Secretario general de Peajes: "No podemos permitir que dejen a la gente sin laburo"

Secretario general de Peajes:

El titular del Sutpa alerta que los pliegos de Vialidad para los corredores viales nacionales no garantizan las fuentes de empleo. Denuncia precarización y cuestiona las denominadas “rutas seguras”.

“Yo vengo del sector en que, por encima de los dirigentes, primero están los trabajadores”, se autodefine Sergio Julián Sánchez, quien hace menos de un año sucedió a Facundo Moyano al frente del Sindicato Único de Trabajadores de Peaje y Afines (Sutpa). Su clara identificación gremial no sólo la pone de manifiesto en palabras sino que se advierte a simple vista en las fotos de su antecesor y del ex líder de la CGT, Hugo Moyano, que aparecen en distintos rincones de su oficina de la sede sindical emplazada sobre la Avenida Castro Barros. Allí recibió a Letra P sin antes excusarse por los minutos de demora que los amparó en la delicada situación que se posa sobre el destino laboral de los trabajadores que representa y por la que su gremio se mantiene en estado de alerta y movilización.

El reciente anuncio de levantamiento de la Estación de Peaje de Saladillo - Ruta Nacional 205-, que pone en jaque la continuidad de los 50 trabajadores que allí se desempeñan, es calificada por Sánchez como “la punta del ovillo” de una problemática que podría afectar a más de 1500 empleados de peajes. Y es que el referente gremial advierte que los pliegos licitatorios que la Dirección de Vialidad pretende hacer avanzar para los corredores viales nacionales bajo el sistema de Participación Público-Privada (PPP), “son nefastos” ya que no garantizan el futuro laboral de quienes actualmente se desempeñan en los peajes de las trazas contempladas en los proyectos de “rutas seguras”: “Esos pliegos están dejando a la gente sin laburo y eso no lo podemos permitir”, enfatizó.

ACLARACIÓN. Tras la declaración de alerta y movilización por parte del Sutpa, este miércoles por la tarde Vialidad Nacional suspendió la publicación de los pliegos de licitación de los Corredores Viales Nacionales y el gremio fue convocado a una nueva reunión la próxima semana. Allí, la entidad sindical presentará nuevamente sus propuestas para que los pliegos en cuestión -que definirán el futuro de las obras en los corredores- "corrijan sus enunciados y aseguren la continuidad de los trabajadores y sus condiciones laborales". La entrevista con Sánchez fue realizada horas antes de conocerse dicha suspensión.

Además de denunciar precarización laboral, el líder de Sutpa alertó que los pliegos cuestionados traspasan la responsabilidad de la seguridad en las rutas del concesionario a los municipios, por lo que no dudó en afirmar que “son los inversores” los grandes ganadores del sistema PPP.

En la entrevista con este medio, el gremialista fundamentó las razones de su preocupación y recalcó que en la mesa de diálogo con Vialidad y las carteras de Trabajo y Transporte jamás se les notificó de decisiones como la tomada para el peaje de Saladillo, por lo que sostuvo: “Nos sentimos traicionados”. Al hacer foco en el titular de Vialidad Nacional, Javier Iguacel, Sánchez consideró que el funcionario “defraudó el diálogo”, al tiempo que encorsetó el delicado panorama que atraviesa su sector como parte de “un avance generalizado contra todos los sindicatos”.

BIO. Sergio Julián Sánchez nació en San Justo el 7 de junio de 1974. En enero de 1999 ingresó a Autopistas al Sur para desempeñarse como cajero y luego administrativo del sector telepeaje. En 2010 fue referente del sector cajas. En 2011 ocupó interinamente la Secretaría Gremial y asumió formalmente en 2013. En marzo de 2017 fue electo para la Secretaría General del Sutpa, gremio fundado en 2006 con Facundo Moyano a la cabeza.

-¿Cuál es el estado de situación actual en el peaje de Saladillo? ¿Es la punta del iceberg de una problemática mayor?

-La situación de Saladillo está en un stand by por la situación que estamos teniendo con el Estado. La punta del hilo es Saladillo y el gran ovillo hoy son los pliegos que Vialidad Nacional quiere sacar para que el privado venga a usufructuar a las rutas, es fundamental que diga que tiene que garantizar la mano de obra de los trabajadores.

Hoy, los pliegos no garantizan la mano de obra, por eso es que nosotros estamos en estado de alerta y movilización, porque aparte los pliegos se tendrían que estar firmando en estos días y queremos que se modifiquen porque el Estado tiene que garantizar la mano de obra de todos los trabajadores.

Sentados en la mesa de diálogo que tenemos con el Estado desde septiembre hasta el día de hoy, nosotros pusimos toda la buena voluntad, llevamos proyectos e hicimos todo lo que teníamos que hacer para tener un buen diálogo. Al día de hoy, cuando leemos la letra chica, vemos que los pliegos son nefastos, están dejando a la gente sin laburo y eso no lo podemos permitir.

-Cuando le hacen estos planteos, ¿qué respuestas tienen?

-Hay una parte de Vialidad Nacional, que son los técnicos, que nos dan la razón. Pero también hay una parte, en los mandos superiores de Vialidad, encabezado por Javier Iguacel, que están en una posición que la verdad no entiendo, porque es claro el mensaje que estamos dando y los puntos que estamos marcando. Iguacel tiene que entender la posición del sindicato y tiene que reacomodar los pliegos porque está quedando mucha gente sin laburo.

Y no sólo eso, los pliegos tienen partes grises que los intendentes de cada una de las localidades tienen que mirar porque para las ‘rutas seguras’ esos pliegos dicen que no va a ser segura la ruta.

