Tomaron la mina de Río Turbio para protestar contra los despidos

Tomaron la mina de Río Turbio para protestar contra los despidos

Doce empleados de la empresa estatal YCRT lograron ingresar al lugar tras una semana en la entrada del yacimiento.

Doce empleados de la empresa estatal Yacimiento Carboníferos Río Turbio (YCRT)tomaron la mina para expresar su rechazo a la decisión de reducir la planta de trabajadores por parte de la administración Cambiemos, a la cual pertenece la intervención de la compañía.

La entrada a la Mina 5, punto neurálgico del yacimiento carbonífero de Río Turbio, fue tomada la semana pasada por los trabajadores de YCRT junto a familiares y vecinos, en reclamo de rectificar las primeras 215 notificaciones de despido enviadas a los operarios. La tensión aumentó cuando esta madrugada doce manifestantes eludieron los controles y consiguieron ingresar al lugar, consolidando la toma.

Río Turbio y 28 de Noviembre son las dos ciudades afectadas por los despidos dado que su economía depende en su mayor parte de la empresa de carbón. Por ello, los 400 telegramas de despidos enviados y la invitación a tomar los retiros voluntarios impactaron de forma muy negativa entre los vecinos de ambas localidades.

Hace cinco días, la administración interventora de YCRT había pedido a la Gendarmería nacional y otras fuerzas federales el envío de 200 efectivos para "garantizar la seguridad" en el lugar ante la protesta pacífica de los trabajadores.

Sergio Lumacchi, designado como coordinador de YCRT por parte del interventor Omar Faruk Zeidán, le envió una carta al jefe del Escuadrón 43 de Gendarmería Nacional, Mauro Truan, para pedirle la presencia de efectivos. "Se solicita en carácter muy urgente la presencia de 200 efectivos de Gendarmería y/o otras fuerzas federales que designe, a los fines de garantizar la seguridad en la planta industrial", escribió Lumacchi en la carta a la que tuvo acceso NA.

En el Presupuesto 2018 aprobado por el Congreso, la alianza Cambiemos le otorgó 3.435 millones de pesos a la intervención liderada por Zeidán, casi 800 millones menos que en 2017. Con esas cifras, se contrató a Sara Gross Gluckman, una consultora uruguaya en Recursos Humanos para que se hiciera cargo de la reducción del personal ye el plan de "reestructuración" fue puesto en marcha el pasado 5 de enero.

Comentá la nota