Con una CGT en el avión, Triaca va a Europa a calmar inversores, ver modelos de diálogo social y relanzar reforma laboral

Con una CGT en el avión, Triaca va a Europa a calmar inversores, ver modelos de diálogo social y relanzar reforma laboral

El Gobierno quiere que los sindicalistas conozcan de primera mano las mesas de diálogo social y los modelos de negociación que se aplican en Europa. Del lado gremial, persiste la desconfianza por lo que ven como una ofensiva contra todo el sindicalismo. En tanto, Triaca desempolva la reforma laboral

El Gobierno da inicio este martes a una gira por Europa junto con el "sindicalismo dialoguista".

La comitiva, encabezada por el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y conformada por una decena de dirigentes, tomará varios vuelos a lo largo de 10 días para reunirse con importantes empresarios y funcionarios de España, Holanda y Alemania.

El plan, según la agenda oficial, es conocer de primera mano el "modelo de diálogo social" en cada país.

La misión, en realidad, contempla objetivos mucho más ambiciosos, como el de recomponer la imagen del Gobierno ante los inversores europeos y relanzar la reforma laboral en el Congreso, esta vez sin fisuras gremiales.

Las autoridades buscan reforzar la sensación de que el Ejecutivo conserva el respaldo social para implementar sus medidas económicas, después de la multitudinaria protesta encabezada por Hugo Moyano sobre la Avenida 9 de Julio.

Con esta finalidad en mente, fueron seleccionados aquellos sindicalistasque mantienen buen diálogo con el macrismo y que le dieron la espalda a la convocatoria del camionero.

"Lo que quieren es demostrar que el movimiento obrero está trabajando bien, que hay consenso, porque las inversiones no vienen. Es un mensaje político más hacia afuera que para adentro", sostuvo a iProfesional un dirigente de los "gordos", cuyo gremio forma parte de la delegación oficial.

El viaje se enmarca en los esfuerzos de Mauricio Macri por acelerar la llegada de inversiones y cerrar un acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea.

Tras la visita del Presidente a Francia, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, concluyó su agitado paso por Madrid, donde prometió controlar la inflación y reducir el déficit fiscal.

No obstante, reconoció que la economía atraviesa su "peor momento" y enfrentó situaciones incómodas: "¿Cómo esperan que vayan inversiones si usted mantiene su patrimonio en offshore?", le preguntaron.

En este contexto, el mayor desafío del ministro de Trabajo será recuperar la confianza política. La idea inicial era que estuviera acompañado por empresarios y líderes del ala dialoguista de la CGT. Pero, ante la contundencia de la marcha del camionero junto con la crisis que atraviesa la central obrera, la parte empleadora quedó fuera de la convocatoria.

En contraste, la representación sindical será nutrida, aunque buena parte de la cúpula sindical designó en su lugar a segundas y terceras líneas. Una manera diplomática de integrarse a la gira sin exponerse demasiado.

Los únicos secretarios generales que viajarán junto a Triaca y su segundo, Horacio Pitrau, serán Ernesto Ayala (Uatre), el sucesor de Gerónimo "Momo" Venegas, y José Ibarra, de la Federación de Taxistas, quien también integra las oficialistas 62 organizaciones.

La nómina contará además con representantes de los "gordos", como José González (Comercio); de los "independientes", como Karina Trivisono (UPCN), Victor Bradán (UOCRA), Julio Monstra (Obras Sanitarias), como también de otros gremios (Luz y Fuerza, Aguas y Gaseosas, Unión Ferroviaria, pasteleros y Químicos).

Expo sindical

España es una de las escalas claves del itinerario, por ser uno de los principales promotores del acuerdo del Mercosur del lado europeo.

La visita se da en la previa del viaje a la Argentina del presidente Mariano Rajoy, en abril, con vistas a avanzar en la relación comercial y darle un nuevo espaldarazo a Macri, a quien ve como un aliado en la región.

Del otro lado del océano, España es uno de los modelos en los que se inspiró Cambiemos para impulsar los acuerdos sectoriales, como el del rubro automotor.

En la última gira de Macri, en febrero del año pasado, Triaca se reunió con las autoridades del Consejo Económico y Social español, un organismo tripartito que desde 1991 emite proyectos legislativos no vinculantes en materia socioeconómica y laboral.

Justamente, el diálogo social es uno de los tres puntos que figuran en la agenda oficial, junto con los cambios tecnológicos y la integración con el mundo.

En rigor, el ala "friendly" de la CGT viene de cerrar modificaciones en elconvenio ferroviario, automotor y petrolero. También, con el opositor gremio lechero, mientras que los camioneros se resisten.

"La idea es presentar a los dirigentes gremiales argentinos de otra manera y tener reuniones con los ministros de trabajo de los tres países", señalaron a iProfesional desde el Ministerio de Trabajo.