"RUTAS SEGURAS". De acuerdo a lo estipulado por el proyecto de Vialidad Nacional, el concepto de "Rutas seguras" implica una calzada de 7,30 metros -un carril por sentido de circulación de 3,65 metros-, con señalización horizontal -demarcación de pavimento-, banquinas pavimentadas de 1,80 metros y tramos de tercer carril a la derecha -de otros 3,65 metros.

-¿Los intendentes van a tener que encargarse de la seguridad de las rutas nacionales que crucen por sus distritos?

-En las rutas seguras, la comuna se va a tener que hacer cargo de lo que es la seguridad vial, bomberos, policía. O sea que la gente de los pueblos se van a tener que hacer cargo de la responsabilidad que tendría que tener un privado que va a poner la plata, eso es una locura. Las rutas seguras son una mentira porque van a hacer la obra y no va a haber nadie para que las mire. Las cabinas de S.O.S también van a ser quitadas. La responsabilidad directa se la dan a las comunas, cuando la responsabilidad en la ruta concesionada la tiene que tener el privado, teniendo el servicio para la gente y entregando servicio porque la empresa tiene una renta sobre eso y sin embargo la comuna es responsable de lo que pase ahí arriba, es una locura.

-¿Se esconde un principio de precarización laboral?

-No se esconde, hay precarización laboral. Estamos pidiendo que en esos pliegos de Vialidad Nacional ellos pongan las categorías, las planillas con la gente, más las categorías futuras a dónde se quiere llegar, que transitando el periodo que se tiene que transitar, se puede llegar. Ahora, si en los pliegos no dicen las categorías, no avalan que los trabajadores sigan trabajando, los pliegos que le van a dar a la gente que viene a poner la plata es precarizar totalmente la mano de obra.

-¿Quiénes son los ganadores en el esquema de Participación Público-Privada?

-Son los inversores. Son los que van a venir a poner la plata, son los que van a empezar la obra en 2021 y son los que seguro le van a dar la concesión por 15 años. Pero, más allá de eso, hoy hay un problema real: el ovillo de este problema son los pliegos, los que hablan de levantar peajes, de sistema de free-flow (en inglés, flujo libre –ver recuadro) en muy poco tiempo, donde no hay una readecuación del usuario, donde no hay una planificación. Hoy, Vialidad Nacional no tiene planificación de lo que va a pasar la gente de nuestra actividad.

FREE FLOW. Es un sistema de pórticos de lectura automática de patentes que permite circular vehículos sin detenerse para pagar, algo que reduciría las cabinas de cobro manual.

-¿A cuánta gente afectaría esta situación?

-Hoy está afectando a más de 1500 trabajadores. Hubo una parte por la que estuvimos hablando, porque esta mesa de diálogo está desde septiembre, se fueron adecuando, pero hace ya un mes que nosotros hablábamos algo y no tenemos llegada. Y como Saladillo hay otros ejemplos más: fueron haciendo audiencias públicas y anunciando cosas que con nosotros nunca habían sido habladas.

Sin embargo, venimos sentados en la mesa acompañando lo que creíamos que era un camino a readecuar la actividad. Nosotros no estamos en desacuerdo con la tecnología, no estamos en desacuerdo con las rutas, que son muy necesarias, porque durante diez años de desidia nunca se hizo nada. Pero, a costa de eso, no se pueden llevar adelante a los trabajadores y eso es lo que no vamos a permitir.

Hoy nos sentimos traicionados por esa mesa de diálogo porque tuvimos buena voluntad y nos salen a decir por las audiencias públicas que levantan los peajes cuando nosotros habíamos llevado proyectos para que esa gente siguiera trabajando.

-De avanzar esta situación, ¿tienen pensado profundizar las medidas?

-Sí, seguro que vamos a profundizar medidas, pero más allá de eso, esto se da en un contexto de avance generalizado contra todos los sindicatos. Esto nos pega hoy a nosotros en nuestra actividad, pero hay un golpe directo al sindicalismo y es parte de lo mismo.

-¿Es parte de lo que muchos gremios califican como una presión al sindicalismo?

-Sí, es parte de eso hoy por hoy. Nosotros pertenecemos a una línea dentro del sindicalismo y creo que es la que siempre estuvo del mismo lado, del lado de los laburantes. En los 11 años que estamos trabajando, el sueldo, la calidad de vida y la dignidad que tiene el laburante de nuestra actividad es de 11 años de un sindicalismo que laburó para el trabajador y hoy por hoy creo que es parte del avance de lo que se viene haciendo contra los sindicatos.

-¿Cuestiones como estas forman parte de un telón de fondo para que el Gobierno avance en una reforma laboral?

-Ya esto es parte de una reforma laboral en la cual ellos quieren cambiar un paradigma de una actividad y donde quieren imponer sus reglas. Ahí es donde nosotros como sindicato es que nos paramos del lado de los laburantes para decir que primero que nada hay que respetar a los laburantes. No nos oponemos a nada, pero que el diálogo llegue a que el laburante y el empresario puedan tener la convivencia y cada uno tenga lo que tenga que tener sin menospreciar a nadie. Acá el Estado Nacional, mediante los pliegos que está escribiendo, está avasallando los derechos y dándole todos los beneficios al empresario.

-¿Iguacel fracasó como interlocutor?

-Iguacel no sé si fracasó como interlocutor, sí creo que defraudó el diálogo. No creo que sea un tipo que no piense. Si piensa un poco, esto se acomoda. Si se queda en su postura, no creo que se acomode nada.

Comentá la nota