“La estigmatización del Gobierno hacia los sindicatos es constante”

“La estigmatización del Gobierno hacia los sindicatos es constante”

El secretario adjunto de Aeronavegantes criticó la política aerocomercial de Macri y advirtió que la situación de algunas aerolíneas es “preocupante”. Además, celebró el nuevo acuerdo salarial.

El Gobierno y trabajadores de Aerolíneas Argentinas llegaron a un acuerdo salarial para recomponer los sueldos contra la inflación 2018 y los gremios aeronáuticos desactivaron la amenaza de paro. No obstante, advirtieron que las negociaciones continuarán en marzo cuando las partes se sienten a discutir la paritaria de este año.

El secretario adjunto de la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA),Alejandro Kogan, se mostró “conforme” con el entendimiento, que incluye una suba de 10,2% desde enero y de 4,1% desde marzo, pero manifestó su preocupación por la política aerocomercial que lleva adelante el gobierno deMauricio Macri.

“Nosotros no estamos en contra de la incorporación de nuevas aerolíneas al sector, pero exigimos calidad en los servicios de las empresas de bajo costo. La calidad está sensiblemente vinculada a la seguridad”, explicó el dirigente sindical en declaraciones a Letra P.

Además, cuestionó la decisión de habilitar la creación de un sindicato para los trabajadores de Flybondi al asegurar se trata de “una herramienta que impulsa el Gobierno para debilitar a los sindicatos tradicionales”.  

-Los gremios aeronáuticos están a un paso de firmar un nuevo aumento salarial con Aerolíneas Argentinas y Austral, ¿cree que la paritaria de este año será tan conflictiva como la de 2018?

-Este acuerdo es de corto plazo porque en marzo vamos a continuar negociando. Lo importante es que logramos el reconocimiento de la cláusula gatillo que nos adeudaban y que eso nos permitió cerrar un aumento anual del 43%. Ojala en marzo podamos alcanzar un aumento acorde al proceso inflacionario. Hasta ahora, estamos conformes.

- ¿Qué opina de la decisión del Ministerio de Producción y Trabajo de habilitar la creación de un sindicato para los trabajadores de Flybondi, por fuera de los gremios tradicionales?

- Es una herramienta que impulsa el Gobierno para intentar debilitar a los sindicatos tradicionales.  Al tener una inscripción gremial simple, los trabajadores de Flybondi no pueden negociar de forma colectiva porque para eso necesitan la personería gremial. Esto no es algo nuevo, pasa en varios países de la región. Lamentablemente, lo único que se busca es el enfrentamiento entre el Gobierno y los sindicatos teniendo de rehén a la sociedad.

-¿Cómo cree que será la relación entre el Gobierno y el movimiento obrero en este año electoral?

-La estigmatización del Gobierno hacia los sindicatos es constante y se ha recrudecido en los últimos meses. Nosotros no estamos en contra de la incorporación de nuevas aerolíneas al sector, pero exigimos calidad en los servicios de las empresas de bajo costo. La calidad está sensiblemente vinculada a la seguridad.

-¿Cuál es el riesgo de que el Gobierno le dé cada vez más rutas aéreas a las empresas low cost?

-Desde que Flybondi se instaló en el aeropuerto de El Palomar, las aerolíneas tradicionales se estancaron y, en el caso puntual de Andes, tuvieron que devolver aviones porque no pudieron enfrentar los costos. En este contexto, Flybondi, Norwegian y JetSmart van ganando terreno. Esta situación es preocupante. A diario recibimos denuncias a los vecinos de El Palomar porque no se realizó ningún estudio del impacto medioambiental para que este aeropuerto pueda funcionar.

-El año comenzó con una batería de aumentos en el transporte y los servicios públicos, y como respuesta el Frente Sindical lanzó una serie de protestas en todo el país. ¿Qué lectura debería hacer el Gobierno de estas movilizaciones?

-El Gobierno debería tomar nota del descontento social que se manifiesta a través de las marchas como la de ayer (por el jueves) en Mar del Plata. El Gobierno fracasó en materia económica porque al FMI se recurre como última salvación y no como alternativa. Ahora, lo que nos toca vivir es el ajuste que nos impone el Gobierno para pagar la deuda que contrajo.

 -¿Por qué es tan difícil la unidad sindical en un contexto tan desfavorable para los trabajadores?

-La división del sindicalismo es una historia muy vieja. Nuestra doctrina es defender a los trabajadores y tenemos en claro que ese es nuestro objetivo. No dudo en que hay compañeros dentro de la CGT que buscan exactamente lo mismo que nosotros, pero hay modalidades que no compartimos.

-¿Cómo califica a la gestión del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich?

-Creo que se quedó en las buenas intenciones. Llegó al cargo sin una planificación previa y nos prometió que miles y miles de empresas iban a llegar al país. La realidad es que sólo llegaron tres y la más importante de ellas (por Flybondi) tiene 950 denuncias por fallas operativas en la ANAC.

Coment� la nota