Gremios escracharon local gastronómico por las deudas a trabajadores de la Boston

Gremios escracharon local gastronómico por las deudas a trabajadores de la Boston

Gastronómicos, pasteleros y la CGT se manifestaron en la fábrica de Xocolata, propiedad de unos de los dueños de la tradicional confitería.

Los gremios que nuclean a los trabajadores pasteleros y gastronómicos y la CGT realizaron este martes un “escrache” en la fábrica de la firma pastelera Xocolata para hacer visible el conflicto de la confitería Boston.

Los dirigentes sindicales que participaron del reclamo, como Mercedes Morro (gastronómicos). Carlos Vaquero (pasteleros) y Miguel Guglielmotti (CGT) recordaron que la fábrica de la firma en que se realizó la protesta, ubicada en Colón entre Malvinas y Teodoro Bronzini, “es de uno de los dueños de la Bostón”.

“Es gente que nos viene mintiendo hace meses. Les prometen a la gente que van a traer el dinero y no lo traen. Tampoco le dan solución al tema”, dijo Vaquero en referencia al conflicto de la confitería Boston, a cuyos trabajadores “les están debiendo el 75% del sueldo de abril”.

En diálogo con el móvil de LU6 Radio Atlántica, Vaquero describió el panorama en la tradicional firma como “caótico desde hace meses”. “En marzo se complicó muchísimo: estuvimos 15 días parados para que los compañeros pudieran cobrar, y ahora, con el sueldo del mes de abril, está pasando lo mismo”, lamentó.

El secretario general de los pasteleros solicitó a la empresa que defina “qué quiere hacer”, y recordó que los gremios ya les han acercado inversores interesados en adquirir la confitería. “Pero evidentemente estos señores no se arriman a una solución y ni siquiera se sientan con los inversores”, cuestionó.

Guglielmotti, titular de la CGT Regional, tildó a los empresarios de “inescrupulosos”. “Están llevando a una situación muy delicada a una confitería emblemática de Mar del Plata. No le pagan a sus trabajadores, no generan inversiones, estamos muy preocupados por cómo se estira el conflicto”, indicó.

Puntualizó que el último pago que percibieron los empleados fue de “2.000 pesos”. “Tienen gravísimos problemas económicos”, agregó sobre los trabajadores.

A su entender, los propietarios de la Boston “ya deberían estar analizando la posibilidad de que lleguen nuevos inversores para darles sustentabilidad a los más de 100 trabajadores que se desempeñan en la empresa”.

Coment� la nota