Para FeTERA, la suba de las naftas demuestra que el gobierno trata a la energía “como una mercancía”

Para FeTERA, la suba de las naftas demuestra que el gobierno trata a la energía “como una mercancía”

Desde la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina criticaron el aumento confirmado a inicios de julio. Su titular José Rigane consideró estos productos son “un bien social”, y pidió cambiar el modelo de dependencia. “La energía es determinante para la vida, no estamos hablando de un lujo”, agregó.

Diego Lanese

La semana pasada, el gobierno nacional confirmó un nuevo aumento de combustibles, muy criticado por el impacto en la economía en general y la inflación en particular. Según el nuevo cuadro tarifario, los precios de los productos subieron entre un 6 y 7,2 por ciento de acuerdo a la variedad, y se hizo sentir con fuerza en las estaciones de servicio de la Capital Federal y el conurbano bonaerense, lo que llevó el litro de la nafta premium hasta más de 23 pesos en algunos casos. El incremento no sería el único, según las versiones oficiales, ya que en octubre –en plena campaña electoral –podría haber otro retoque. Para los trabajadores de la energía, la medida marca el “modelo comercial” impuesto por la gestión de Mauricio Macri, y criticó que se tome como “una mercancía más” a la energía, considerada por este espacio “un bien social”.

Desde la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA) repudiaron el aumento de los combustibles, y lo vincularon a la “falta de soberanía” en el sector. “La opinión es la de siempre, mientras los argentinos no recuperemos el patrimonio nacional, difícilmente podamos salir de esta política y este modelo energético, que es de estricto orden comercial”, remarcó José Rigane, titular de la entidad. En diálogo con Gestión Sindical, el dirigente agregó que “para ellos la energía es una mercancía, y es un instrumento de recaudación para las grandes empresas multinacionales”. La suba promedio del 7,2 por ciento autorizada por el presidente Macri y su ministro de Energía Juan José Aranguren, “esta medida continúa con la línea de los aumentos de 2016 y se suma a los que ya se habían realizado este año”.

“Nunca el tema será tratado por lo que es: un bien social, un derecho humano”, sostuvo Rigane. Desde FeTERA remarcaron que esta mirada “no significa que sea gratis, pero no podemos pretender que se pague lo que pretenden los grandes capitales, ya que mucha gente no puede”. “La energía es determinante para la vida, no estamos hablando de un lujo o un elemento suntuario”, dijo Rigane. Las malas noticias en materia de subas no serán las últimas, según las versiones que circularon en estos días. El presidente de la Federación de Expendedores de Combustibles, Raúl Castellanos, confirmó que en el mes de octubre “habrá una nueva revisión del valor de las naftas”. El empresario consideró que el reciente incremento fue más de lo previsto porque se aplicó una cláusula para “recuperar el desfasaje con respecto a la inflación de 2016”. “El aumento de combustible no tiene que ver con los costos de producción ni con el precio del petróleo, está relacionado con la política de privatización y de pérdida de soberanía”, contrapuso la FeTERA.

En tanto, la federación informó que logró la personería gremial, luego de años de pelear en los distintos ámbitos para conseguir ese reconocimiento. Esta es la mayor representación gremial que puede obtener la entidad, y abre “una nueva etapa para todos los trabajadores”. “Es un hecho que nos alegró mucho, venimos ‘remando’ durante 17 años. A la vez es una demostración de la falta de libertad y democracia sindical en la Argentina, porque es la justicia laboral el que tiene que tomar esta decisión cuando debía haberlo definido oportunamente el Ministerio de Trabajo”, sostuvo Rigane. “Queda demostrado de ir en busca de una personería gremial se convierte para los trabajadores en un problema de carácter político, porque técnica y administrativamente hace muchos años atrás que se cumplieron todos los requisitos, sin embargo el ministerio nunca otorgó la personería gremial, ni siquiera cuando la OIT se manifestó”, subrayó el dirigente, que es además secretario Adjunto de la CTA Autónoma.

La personería se consiguió con un fallo judicial. La sentencia, conocida la semana pasada, afirma que “en virtud de lo que surge del acuerdo que antecede, el tribunal por mayoría resuelve: 1) hacer lugar a la acción incoada por la actora y ordenar al Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad social de la Nación otorgar personería gremial a la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina en el ámbito requerido”. “Una demostración de esta falta de libertad sindical, y una demostración de que un derecho establecido por la constitución para los trabajadores resulta casi imposible, si no hay una afinidad política”, concluyó Rigane.

Coment� la nota