Petroleros Privados se declaró en estado de alerta y movilización

Petroleros Privados se declaró en estado de alerta y movilización
En zona norte de la provincia de Santa Cruz, el Sindicato de Petroleros Privados se encuentra en estado de alerta y movilización en la localidad de Cañadón Seco. Reclaman el pago de sueldos atrasados, más “estabilidad” laboral para los que se encuentran bajo la denominada paz social.
El Sindicato de Petroleros Privados de zona norte de la provincia de Santa Cruz adelantó que se encuentra en estado de alerta y movilización ante el peligro de nuevos despidos en la actividad.

Así, desde la intervención de ese gremio adelantaron que un grupo de trabajadores iniciará una huelga con manifestación frente a las oficinas de SINOPEC en la localidad de Cañadón Seco, según confirmaron desde la intervención del Sindicato de Petroleros Privados.

Se trata de una protesta de operarios de la firma JOB, contratista de la operadora, reclamando el pago de sueldos atrasados, más “estabilidad” laboral para los que se encuentran bajo la denominada paz social.

Fuentes petroleras consultadas por medios digitales de zona norte de la provincia de Santa Cruz aseveraron que en la contratista HP hubo amenazas de despidos a trabajadores, por lo que los referentes de la delegación Caleta Olivia del Sindicato de Petroleros Privados declararon el “alerta y movilización” en los yacimientos de la zona norte de Santa Cruz.

Es más, uno de los normalizadores del gremio, Rubén Retamoso, ya realizó la presentación ante la Secretaría de Trabajo provincial, mencionando que además de la contratista HP, la operadora es “responsable solidaria” de todo lo que pueda ocurrir.

“Así, con todo esto, corre peligro la paz social”, advirtió Retamoso.

Y ese no es el único inconveniente que se estaría dando dentro de las empresas petroleras, según el gremialista.

Por otro lado, un nutrido grupo de trabajadores se acercó a las oficinas sindicales para plantear su preocupación porque SINOPEC no estaría reconociendo a los trabajadores que quedaron “cold standing” (es decir, en sus casas, sin concurrir a sus lugares de trabajo) desde la crisis petrolera de 2008.

Es que aún permanecen muchos trabajadores en esta situación, aunque cobrando sus sueldos. Pero, de un tiempo a esta parte, empresas como JOB se atrasaron en el pago y tampoco abonaron unos 3.000 pesos extra de un convenio, ni el último SAC (sueldo anual complementario).

El interventor Retamoso, luego de escuchar al grupo de trabajadores, dijo que “esto es la punta del iceberg de lo que está haciendo la operadora con sus contratistas, para empezar a producir despidos”, anticipando que podría suceder lo mismo en otras firmas, como Instalex o Incro.

“Quieren deshacerse de trabajadores, pero eso no lo vamos a permitir. Como mínimo, nuestro objetivo desde el sindicato es preservar las fuentes laborales”, declaró Retamoso.

En el caso de HP, la circunstancia es similar a lo sucedido hace una semana en la firma SPA (ex Key Energy), con los telegramas de despido que había enviado y que luego se retrotrajeron.

En cuanto a los trabajadores que se encuentran en lo que se dio en llamar la paz social, desde la intervención de Petroleros Privados se propusieron exigir a las empresas que inviertan lo necesario para que los trabajadores “vuelvan a tener puestos genuinos. Que la gente se quede en su domicilio no lo queremos más, el trabajador tiene que volver al campo porque eso lo lleva a recuperar sus ingresos”, señalaron. Ocurre que una gran parte de aquellos que se encuentran dentro de la paz social ven caer sus ingresos prácticamente a un 50%, en comparación del sueldo que percibe un trabajador que presta servicios activamente en los yacimientos, pues al quedarse en sus domicilios, hay muchos ítems que no les son liquidados.

Coment� la nota