Una caravana de 300 km contra los despidos

Una caravana de 300 km contra los despidos

Ante el cierre de ingenios y la presión por modificar las condiciones laborales, los trabajadores se manifestarán hoy. “Las empresas están viendo una oportunidad de abaratar costos y destruir la organización sindical”, dice Mariano Cuenca, del gremio azucarero.

Los trabajadores azucareros de Salta y Jujuy realizan hoy una caravana de 300 kilómetros contra los despidos y la flexibilización laboral. El cierre del Ingenio San Isidro, donde 730 obreros quedaron en la calle, las cesantías en La Esperanza (238 cesantes), el Tabacal (181) y Ledesma (30) se vienen acumulando como golpes contra una región que históricamente ha dependido de esta actividad. Los grupos dueños de los ingenios argumentan que el sector atraviesa una crisis, pero en la Federación Azucarera Regional aseguran que no existe tal situación de caída, sino la intención de bajar los salarios y modificar las condiciones de trabajo. 

“Las empresas están viendo una oportunidad de abaratar sus costos y, sobre todo, de destruir la organización sindical”, señala Mariano Cuenca, titular del gremio azucarero. “Los trabajadores azucareros del norte argentino tuvimos en los últimos años conquistas importantes. Ahora que hay otro gobierno, un gobierno nacional que apoya todo este tipo de acciones de presión de parte de las industrias, ellos aprovechan... están como pez en el agua. Todas estas maniobras que están haciendo son para debilitar a la organización sindical”. 

PUBLICIDAD

Cuenca es secretario general del sindicato del ingenio San Isidro, propiedad del grupo Gloria, de origen peruano. A principios de este mes, la empresa presentó un procedimiento preventivo de crisis ante el Ministerio de Trabajo y dio por finalizada su actividad. 

–En una solicitada que publicó en los medios locales, el grupo Gloria culpó tanto a “la crisis del sector” como a la “intransigencia del sindicato”... 

–Aducen una supuesta crisis financiera cuando nuestros estudios contables arrojan que han tenido grandes ganancias. Es evidente que lo único que buscan es amedrentar a los trabajadores para que renuncien a sus derechos. El grupo tiene antecedentes de no querer cumplir con las leyes laborales; cuando hay sindicalistas que no son obsecuentes, cierran la puerta. Así hicieron hace unos años en Uruguay, con Ecolac, una empresa láctea... después, si reabren, es con salarios bajos y las condiciones que se les antojan.

–Usted decía que el gremio viene de conquistas importantes, ¿cuáles son? 

–Más que nada, en los últimos años equiparamos los salarios... En la Argentina hay 23 ingenios, de los que 16 están Tucumán, uno en Santa Fe y otro en Misiones. En Salta y Jujuy tenemos 5. Tucumán siempre tuvo los salarios más altos del norte, y a nosotros nos ha costado muchísimo equipararnos. También fuimos consiguiendo el cumplimiento del convenio colectivo de la actividad azucarera, el cumplimiento de la jornada laboral: antes trabajábamos 12 horas y no nos reconocían las horas extras, era un trabajo esclavo el de los ingenios del norte. Con la organización, con la creación de la Federación Azucarera Regional, que nuclea a los trabajadores de los cinco ingenios de Salta y Jujuy, hemos podido lograr que estas multinacionales comiencen a cumplir con los convenios y con la ley de Contrato de Trabajo. 

–¿Y el argumento de la suba de otros costos? 

–Les han subido un solo impuesto provincial, pero a todas las industrias, no solamente a la azucarera. De lo que ellos no hablan es de los múltiples beneficios que han tenido del gobierno nacional, por ejemplo a través de la liberación en las exportaciones. La actividad azucarera ya no paga ningún impuesto para exportar. A otras actividades les sacaron parte de las cargas, a la soja un 5 por ciento, a la yerba un 7 por ciento... pero al azúcar le sacaron el 100 por ciento del impuesto que pagaban para exportar, y han aumentado el cupo en la producción alcohol para combustible, en el bioetanol. Han presentado un proyecto de ley, que ha sido aprobado en el Congreso, que lleva los cortes de la nafta al 12 por ciento. Antes la nafta se cortaba con un 10 por ciento de alcohol; ahora se corta con un 12, lo que le da un mayor cupo de producción a todos los ingenios, que producen no sólo azúcar sino también biocombustible. 

–¿El Gobierno no dio ninguna respuesta al conflicto?

–El gobierno nacional, hasta ahora, no. Cuando se anunció el cierre de San Isidro, el gobernador (Juan Manuel) Urtubey sí viajó a Perú para contactarse con la empresa, para mostrarles la importancia que tiene la planta en nuestra provincia, ya que es una de las industrias que mayor empleo.

–¿Cuál sería el impacto de una confirmación del cierre?

–Devastador, porque nuestro departamento, General Güemes, tiene 60 mil habitantes, son 14 mil familias y la economía se mueve en torno al ingenio San Isidro, que genera 2600 puestos de trabajo entre los directos e indirectos. Si se llegara a confirmar el cierre, los 2600 quedarían en la calle.

La caravana saldrá de la localidad salteña de Hipólito Yrigoyen (del ingenio San Martín del Tabacal), donde hay un clima también muy tenso por los despidos: hace diez días, la policía desalojó un corte de la ruta 50 y entró después en varias casas de donde se llevó detenidos a siete manifestantes. Pero hubo una reacción de los pobladores, que volvieron a la ruta y restablecieron el piquete hasta que los arrestados fueron puestos en libertad.

En ese ingenio la mayoría de los cesanteados fueron trabajadores que se vienen oponiendo a que se modifique su jornada de trabajo.

–¿Qué cambio horario es el cuestionado, concretamente?

–En ese ingenio quieren implementar la modalidad del cuarto turno o turno relevante, que significaría la caída del salario en un 40 por ciento. Con la misma cantidad de personas, armarían cuatro turnos. Hoy hacemos tres turnos de 8 horas, y ese cuarto turno entraría a cubrir los sábados y domingos, entonces ya no se cobraría ninguna hora extra. Se trabajaría menos horas, pero nos llevaría a una caída tremenda de los salarios, en una actividad de temporada como es el azúcar. El azúcar es una actividad de seis meses, nada más. En esos seis que nosotros esperamos para poder trabajar los sábados y domingos y cobrar un poco más, a ese 40 por ciento más ya no lo vamos a cobrar con el cuarto turno.

Tras pasar por El Tabacal, la caravana pasará por Ledesma (en Jujuy), San Pedro (ingenio La Esperanza), Campo Santo (ingenio San Isidro) y concluirá con un acto en la ciudad de General Güemes. 

La expectativa está puesta en que haya una participación que exceda a los azucareros. “De acá va a ir todo el pueblo de Salta y Jujuy, acompañando, por lo que significa... Van a ir las familias, incluso las cámaras de comercio. Vienen también dirigentes políticos y sindicales de Buenos Aires, de la CTA, independientes, además de organizaciones sociales. De nuestra zona va a ir toda la comunidad en general, porque dependemos de que las fuentes de trabajo se mantengan abiertas”.

Coment� la nota