Renunció delegada de la Intervención por “prácticas intimidatorias”

Renunció delegada de la Intervención por “prácticas intimidatorias”

La detención de Omar “Caballo” Suárez, ex secretario general del gremio de los marineros, tiene su capítulo en Santa Cruz. La delegada de la Intervención, abogada Constanza Patek Cittanti, aclaró que “no recibió” amenazas de los trabajadores, pero fue blanco de “prácticas intimidatorias”. Relató que tras una consulta médica, su auto fue rodeado por marineros, mientras que un colaborador fue increpado delante de su pequeña hija a la salida del Jardín de Infantes. Asume en su reemplazo el Lic. Santiago Aberastain.

El Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) se encuentra intervenido por la Justicia desde el pasado 26 de febrero por un espacio de 180 días. 

Concluido ese proceso deberá encarar las elecciones para su nueva conducción, tras la detención del secretario general Omar “Caballo” Suárez. El dirigente gremial es investigado por “entorpecimiento de servicios públicos y otros delitos”, según consta en la causa que corresponde al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 6 a cargo del Dr. Rodolfo Canicoba Corral. 

Pero este proceso de normalización no es sencillo, ante los vaivenes que experimentó el sindicato en los últimos años. 

Puerto Deseado forma parte de la historia magra del gremio, pues ayer se conoció que la abogada Constanza Cittanti, quien ofició como interventora del SOMU en aquella localidad, decidió dar un paso al costado ante “prácticas intimidatorias”. 

En declaraciones a “FM Al Sur”, señaló que se hizo cargo de la delegación a inicios de septiembre ante el pedido de la diputada nacional Gladys González, que oficia como la máxima autoridad en todo el país de la comisión interventora del SOMU. 

“Fue un mecanismo complejo en todo el país, el delegado que estaba cuando llegamos se mostró predispuesto a entregar la delegación a la intervención, él entendía que era algo que excedía a nosotros ya que era una disposición de la Justicia”, dijo Cittanti.

Señaló que en las primeras jornadas laborales se dedicó a escuchar el reclamo de los marineros que “eran muchísimos y demandó varios días de trabajo, pedían acceder a una marea que no lo habían hecho durante la campaña, debido que la zafra del langostino está a punto de finalizar. Después pedían que intermediáramos con las empresas por malas liquidaciones”, describió. 

“Los primeros días fueron positivos, pero después atravesamos situaciones densas”, explicó Cittanti señalando que las consultas luego excedieron el ámbito laboral, “por ejemplo me paraban en el supermercado”, relató. 

Sin embargo, hizo la salvedad de que no recibió “aprietes o amenazas, pero sí la persona que trabajaba conmigo estuvo más expuesto. El fue a retirar a su nena a un Jardín de Infantes y estando con su hija se encontró con dos trabajadores que le quisieron pegar, porque no se les había solucionado un problema”, afirmó.

Sobre el accionar de los marineros expresó que “en todo momento pedían trabajar, pero con tono poco feliz. Tampoco los vínculos a las personas que responden a Omar Suárez”, dijo la entrevistada. 

Seguidamente dio cuenta que le llamó la atención “un día que fui a hacer una consulta porque estoy embarazada. Salí del consultorio y había 5 personas alrededor de mi auto, exigiéndome el trabajo que ellos no tenían, analizando todo lo que había sucedido hasta ahí, di un paso al costado”. 

“Es cierto que la marinería es la actividad principal en Puerto Deseado. Considero que hay problemas que vienen desde hace muchos años y solucionarlos no será sencillo, es cuestión de reordenar el recurso humano porque trabajo hay y mucho en el sector”, explicó.

Embarque e internas

Al ser consultada por la existencia de marineros que no embarcaron en toda la zafra explicó, que “el problema de embarque es el personal de relevo (unos 120 trabajadores) que sólo se suben a los barcos si el personal efectivo decide bajar para descansar o es bajado de oficio por las empresas debido a alguna razón”, señaló Cittanti.

En este mismo punto, analizó que “quienes hacen la zafra completa tienen problemas con el descuento del Impuesto a las Ganancias, por ahí pueden dejar lugar para los relevos”, dijo y volvió a expresar que “se trata de una situación compleja ya que la actividad tiene vicios e internas muy fuertes”. En ese marco, sostuvo que la intervención en el gremio es de 180 días y “queda tiempo sólo para encauzar los problemas”.

“Hay vicios que vienen desde hace años y con internas muy fuertes, ligadas a los marineros oriundos de la zona, con los que vienen de otras provincias. También están aquellas que son originadas por personas que responden al “Caballo” Suárez”, dijo la ex Interventora y apuntó que ante el proceso eleccionario que se dará en el sindicato “florecieron las internas que desencadenan situaciones que tampoco son buenas para los trabajadores, ya que se pierde la oportunidad de embarcar”, “ante el recambio que se dio en la Intervención hubo 10 días donde el gremio estuvo con las puertas cerradas y había gestiones que no se hicieron, hubo gente que podía haber sido embarcada y eso no sucedió”, detalló.

Paso al costado

“Es lamentable que en esta época democrática se rocen prácticas intimidatorias, acá no hubo amenazas pero estuvo cerca”, dijo Cittanti, repitiendo que dio un paso al costado y que quedará en ese lugar el Lic. Santiago Aberastain, “es un vecino de la localidad y podrá hacer la tarea con mucho compromiso y espero que con buen resultado”.

Finalmente, la renunciada Interventora del SOMU en Puerto Deseado manifestó que ningún funcionario del arco político se interesó por los hechos sucedidos

Coment� la nota