La Matanza: Espinoza le clausuró una obra y Coto echó a 400 obreros

El empresario Alfredo Coto tiene suspendida la construcción del megacentro comercial sobre la ruta 3, en Isidro Casanova y ya echó a 400 trabajadores. El Municipio habría clausurado la obra por falta de documentación. La UOCRA ya marchó hasta el lugar y le pidió intervención al Ministerio de Trabajo.
El mega centro comercial que está levantando en el kilómetro 19 de la ruta 3, en Isidro Casanova, es uno de los principales objetivos del empresario Alfredo Coto para lo que resta del año. El proyecto incluye la construcción de un shopping, un supermercado y cines en las 29 hectáreas lindantes con el club Almirante Brown que Coto compró en 1998, en una polémica sesión.

Los expedientes del proyecto fueron aprobados en julio de ese año por el gobierno del destituido intendente Héctor Cozzi, en un fin de semana escandaloso. Cozzi luego fue destituido por irregularidades varias.

Este año, después de 10 años, Coto decidió acelerar las obras y así pudo verse cómo las máquinas, topadoras, y obreros fueron cambiando el paisaje del enorme predio en Casanova. Las estructuras centrales fueron levantándose en pocos meses y se aguardaba la inauguración antes de fin de año.

Sin embargo, por el momento, el anhelo de Coto deberá esperar ya que desde hace un mes la obra está parada aunque ni la Municipalidad de La Matanza ni la empresa indicaron la causa “oficial” de la paralización.

Según señalaron fuentes ligadas a la empresa, el intendente Fernando Espinoza frenó la obra por cuestiones de “Seguridad e Higiene”. De todos modos, la obra siempre fue cuestionada. Diez años atrás, los comerciantes de la zona presionaron para que el centro comercial no se levante. Hoy ese escollo fue saldado por Coto pero, según señalan en la oposición matancera, como el proyecto sufrió algunas modificaciones debería pasar otra vez por el Concejo Deliberante.

Como sea, la obra está parada y Coto le envió el telegrama de despido a 400 trabajadores que se desempeñaban en el proyecto. La medida provocó la reacción de la UOCRA local que el viernes marchó hasta las puertas del campamento de la ruta 3.

“El tema está complicado, hay 400 despedidos, parece que a nadie le importa nada, ni a Coto ni al Municipio y nosotros quedamos en el medio. La obra está clausurada por el municipio, tiene el expediente de obra, pero la gente del municipio dice que falta documentación”, le dijo a LPO el delegado de la UOCRA local Heraldo Cayuqueo.

El sindicato ya le pidió al Ministerio de Trabajo que intervenga en la situación aunque por el momento no hay novedades sobre una reincorporación de los trabajadores ni la continuidad de la obra.

Al día de la fecha, el predio de Coto está custodiado por cuatro móviles: dos de la policía bonaerense y dos de la patrulla municipal.

Coment� la nota