Sobreviviente aseguró que delegado de la UOCRA fue quien disparó

Sobreviviente aseguró que delegado de la UOCRA fue quien disparó

Cristián Tobares habló por primera vez desde el hospital donde está internado y contó cómo fue la emboscada. Apuntó contra Diego Paz, como la persona que les disparó en dos ocasiones. Pide una rueda de reconocimiento de sospechosos y también el peritaje de los teléfonos. Solicita ayuda para insumos médicos y que le asignen un abogado. Tiene consigna policial. Temor de otro de los heridos que se fue de la ciudad. También la familia de la víctima fatal demanda justicia.

Uno de los sobrevivientes de la balacera que se registró en el acceso sur a Río Gallegos apuntó contra el delegado de la UOCRA, Diego Paz, y afirmó que fue quien los acribilló. Pidió a las autoridades judiciales que accedan a su solicitud de la rueda de reconocimiento y dijo que entre las pruebas que comprometen a los sospechosos está el registro de llamadas telefónicas y mensajes de texto. Cristián Tobares (43) está internado en el Hospital Regional desde la madrugada del 26 de octubre pasado. Fue baleado en sus piernas, recibió al menos tres tiros, y ahora le espera una larga recuperación. Tiene dos policías de consigna en la puerta de la habitación, por su seguridad. Tobares es la primera vez que habla con la prensa desde que fueron emboscados junto a Luis Carrizo (46), Mario Ariza (38) y “Muñeco” Montaña (24) en la zona de la cancha “El Cóndor”. Asegura que fueron acribillados por Paz que arribó en una camioneta junto a Marcelo “Machi” Mercado, pero fue el delegado de la UOCRA el único que disparó dos veces contra el automóvil Volkswagen Gol Trend donde se encontraban los cuatro. Carrizo fue el que recibió al menos cinco disparos, y fue quien falleció. Tobares asegura haber visto a Paz dispararles en dos ocasiones. En un primer momento se acercó al vehículo, y descargó el cargador de una pistola. El único que no resultó herido fue “ Muñeco”, que por instintito, salió del vehículo. Precisó que luego se retiraron los atacantes, pero minutos después volvieron, y desde una distancia de unos 20 metros, cuando Montaña trataba de poner en marcha el automóvil, volvió a disparar, ingresando los proyectiles por la parte trasera del rodado. Emboscada fatal

Tobares tiene cuatro hijos y una esposa en la ciudad de Córdoba. Allá trabajaba de remisero y realizaba tareas de electricista. Junto a Carrizo y Ariza viajaron a Santa Cruz en busca de trabajo, aseguró, y coincide con lo indicado por la esposa de Carrizo, Verónica Valenciano. Arribaron a Río Gallegos una semana antes de la fatal balacera. Buscaban trabajo cuando un chapista del barrio Evita, conocido como “Carlitos”, los contactó con un sujeto a quien le llamaban “Feo”. Este individuo –según Tobares- es nada más y nada menos que Mercado. En este sentido, remarcó que una de las claves de que “Machi” los contactó está en los mensajes y llamadas al teléfono de Carrizo, y que el mismo está en poder de la Justicia. Aparentemente fueron citados en el sitio donde después ocurrió la balacera, porque Paz necesitaba que le realizaran “un trabajo sucio”. Como no conocían el lugar, fueron llevados por “Muñeco” a las 00:30 horas. Pero en ese sitio fueron emboscados, y el automóvil donde se encontraban fue blanco de cerca de 15 disparos. Tanto Tobares como Valenciano desconocen los motivos que llevaron a que fueran “acribillados”. Remarcaron que en el Volkswagen Gol Trend no se hallaron armas ni droga, y el barrido electrónico realizado a las víctimas descartó que hayan accionado armas. A esto se suma que el peritaje confirma que no se efectuaron disparos desde el interior del automóvil.

Ayuda y temor

A pesar de estar postrado en una cama, y a la espera de que se le puedan gestionar los clavos (tiene un costo de 76 mil pesos) para la pierna izquierda en la que tuvo fractura de fémur y de la pierna derecha fisura de tibia y peroné, solicita a la juez Valeria López Lestón que le posibilite como testigo participar de una rueda de reconocimiento. Está seguro de que Paz fue quien disparó esa noche. Además consideró que “hay una asociación ilícita” para fortalecer la coartada del delegado del gremio de la construcción, en referencia a los dos testigos que trajo de Piedra Buena, que avalan sus dichos de que estuvo en esa localidad la noche de la balacera y no en esta ciudad capital. Otra víctima y testigo abandonó la ciudad en las últimas horas. Se trata de Ariza, quien recibió dos tiros en el tórax (uno de ellos le perforó un pulmón), otro en un brazo y otro en una pierna. Aparentemente por seguridad regresó a Córdoba, a pesar de su leve convalecencia, junto a su esposa y bebé de 3 meses, que habían llegado para acompañarlo. “No ocultamos nada, somos los primeros interesados en que se sepa la verdad”, afirmó Tobares a La Opinión Austral desde su lecho de recuperación. Junto a la esposa de su amigo, coincidió en que las autoridades no pueden permitir que con impunidad puedan acribillar a personas, y que luego sean excarcelados. No obstante, afirmó que lo que les sucedió a ellos “es un mensaje”, tal vez para un sector del propio gremio o para el ámbito político. Sin embargo reiteró que él y sus amigos no son afiliados de la UOCRA, y aún desconocen los motivos por los cuales fueron literalmente fusilados por un integrante de ese sindicato. Tobares, al igual que la familia de Carrizo, no tienen abogados para que los representen en la causa, es por ello que han solicitado a las autoridades, en especial a la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia, que les asignen un asesor letrado para que pueda seguir el proceso de instrucción de la causa. Valenciano quiere que la muerte de su esposo no quede impune. Por ello ha hecho un llamado a las autoridades para que la investigación llegue hasta las últimas consecuencias, y que los sospechosos prosigan detenidos hasta que sean juzgados. Lamentó la muerte de su esposo, quien había llegado a Santa Cruz por segunda vez en busca de un futuro, y la próxima semana regresará a Córdoba sólo con sus cenizas.

También Tobares solicitó la colaboración de las autoridades del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia, ya que será costosa su recuperación, y no cuenta con obra social ni los recursos económicos para poder comprar los insumos para recuperar sus piernas. La juez definirá el futuro procesal de los dos sospechosos esta semana, y resolverá si los imputa o no al menos de los delitos “homicidio, tentativa de homicidio y lesiones graves”.

Coment� la nota