La aparición de Saillén en medios porteños pone en alerta al Surrbac y a otros gremios

La aparición de Saillén en medios porteños pone en alerta al Surrbac y a otros gremios

El líder de los recolectores llegó al plano nacional. Temor a una réplica judicial, convocatoria a los otros sindicatos y cómo impacta la llegada de Nicolás Caputo.

La recolección de residuos volvió a convertirse en uno de los temas más complejos a resolver por el intendente Ramón Mestre. Esta semana, tras el reclamo por una deuda que hizo el Surrbac (Sindicato Único de Recolectores de Residuos y Barrido de Córdoba) a Cotreco, actual licenciataria y que apostaba a continuar con el nuevo esquema a partir del mes de diciembre, el servicio se paralizó en buena parte de la ciudad. A partir de esto, vinieron los cruces, con la empresa y el gremio jugando en sociedad para responsabilizar de la situación a la Municipalidad; y desde el Palacio 6 de Julio una escueta respuesta, esperando la definición para los próximos días, cuando vuelvan a reunirse.

En paralelo con esta situación, la figura de Mauricio Saillén, el líder de los recolectores en Córdoba llegó al plano nacional con un informe del que se vio un avance el domingo pasado en el programa La Cornisa que se emite por América y del que se espera l segunda parte para esta noche. Al momento, nada de lo que se emitió en el canal porteño y que luego reflejaron periódicos nacionales se desconocía. De hecho, la denunciante fue la concejala Laura Sesma, histórica opositora al gremio y denunciante de la relación del sindicato con las empresas. Lo nuevo es la preocupación que a partir de ayer comenzó a circular en ámbitos del gremialismo cordobés.

En particular, a partir de la nota que publicó en su edición sabatina La Nación, hubo distintos cruces de llamados entre los principales referentes de los sindicatos en Córdoba: desde el propio Saillén hasta el lucifuercista Gabriel Suárez. La sospecha que invade al gremio de los recolectores es que la réplica judicial puede venir en cualquier momento con causas en los fueros provinciales y federales. En estos últimos, al gremio se lo conoce por dos denuncias: una relacionada a la obra social Osurrbac y la otra vinculada a lavado de activos que se inició a partir de la acusación de algunos trabajadores.

El gremio, por su parte, también empezó a caminar los Tribunales Federales con una denuncia que presentaron por deudas de aportes y obra social que lleva adelante el juez Ricardo Bustos Fierro. Los cruces de llamados entre los gremialistas se produjeron ayer, pero de la misma forma que les ocurrió a otros sindicatos, están todos reunidos con sus bases para analizar de qué manera brindar respaldo y si lo hay. En los últimos días, al líder de un gremio que viene con una seguidilla de movilizaciones en la ciudad, un par le respondió sin vueltas: “No somos troskos para estar marchando todos los días”, como para graficar la situación que se vive en las internas gremiales de Córdoba.

La otra sospecha en el plano sindical es la llegada de Nicolás Caputo a un negocio y un territorio que el “amigo de la vida” del presidente Mauricio Macri, desconocía. “’Nicky’ no es (Horacio) Busso ni el correntino (Juan Carlos Romero, dueño de Lusa y Ersa), no va a dejar que el gremio le maneje la empresa”, se escuchó decir en las últimas horas a un conocedor de la negociación por la recolección de residuos en Córdoba. En ese sentido, este medio pudo establecer que la empresa de Caputo está montando oficinas en Ciudad Empresaria, ya tiene a un gerente que se encarga de la selección de personal y al mismo tiempo ya disponen de un predio para la logística de la empresa que se encuentra en cercanías del que posee Bimbo, en la localidad de Malvinas Argentinas.  

Coment� la nota