La nefasta influencia del Clan Moyano que impacta en Mar del Plata

En diciembre de 2011 Hugo Moyano concentró en la Cancha de Huracán a todas las ramas de su sindicato. Recolección, Caudales, Transporte de Cargas,  entre otras, de las 12 ramas que componen la integración del poderoso Sindicato de Choferes de Camiones. No fue un acto más, anunciaba su renuncia a la presidencia del PJ en la Provincia de Buenos Aires. Llovía a cántaros y ese tan especial escenario deportivo de Parque de los Patricios, ofrecía todo el cotillón propio  de la batucada camionera.

Alcanzado de lleno por el triunfo del 54 % de CFK, Moyano pugnaba por miles de millones de pesos, que el gobierno nacional no cancelaba con las obras sociales de los sindicatos. En ese momento, y en esa misma elección ya Facundo Moyano había accedido al rango de diputado nacional, favorecido por el 54 % que obtuvo CFK. Facundo renovaría luego en 2015 su banca, pero como cabeza de lista del Frente Renovador de Sergio Massa.

 El pulso acomodaticio y oportunista del clan Moyano, comenzaba a dar evidencia de signos de regresión, mientras paralelamente quedaban expuesto el poli rubro de negocios, que maneja Hugo Moyano  con eje en el Sindicato de Choferes Camioneros, la fundación del Sindicato de Trabajadores de Peajes, cuyo secretario General, Facundo Moyano entraba en la constelación mediática de la farándula artística y futbolística como presidente del Club Alvarado.

Fueron años en los cuales hubo una reconsideración del avatar del sindicalista, en permanente búsqueda de codearse con el poder. Hasta hubo incipientes y clásicas movidas de instalar al líder de la CGT en la carrera presidencial, mientras que fue tomando cada mayor protagonismo su hijo Pablo, quien creció bajo la sombra protectora del padre. El joven en un claro papel combativo y de confrontación.

De este crecimiento, daba cuenta el acercamiento político de los Moyano con el Frente Renovador de Sergio Massa, en su ancha avenida del medio. No en vano, ya que Facundo, el poco experimentado diputado nacional, renovó su banca ya en su condición de hombre de 1País. Así multiplicó su actividad y hasta pareció confundir su rol de legislador con las páginas de figuras del ambiente artístico. Una rara mezcla de sindicalista, legislador, miembro de la colonia artística, y también, incursionando como el hombre fuerte de club más de nuestra ciudad.

La ostentación de Hugo y Facundo Moyano, su sobre exposición, los llevó varias veces a la siempre cotizada mesa de Mirtha Legrand, con el claro objetivo de exhibir manejo e influencia en el mundo de la política. En el camino, aparecieron la presidencia de Independiente de Avellaneda y la vinculación con la empresa OCA con intereses empresariales incluidos. La llegada de CAMBIEMOS al poder, dejó pendiendo de un hilo la relación con el presidente de la Nación, ingeniero Mauricio Macri. Hasta hubo referencias amistosas entre ambos, nacidas en sus condiciones de contratista y comitente, generadas en millonarios negocios atados a los servicios de recolección de residuos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, cuando Macri era el jefe de gobierno de la ciudad.

En este aspecto, no fue desatendida la ciudad natal de Hugo Moyano, su hermana, Eva, es la secretaria general del gremio, que ha tenido en jaque al gobierno del intendente Carlos Fernando Arroyo. Resulta casi imposible desvincular a la empresa 9 de Julio de la familia Moyano. El servicio de recolección de residuos pasó a ser el contrato más pesado de la Municipalidad de General Pueyrredon, a tal punto que la certificación equivalente a U$S 1.000.000.- mensuales, en la década del ´90,  en su última renovación (gobierno de Pulti) pasó a U$S 4.000.000.- cada 30 días, una inflación del 400 % en moneda norteamericana. Si costaba $ 1.000.000.- en el 1 a 1, cómo puede llegar a los $ 68.000.000.- en la actualidad.

En ese contexto, un video filmado en la oficina de Eva Moyano, dejó seriamente expuesta a la ganadora de la elección legislativa municipal, Vilma Baragiola, quien quedó expuesta en grado sumo en una causa judicial, que logró remontar, pero que la llevó a perder su candidatura a la intendencia en las PASO de 2015, cuando el actual intendente Arroyo dio el batacazo, relegando a la candidata de la UCR.

