Para frenar el paro petrolero, gremios negocian un bono compensatorio de $ 50.000

Capitanich y Tomada analizaron con gremios un esquema para que empresas reintegren los descuentos del tributo. A cambio, postergarían cambios en el impuesto

Con la urgencia de destrabar el paro anunciado para este jueves y evitar nuevas medidas de fuerza que compliquen el abastecimiento de combustibles antes de fin de año, el Gobierno evaluó ayer con los gremios petroleros de la Patagonia la alternativa de negociar con la empresas del sector el pago de una bonificación salarial que implique la devolución de los descuentos aplicados por el impuesto a las Ganancias, a cambio de patear para enero la discusión sobre posibles modificaciones del tributo, como reclamaban los sindicatos. Si avanza esa negociación, la aspiración de los gremios es obtener una compensación equivalente a los descuentos de 6 o 7 meses del impuesto, reintegro que superaría los $ 50.000, confiaron fuentes sindicales. 

El esquema fue conversado ayer en el marco del encuentro que el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, mantuvieron en la Casa Rosada con los referentes de los sindicatos petroleros patagónicos. De la reunión participaron los titulares de los gremios de Neuquén, Río Negro y La Pampa, Guillermo Pereyra; de Chubut, Jorge Ávila; de Santa Cruz, Claudio Vidal; y los representantes de los sindicatos que agrupan al personal jerárquico, José Llugdar, Manuel Arévalo y Julián Matamala.

Tras ese encuentro, los funcionarios iniciaron una ronda de conversaciones con representantes de las petroleras con la intención de evaluar el esquema. Todas las partes volverán a reunirse mañana, apenas 24 horas antes del paro total de actividades lanzado por los sindicatos para el jueves.

Dos de los gremialistas que asistieron al encuentro con los funcionarios señalaron a El Cronista que se analizó la forma de implementar una especie de compensación sobre los descuentos de Ganancias a cambio de postergar para el próximo año la discusión sobre una reformulación integral del tributo. Una alternativa contempla un pago equivalente a la devolución de 6 o 7 meses de los descuentos del tributo (a razón de entre $ 7000 y 

$ 8000 mensuales), mientras otro esquema supone un reintegro de 2 meses de lo descontado por Ganancias más un bono extraordinario de alrededor de $ 40.000. En ambos casos, el beneficio para los petroleros rondaría una cifra superior a los $ 50.000, precisaron los voceros sindicales.

Por su parte, al ser consultadas sobre los términos de las discusión para intentar levantar la medida de fuerza del jueves, desde las petroleras evitaron cualquier comentario.

La negociación de los petroleros es seguida con atención por otros sindicatos que desde hace tiempo presionan con una rebaja de la carga de Ganancias sobre los salarios. Uno de los casos involucra al sindicato de bancarios (AB), que ya prepara un paro de 48 horas para la próxima semana con el fin de negociar con las entidades financieras una compensación salarial por los descuentos del polémico tributo y el deterioro producto de la inflación.

Coment� la nota