Peligran 800 empleos en alimenticia La Colina por posible cierre

Peligran 800 empleos en alimenticia La Colina por posible cierre

La conservera de alimentos mendocina, tiene a todo su personal autoconvocado y hay rumores de quiebra de la empresa. Buscan desesperadamente revertir la situación.

El Sindicato de la Alimentación (STIA), denunció que la conservera La Colina se encuentra al borde de la quiebra y peligra el empleo de 800 trabajadores, en la ciudad de San Rafael, en Mendoza.

Por ello, en el día de ayer los trabajadores de la planta se autoconvocaron “debido a la inestabilidad de trabajo” que, señalan, hay actualmente en la firma.

Aseguraron que si no hay una solución, se pedirá la quiebra de la empresa con continuidad de trabajo, algo similar a lo que ocurre con Alco-Canale.

Así lo señaló en FM Vos (91.5) el delegado Rubén Castro, quien explicó que “hay gente que se autoconvocó porque hay un malestar muy grande. Aunque parezca mentira, un 30 de enero no se está trabajando, cuando en otros años se estaba en dos turnos y hasta turno noche. El dueño no da la cara, no compró la hojalata que hacía falta, hacen falta 13 millones para comprar hojalata para más durazno, cosa que no apareció. Se va a elaborar mañana (por hoy) y el viernes y pasaría hasta el 14 o 15 de febrero”.

Castro dijo que “la autoridad del sindicato ha pedido reunión con los síndicos, la jueza que lleva la convocatoria y el dueño para ver qué va a hacer con la fábrica, o si no para pedir la quiebra con continuidad de las fuentes de trabajo, como pasó con Alco. Que se siga trabajando pero en manos de otra persona, no de Walter de Pellegrin, que hace muchos años que no viene”.

El delegado añadió que “este año no se va a llegar a 2 millones de latas. La gente solo quiere trabajar, pero al señor dueño de la empresa parece que la bicicleta financiera le da más rédito que trabajar esta empresa. Si esta fábrica deja de trabajar, son 800 personas que quedan en la calle”.

“Vamos a esperar –añadió- que el sindicato se reúna con las autoridades y pedir la quiebra con continuidad laboral, como en Alco Canale, donde la gente cobró su salario y va a empezar a elaborar. Es un malestar grande, son 800 familias que tienen el sustento en esta empresa”, aseguró.

De este modo, una vez que vuelva a funcionar el servicio de Justicia, desde el 1 de febrero, se buscará una reunión entre las partes para definir la situación y, de no haber acuerdo, se buscará imitar el proceso judicial que desde un juzgado de Buenos Aires se viene tramitando con Alco Canale, que ha sido alquilada a otra firma con la idea primordial de mantener las fuentes de trabajo hasta encontrar a futuro un comprador.

Coment� la nota