Una audiencia conciliatoria postergó el paro petrolero que prometía desabastecer Salta y Jujuy

Una audiencia conciliatoria postergó el paro petrolero que prometía desabastecer Salta y Jujuy

Trabajo convocó al gremio, a funcionarios de Salta, de la Secretaría de Energía de la Nación y a las cámaras que nuclean a la actividad a una reunión para el martes. El gremio reclama que se garanticen casi mil empleos en riesgo.

El Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación convocó al gremio de los Petroleros, a funcionarios de la Provincia de Salta; de la Secretaría de Energía de la Nación y a las cámaras que nuclean a la actividad petrolera a una reunión prevista para mañana, martes 3 de julio a las 11.30, para evitar la medida de fuerza que estaba anunciada desde hoy por 72 horas.

El gremio, ante la intervención de la cartera laboral nacional, informó que decidió mantener la medida de fuerza en suspenso. En un comunicado, la entidad que preside Sebatián Barrios informó que las bases gremiales se mantendrán en estado de alerta y movilización y que en caso de no tener respuesta a los reclamos hechos hasta el martes, retomarán la medida anunciada.

Sebastián Barrios, secretario General del Sindicato de Petroleros Privados de Salta y Jujuy, reafirmó que el paro no responde a un reclamo salarial, y sí por el resguardo de más de 500 puestos de trabajo, por lo cual han atravesado ya tres conciliaciones obligatorias.

Si la medida de fuerza se realizara, se vería afectado el abastecimiento de aeropuertos, la provisión de gas envasado y el ingreso de gas desde Bolivia por Campo Durán.

El expediente que solicita la inversión para la zona norte ingresó el año pasado y hasta ahora no hay respuestas. Habían asegurado que si no había respuestas para ayer viernes, ya con la última conciliación cerrada, el lunes 1 de julio se iniciaría el paro por 72 horas; pero con la convocatoria de Trabajo de la Nación se impone un compás de espera para el cumplimiento de la medida.

"Si este paro llega a cumplirse en las 72 horas anunciadas, y al no ingresar gas de Bolivia ni de los yacimientos, el caño maestro empieza a desinflarse por el mismo consumo y en algún momento puede escasear el servicio", explicó Barrios a los medios, al tiempo que se disculpó por lo que podría llegar a resultar de esta medida de fuerza del sector.

Coment� la nota