Sin embargo, los llamados al diálogo del Gobierno no despiertan el mismoentusiasmo en los sindicalistas quienes, al mismo tiempo, ven una gestión endurecida, dispuesta a avanzar con auditorías a los gremios, la quita de aportes solidarios y denuncias judiciales, como las que enfrenta Moyano.

"Para el diálogo social, el Gobierno tiene que bajar un cambio y dejar de ser PRO. Ni siquiera son Cambiemos, hasta los radicales están enojados porque no les dan espacio", señaló un dirigente de un gremio importante.

Luego de la protesta camionera que reunió miles de manifestantes, un interrogante que se trasladó a Europa es la viabilidad que pueden tener las reformas sin el consentimiento de los gremios peronistas, que conservan su poder de movilización y no terminan de respaldar el plan económico.

"¿No creen que el rechazo sindical a sus medidas terminará por interferir en la reforma que pretende?, le preguntaron a Dujovne. 

Si el titular de Hacienda fue a mostrar números y a ratificar las ambiciosas metas, Triaca llevará ejemplos vivos de "diálogo social" que tranquilicen a los inversores.

"Tiene que mostrar que después de la marcha de Moyano, que movió cielo y tierra, el Gobierno mantiene el respaldo de varios gremios. Imagínate un inversor alemán, que quiere invertir en Argentina y ve por televisión una movilización que no saben bien de qué se trata", ejemplificaron desde un sindicato que integra la delegación oficial.

Reforma en dosis administradas

La reforma laboral es otro de los ejes que estará presente en el itinerario de viaje, si bien no figura de manera explícita en la agenda.

El Gobierno busca que sindicalistas locales "aprendan" de la experiencia de los consejos sociales y de los gremios europeos, que han acompañado las reformas laborales en la última década, como es el caso de España.

También, de la modificación de convenios a partir de la introducción denuevas tecnologías y cambios en las formas de contratación.

Tras el boicot de los Moyano a las negociaciones con la CGT y fracasada la iniciativa de ir por una reforma laboral global, Macri dio la orden de particionar el proyecto en hasta cuatro iniciativas, para así neutralizar un eventual rechazo gremial y del peronismo dialoguista. Por cierto, es la misma estrategia que adoptó con el mega DNU.

El Presidente volvería a la carga con el tema este jueves en la apertura de sesiones del Congreso, donde se espera que plantee el debate de una ley específica de blanqueo laboral, que extingue la acción penal por adeudar ingreso de aportes y contribuciones, la condonación de deudas y la salida de un registro oficial de empleadores en infracción.

Por su parte, Triaca retomará la discusión a su retorno del viaje, a fines de la segunda semana de marzo. No obstante, antes de partir, discutió los pormenores con el bloque de diputados de Cambiemos, a quienes les trasmitió que mantiene un "buen diálogo" con el sindicalismo y le aseguró que "Moyano quedó aislado".

La idea es avanzar en aquellos aspectos de la reforma original que tenían el visto bueno de los sectores gremiales, incluido el moyanismo. 

En la lista, figura el nuevo sistema de prácticas formativas, con el que el Gobierno pretende desarrollar un "puente efectivo" entre la educación y el trabajo.

La modalidad de pasantías propuesta estaría sujeta a plazos más largos y a una mayor cantidad de horas, que pasaría de las cuatro actuales a seis.

La comitiva de Triaca tendrá la oportunidad de ver de cerca el modelo de Alemania y Holanda, dos países que han sido elegidos como destinos por su sistema de educación en oficios.

La cartera laboral también tiene en carpeta un proyecto para reflotar la figura del "trabajador independiente" con colaboradores que, junto con la del "trabajador autónomo", recibió cuestionamientos de los asesores de la CGT el año pasado.

Con esta forma de contrato, el oficialismo apunta a alentar la registración en pequeños talleres o unidades productivas, donde por caso un albañil tiene a su cargo dos personas".

"Queremos ayudar a las Pymes y monotributistas con sus emprendimientos para que puedan registrar empleados", señalan desde el bloque de Cambiemos.

En cuanto a las indemnizaciones, el secretario del Ministerio de Producción, Martín Etchegoyen, ya envió una señal al pronunciarse a favor de revisar aspectos de la Ley de Contrato de Trabajo.

Pero el punto es sensible: si bien la mayoría del ala dialoguista apoya ese cambio, fue uno de los ítems que generó mayor rechazo en los sectores opositores, encabezados por Pablo Moyano.

Pese a los reparos que aún existen en la central obrera, el desdoblamiento de la reforma laboral no pasó desapercibido en el mundo sindical. En la delegación oficial lo leen como una "señal del Gobierno".

Con todo, los gremios están más preocupados por el frente interno que por su "paseo", como lo llaman, en el exterior. El combo incluye una inflación creciente, incertidumbre sobre las paritarias y una economía que sigue mostrando señales contradictorias.

Coment� la nota