Los trabajadores hípicos salieron al cruce del empresariado por excluirlos de la mesa de trabajo

Los trabajadores hípicos salieron al cruce del empresariado por excluirlos de la mesa de trabajo

Desde el gremio de los trabajadores hípicos salieron al cruce de no formar parte de la mesa de trabajo que se conformó luego de las medidas de fuerza de principios de enero.

A la vez que la gobernadora de la provincia de Buenos Aires anunció su guerra contra el juego, que sucedieron al cierre de varios casinos, la quita de subsidios a los hipódromos tuvo su impacto también. La UTTA se quejó de nunca haber formado parte de la mesa de trabajo con los diferentes sectores y dijo que la misma “no busca proteger los derechos de la industria”, sí “intereses localizados en la zona norte de la Provincia de Buenos Aires y Capital Federal”.

A través de un comunicado de prensa, el gremio conducido por Carlos Felice, el cual ya había  suspendido actividades el 5 y 10 de enero, sostuvo que la mesa de trabajo que se originó luego de las medidas de fuerza, “no representa los intereses de la actividad del turf en su totalidad, sino a un grupo reducido de profesionales autónomos del sector”. “No buscan proteger los derechos de los trabajadores y trabajadoras de nuestra industria, sino meros intereses individuales y localizados solamente en la zona norte de la Provincia de Buenos Aires y Capital Federal” continúa la misiva. Habla de que ningún integrante de aquella mesa se muestra interesado ni ha “manifestado las preocupaciones ni la agenda de prioridades de los trabajadores, trabajadoras, hipódromos, jockey clubes y demás instituciones de la industria hípica del interior de nuestro país”.

“Los trabajadores de la industria hípica no son trabajadores rurales. Es otro grueso error de los que dicen representarlos, y manifiestan una supuesta preocupación por la actividad hípica, desconociendo sus particularidades y especificidades”, agregan desde el sindicato de Felice.

“Desde la UTTA apoyamos y celebramos la decisión de las autoridades gubernamentales de construir la actividad hípica desde otro lugar, optimizando los recursos que conlleven a lograr los objetivos iniciales que tiene la Ley 13.253 en la provincia de Buenos Aires. Y, como siempre, nos encontramos a disposición de todas las autoridades y gobiernos provinciales y locales del país que tengan intenciones de conformar una verdadera mesa interjurisdiccional de trabajo, en pos de lograr mejoras reales y posibles para toda la actividad, preservando las fuentes de trabajo de un sector con mano de obra irremplazable”, se expresaron para cerrar su postura.

Comentá la nota