Para la Ministra de Educación Soledad Acuña el 50% de los docentes porteños no merece el “Bono de fin de año”

Para la Ministra de Educación Soledad Acuña el 50% de los docentes porteños no merece el “Bono de fin de año”

Desde SADOP Capital, hace ya unos meses, junto a los demás  sindicatos docentes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires venimos reclamando ante las autoridades del Ministerio de Educación la aplicación de la cláusula de monitoreo firmada en el acta acuerdo de febrero de 2016.

El motivo de estos pedidos es la imperiosa necesidad de los trabajadores de la educación de recomponer el poder adquisitivo de sus salarios. Más de un 15% lleva la inflación interanual de ventaja respecto al acuerdo paritario alcanzado a principio de año.

El gobierno de la ciudad se ha negado sistemáticamente a convocar a la mesa paritaria argumentando falacias y falsedades, como que la inflación acumulada y no la interanual es la que debe tenerse en cuenta a la hora de monitorear el salario o que los docentes recibieron mayor aumento que el resto de los empleados del GCABA.

Como respuesta a estos numerosos reclamos el Ministerio de Educación de la CABA informo hoy que pagara un “BONO” contradiciendo así sus propios argumentos de que no era necesario recomponer el poder adquisitivo del salario docente.

El ministerio también informo que este bono no será percibido por los docentes de escuelas públicas de gestión privada. O sea que más del 50% de los trabajadores de la educación de la Ciudad, para la Sra Ministra Soledad Acuña, ni siquiera son dignos de sus migajas.

El SADOP Seccional Capital rechaza y repudia esta actitud ilegal, discriminatoria y antidemocrática de la que somos víctimas todos los trabajadores de la educación de la CABA. Ilegal porque para resolver los conflictos sobre las condiciones laborales y salariales existe una mesa paritaria integrada por todos los sindicatos y las autoridades ministeriales. Discriminatoria porque atenta sin ninguna razón aparente contra quienes, sobre estos temas, son iguales ante la ley. Y antidemocrática porque son decisiones tomadas unilateralmente sin consulta a los protagonistas y sin el ejercicio del diálogo que tanto pregonan. Soledad Acuña con esta actitud insólita, inédita y despreciable pone en peligro una construcción histórica que, sin estar eximida de dificultades, ha sabido resolver  a lo largo del tiempo los conflictos que presenta el sistema educativo. Y además rompe con la concepción y el principio de que existe un único sistema educativo a lo largo y a lo ancho del país.

Los Docentes públicos de Gestión privada nos declaramos en estado de alerta y movilización porque:

- La Ministra de educación no convoca a la mesa paritaria, siendo coherente su actitud con un modelo neoliberal que mercantiliza las relaciones laborales.

- Hemos perdido más de un 15% del poder adquisitivo de nuestro salario.

- Rechazamos el intento de romper la unidad gremial docente con el llamado individual gremio por gremio para informar la decisión ya tomada.

No vamos a permitir que nuestro trabajo, nuestro salario y nuestras familias sean discriminados de esta forma.

Coment� la nota