El paro se sintió fuerte en los municipios del interior

El paro se sintió fuerte en los municipios del interior
Los docentes en asamblea también pararon y aseguran que hubo un 60% de acatamiento en promedio en la provincia.
La segunda jornada de paro y movilización de trabajadores estatales afiliados a ATE, ayer, se sintió con más fuerza en localidades del interior provincial. En municipios como Campo Quijano, Chicoana, La Viña y Las Lajitas el clima se puso tenso y los empleados ya advierten que “de no llegarse pronto a un acuerdo las medidas de fuerzas se endurecerán”. Reclaman por mejoras salariales y otras reivindicaciones laborales.

A la convocatoria nacional de la CTA disidente, que dirige Pablo Micheli y a que la pertenece ATE, se sumó la asamblea denominada Docentes Unidos de Salta (conformada por los gremios Sitepsa, DASa, disidentes de la ADP y las organizaciones políticas Tribuna Docente y Alternativa Docente). En la Capital, ambos sectores, ayer, se unieron para marchar por las calles céntricas. Fue una movilización multitudinaria que en un momento se extendió en calle Pellegrini desde la avenida San Martín hasta Belgrano.

A diferencia del miércoles pasado, cuando en Salta se registró un 80% de acatamiento al paro docente dado que también pararon los sindicatos con mayor representatividad como ADP, Sadop, AMET y UDA, ayer hubo menos chicos de escuelas públicas sin clases.

Juan Arroyo, secretario general de ATE, señaló que “en el interior hubo acatamientos de 90% y hasta de un ciento por ciento. En la ciudad salió mucha gente a la calle y llegamos a cubrir siete cuadras: personal de la Salud, de la Centralizada, docentes de la asamblea y otras organizaciones marcharon con nosotros, pero aún no tenemos un porcentaje de la adhesión a la huelga”.

Martín Domínguez, un referente gremial del Valle de Lerma, ayer advirtió: “Vamos a tomar las 10 comunas del Valle de Lerma si en las próximas horas no nos acercan una solución. Estamos cansados de las mentiras. Mientras los funcionarios provinciales salen a decir que el aumento se cumple en todos los municipios, nuestros compañeros apenas cobran un básico de 900 pesos. Sobre este monto se da el aumento. Con 200 pesos nadie vive”, dijo.

A los dichos, Arroyo le bajó un tono y sostuvo: “Son tomas simbólicas, en las que los compañeros se sientan enfrente de un portón y no dejan salir vehículos, pero en realidad hasta ahora nadie entró en ninguna dependencia municipal ni hubo destrozos”.

El titular de ATE adelantó que “en algunos municipios, como San Lorenzo y Chicoana, hay posibilidades de arreglar en las próximas horas y otros como Cerrillos, La Merced, El Carril, Gauchipas y Coronel Moldes han ido agotando las instancias administrativas y se sumaron a las medidas de fuerzas”.

Pablo Loaiza, delegado de ATE de Cerrillos, expresó: “Terminamos la instancia de conciliación, hoy (por ayer) tuvimos un 80% de acatamiento al paro y mañana (por hoy) empezamos una medida de fuerza”. Agregó: “Luchamos por un sueldo de 1.800 pesos, en la actualidad es de 1.400. Es una verdadera vergenza que quieran aumentar un 25%”.

En Quijano prácticamente no hay actividad en las oficinas públicas. Estas se trasladaron a la Casa de la Cultura o a las veredas. Los trabajadores piden un incremento de 1.900 pesos. Hoy habría movilizaciones simultáneas en distintos municipios.

Raúl Cerrano trabajaba en el área de Alumbrado Público y Electricidad en la Municipalidad de Las Lajitas y fue despedido hace unos días. El joven militante del PO ayer por la tarde se encadenó a un portón y hasta amenazaba iniciar una huelga de hambre.

“Pido que se cumpla con el acta acuerdo que incluye la nivelación de sueldos básicos, la entrega de indumentaria de trabajo y que me reincorporen a mi puesto de trabajo. Con mi despido el intendente violó el artículo 8”, señaló Cerrano.

Menos docentes acataron el paro

Estela Ortega, referente de Sitepsa, uno de los miembros de la asamblea denominada Docentes Unidos de Salta, señaló que “en promedio el 60% de los docentes” no dictó clases ayer. Indicó que la adhesión fue “dispar” y que hubo extremos como por ejemplo en el colegio Arturo Illia de la Capital paró el 90% de los profesores, y en contrapartida, en la escuela Jacoba Saravia solo lo hicieron tres docentes. En Güemes acató la medida de fuerza un 20%, en Anta un 40%, en Metán un 20%, en Orán un 80%, en Cafayate un 90% y en Tartagal un 70%.

Víctor Gamboa, titular de Sitepsa, expresó: “A partir de ahora apuntamos al 1 de abril, ese día la docencia va a elevar su reclamo contundente esperando una respuesta del Gobierno”.

Desde ATE, Marcela Rojas calificó de “positiva” la jornada de protesta de paro y movilización. “El descontento se hizo sentir en todos los sectores estatales”, dijo.

En Tartagal, se acuerdo a un relevamiento de El Tribuno, en la Escuela Pretti de barrio Roberto Romero y la Escuela de Frontera hubo un 75% de adhesión, mientras que en el resto de las instituciones educativas las clases se dictaron casi con normalidad.

Comentá la nota