Con tantos frentes abiertos y en un raid mediático que eleva su sobre exposición, Hugo Moyano, desplazó a Javier Canteros como presidente del Club Independiente de Avellaneda, que pasó a ser la vidriera de su activa participación en política. Moyano accedió a la conducción de los “Diablos Rojos” cuando el pasivo giraba en los $ 600.000.000.-, no obstante hubo un ducto económico que alivió y proyectó al club argentino más ganador de copas internacionales.

Los Moyano, no han escapado al tratamiento de sus problemas en las páginas policiales de los diarios, uno de ellos la balacera ocurrida mientras Facundo se hallaba en la sede Jara y Peña. Al día siguiente en un mecanismo automático de defensa el diputado nacional, se hizo sacar una foto a la cual se prestaron el ministro de Seguridad y hombre de Independiente, Cristian Ritondo, y el titular del APREVIDE, Juan Manuel Lugones. Una clásica foto de la corporación política, siempre dispuesta al cambio de favores, que no son gratis.

La presentación de Walter Erviti, no se hizo en la sede del club del barrio de Mataderos, sino en el Hotel Hermitage, propiedad de Florencio Aldrey Iglesias, a quien se lo involucra además en el suministro de protección mediática a través de sus medios, al precario servicio de recolección de residuos, tan deficitario como leonino en rubros como el corte de pasto, a tal punto que fue observado por el flamante secretario de Economía y Hacienda, Hernán Morelle. Alvarado presenta sus incorporaciones en el hotel del zar de las comunicaciones marplatenses. Las comparaciones y las asociaciones son inevitables, guste a quien le guste.

Recientemente, el presidente de la AFA, Claudio Chiqui Tapia, visitó las instalaciones del Club Alvarado, en compañía del diputado Facundo Moyano, todo gira como en una familia ensamblada. Llamativamente, las movilizaciones de simpatizantes e hinchas de Alvarado, configuran a una de las más peligrosas de las que circulan en la Provincia de Buenos Aires. Los operativos de seguridad deben cubrir un exceso de mayores riesgos, que causan serios dolores de cabeza a los titulares de las comisarias 3ra. y 16° del Puerto y Santa Rita, respectivamente.

Emilia Delfino, autora del libro “El hombre del Camión”, hizo punta en la memoria descriptiva de la vida pública de Hugo Moyano. La editora de la sección Política del diario Perfil, graficó cómo habían sido los orígenes de este encumbrado marplatense a la cúspide del sindicalismo argentino, con la influencia que históricamente ha tenido el sindicalismo argentino sobre los gobiernos democráticos. Por ejemplo, durante la presidencia de Carlos Menem, disminuyendo las líneas ferroviarias o levantando servicios de cargas en vías férreas, que tuvieron un significativo impacto en el transporte de mercaderías que tuvieron a los camioneros como beneficiarios excluyentes.

En la cancha de River, en recordado acto en octubre de 2010, donde Camioneros desplegó su intacto poder de movilización, tanto CFK como Hugo Moyano tuvieron un intercambio público desde sus mensajes, que dejó una estela de desencanto en el sindicalista, vetado en una eventual competencia a la presidencia de la Nación, que no era compatible con el proyecto de reelección de quien cumplía su primera presidencia del país.

Esta reacción sindical de Moyano que tuvo hasta el yerro de la fecha elegida, no será el 22 de febrero. Se deberá re programar tiene un claro objetivo, dirimir espacios de poder con otros gremios, otras centrales sindicales, y fundamentalmente pulsear con el presidente Mauricio Macri para impedir la transformación de anacrónicos estatutos y convenios, a través de la reforma laboral.

Ya se vivió en los ´80 la denominada lucha sindical que lideró Saúl Ubaldini, un “iluminado” sindicalista autor de 13 paros generales al gobierno de Raúl Alfonsín, quien nos devolvía a la democracia y tenía como un objetivo central entregar el poder  a otro miembro civil surgido de la política, y tras elecciones limpias y transparentes. Poco y nada le importó al P.J. que apoyaba a los trabajadores, a quienes llamaban la columna vertebral de Movimiento Nacional Justicialista.

“Me quisieron sacar escupiendo sangre” dijo luego el ex presidente Alfonsín, que había recuperado la democracia para todos los argentinos. De eso se trata 30 años después, Moyano va por el mismo proceso de desestabilización, en una complicada situación judicial, política y gremial. No se disimulan sino que se estimulan estos actos extorsivos, que tienen un plazo inmediato y mediato, sacar del poder a CAMBIEMOS en el 2019.En estos desesperados intentos de un retorno a cualquier precio, ya se tienden los puentes entre el camionero y la viuda de Néstor Kirchner.

 Jorge Elías Gómez

Comentá la nota