arcor, Ariel García. En total la Justicia nacional ordenó reincorporar a 10 de los 35 despedidos.

García manifestó que en el fallo se consideró como una maniobra de la empresa para despedir a los empleados, aludir a una crisis y reestructuración, "algo que finalmente no pudieron probar ni acá (San Luis) ni tampoco, aparentemente con los argumentos que presentaron en la Justicia, allá (en Buenos Aires). Estaba el preventivo de crisis y no se cumplieron requerimientos legales para despedir de la forma en que lo hicieron".

Además advirtió que todos los exempleados participaron en la gestión de la lista a la que pertenece García, la Azul y Blanca. "Son activistas y todos tienen algún vínculo con nosotros", dijo.

"Si no los reincorporan el juez puede multar al empleador por una suma diaria por cada trabajador",

Ariel García Delegado de STIA en Arcor.

Con respecto a las reincorporaciones de principios de febrero expresó que todavía Arcor no los llamó para que vuelvan a cumplir sus funciones. "La empresa se podría declarar en rebeldía, es algo posible, pero nos resultaría raro de una firma como Arcor", comentó y agregó: "Hay pasos legales, eso lo maneja el estudio de abogados".

En caso de que no los llamen dijo: "Ahí el juez tiene la facultad, como se hizo en otros fallos similares, de multar al empleador con una suma diaria por cada trabajador no reincorporado".

El resto de los empleados despedidos continúan su tramo judicial. "Su situación tiene que ver con la estrategia del sindicato, del estudio de abogados y sus tiempos. Es un trabajo muy grande", indicó.

El delegado subrayó que el conflicto que se desató con la conducción de STIA luego de que el gremio no los acompañaran tras el levantamiento de la conciliación obligatoria en Relaciones Laborales. Desde ese momento la lista de García ayudó a los despedidos a tomar la vía judicial.

"Los juicios son pluriindividuales, porque tiene que ver con la voluntad y el derecho de cada uno a iniciarlos, esto no es una medida gremial", manifestó García.

El conflicto: los 42 empleados despedidos

En octubre, 42 de los más de 400 trabajadores que tiene la planta de Arcor en San Luis fueron despedidos. La empresa había dado una semana de vacaciones adelantadas y, en ese interín, comenzaron a mandar los telegramas de despido. El gremio alimenticio consideró la medida como discriminatoria y arbitraria, ya que los trabajadores tenían problemas de salud o eran delegados de hecho.

En aquel momento, Javier Camargo, el abogado del gremio, afirmó que "si los despidos son discriminatorios son nulos, porque da la casualidad que en una empresa que tiene más de 400 empleados despidieron a 42 trabajadores que son personas accidentadas, con enfermedades como diabetes; que son delegados de hecho".

La empresa se cubrió con un comunicado de prensa en el que justificaba los despidos por el "contexto general de la economía" y que "debido a la caída generalizada de consumo ha sufrido una merma importante y permanente en su nivel de actividad".

Comentá la nota