Aún en campaña, Moyano insiste con los bloqueos

Pide sumar a Camioneros a 14 empleados de otro gremio; la firma damnificada denunció "extorsión" y "coacción"

Volcado a la campaña electoral en alianza con Francisco De Narváez, el jefe de los camioneros, Hugo Moyano, no abandona sus viejas mañas sindicales. En su pelea por sumar afiliados, activó una protesta en las plantas de Weber Saint-Gobain, que, ante la parálisis en su actividad, anunció que podría aplicar suspensiones por las amenazas que sufrió el personal por parte de los militantes gremiales.

La pulseada de los camioneros es con el Sindicato del Personal de Industrias Químicas y Petroquímicas de la Ciudad de Buenos Aires y zonas adyacentes. Moyano exige incorporar a su convenio a 14 empleados que desempeñan tareas como clarkistas y operarios de picking.

Weber Saint-Gobain brinda soluciones para la construcción y morteros premezclados, y no tiene flota propia de camiones. El reclamo del gremio moyanista se focalizó en las dos fábricas, una en Bosques (Florencio Varela) y la otra en Tortuguitas (Malvinas Argentinas). "Están en la puerta, sobre la calle, amenazan y no dejan pasar a los camiones que llegan trayendo materias primas o retirando productos, con el perjuicio económico que eso significa", contaron a LA NACION desde la empresa. Y agregaron: "El personal manifestó que no quiere cambiar de sindicato".

El referente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores de Industrias Químicas y Petroquímicas, Rubén Salas, reconoció a LA NACION los "aprietes por parte de los camioneros por el encuadramiento de los autoelevadores". Y sobre los salarios, precisó: "Tal vez el sueldo básico de los camioneros sea mayor, pero los químicos recibimos un adicional del 20% por estudios secundarios y terciarios". Además, Salas reconoció que el conflicto no es sólo con la firma Weber, sino "en muchas empresas más".

"La empresa considera que la resolución del conflicto -una disputa entre gremios que la tiene en el medio como víctima involuntaria- debería canalizarse a través de recursos legales y no ejerciendo acciones coercitivas ni amenazantes como sucede hasta al momento", indicó Weber Saint-Gobain, en un comunicado.

"Dichas acciones pueden tener graves consecuencias que ponen en serio riesgo los puestos de trabajo de muchos empleados dentro de los partidos de Malvinas Argentinas y Florencio Varela", indicaron en la firma.

Y añadieron: "Ante la falta de resolución por parte de las autoridades policiales y judiciales, Weber Saint-Gobain se ve en la obligación de informar que esta situación coercitiva y extorsiva generada por el accionar de integrantes del Sindicato de Camioneros tiende a asfixiar económicamente a la empresa y de continuarse en el tiempo evaluará la posibilidad de suspender personal de manera momentánea".

DENUNCIA EN LA JUSTICIA

La empresa anunció que ya se realizaron las denuncias y presentaciones ante las fuerzas de seguridad y la Justicia.

"Se realizó una denuncia penal, y se puso en conocimiento al fiscal de la causa: las personas que impiden el normal funcionamiento de las plantas están cometiendo los delitos de turbación de la posesión, coacciones y extorsión en perjuicio de la compañía y de sus empleados, a quienes se les impide ejercer su derecho constitucional de libertad de trabajo y libre circulación de las personas", argumentaron en la firma.

Coment� la nota