En la Argentina, existen entre 5 mil y 6.000 trabajadores en negro en la industria de Carga y Descarga

En la Argentina, existen entre 5 mil y 6.000 trabajadores en negro en la industria de Carga y Descarga

El secretario general de los trabajadores de Carga y Descarga, Daniel Vila, pintó un pantallazo sobre la situacion del país, y el efecto que causan las políticas del Gobierno nacional, en cuanto a las importaciones y la inflacion.

Daniel Vila, titular de la Unión de Trabajadores de Carga y Descarga de la República Argentina evaluó el panorama del país y lo definió como “muy complicado”, además de considerar que “la disputa entre el gobierno y un dirigente están desenfocando de lo importante: generar empleo genuino y decente”. Y además evaluó que “el país no se mueve, está estancado, no hubo ningún tipo de inversiones y día a día se cierran fábricas y negocios”.

El dirigente cegetista reprendió la falta de “políticas ante la crisis” del Gobierno de Mauricio Macri y recordó que “solo en enero, hubo 7.000 despidos”, lo que afectó a “empresas de la actividad”. Luego fue mós allá, cuando contó que se reunió con los ministro de Trabajo nacional y bonaerense (Jorge Triaca y Marcelo Villegas) y le preocupó que los funcionarios “no tienen claro cuál es el rumbo”. “La importación indiscriminada está diezmando la industria nacional y por consiguiente generando un aumento en el desempleo”, arrojó.

“En las paritarias anteriores la inflación fue de 24,8 por ciento y el aumento que recibimos fue del 22, por lo cual nuestros salarios perdieron 2,8 puntos de poder de compra, si nos resignamos al 15 (porcentaje que quiere imponer el Ejecutivo nacional), el trabajador y la trabajadora en dos años habrán perdido cerca de 7,8 por ciento del poder real de su salario”.

Vila criticó a “algunos periodistas (que dicen) que los sindicalistas” no combaten el trabajo en negro; “Nosotros salimos todos los días a la calle para tratar de regularizar en todos los mercados frutihortícolas esa situación. “Tenemos entre 5.000 y 6.000 trabajadores en negro, y esto lo sabe el ministro Jorge Triaca, porque le hemos dado una carpeta con esos datos”. Solicitamos las inspecciones pero el poder de actuar lo tiene el Estado.

En junio, la UTCyDRA, comienza a delinear sus negociaciones paritarias y para ese entonces, la mayoría de los sindicatos ya habrían concluido las suyas, por lo que el secretario nacional del gremio especula con el panorama “de cómo fueron las negociaciones de los gremios hermanos”.

Vila habló de las “campañas de desprestigio que llevan a cabo los medios de comunicación más poderosos, asociados con el Gobierno”, y apuntó que es a los trabajadores del propio gremio es a quien deben rendirle explicaciones. “Acá habrá 5 o 10 dirigentes que han hecho mal las cosas, que agarraron por otro camino, y esto le vino muy bien al gobierno para atacar a todo el movimiento sindical”, adujó en alusión a los diversos casos de lavado de activos y enriquecimiento ilícito que se conocieron públicamente (Marcelo Balcedo – Soeme, por ejemplo).

En la Argentina, existen entre 5 mil y 6.000 trabajadores en negro en la industria de Carga y Descarga

CompartirShare on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0

 

 

El secretario general de los trabajadores de Carga y Descarga, Daniel Vila, pintó un pantallazo sobre la situacion del país, y el efecto que causan las políticas del Gobierno nacional, en cuanto a las importaciones y la inflacion.

Daniel Vila, titular de la Unión de Trabajadores de Carga y Descarga de la República Argentina evaluó el panorama del país y lo definió como “muy complicado”, además de considerar que “la disputa entre el gobierno y un dirigente están desenfocando de lo importante: generar empleo genuino y decente”. Y además evaluó que “el país no se mueve, está estancado, no hubo ningún tipo de inversiones y día a día se cierran fábricas y negocios”.

El dirigente cegetista reprendió la falta de “políticas ante la crisis” del Gobierno de Mauricio Macri y recordó que “solo en enero, hubo 7.000 despidos”, lo que afectó a “empresas de la actividad”. Luego fue mós allá, cuando contó que se reunió con los ministro de Trabajo nacional y bonaerense (Jorge Triaca y Marcelo Villegas) y le preocupó que los funcionarios “no tienen claro cuál es el rumbo”. “La importación indiscriminada está diezmando la industria nacional y por consiguiente generando un aumento en el desempleo”, arrojó.

“En las paritarias anteriores la inflación fue de 24,8 por ciento y el aumento que recibimos fue del 22, por lo cual nuestros salarios perdieron 2,8 puntos de poder de compra, si nos resignamos al 15 (porcentaje que quiere imponer el Ejecutivo nacional), el trabajador y la trabajadora en dos años habrán perdido cerca de 7,8 por ciento del poder real de su salario”.

Vila criticó a “algunos periodistas (que dicen) que los sindicalistas” no combaten el trabajo en negro; “Nosotros salimos todos los días a la calle para tratar de regularizar en todos los mercados frutihortícolas esa situación. “Tenemos entre 5.000 y 6.000 trabajadores en negro, y esto lo sabe el ministro Jorge Triaca, porque le hemos dado una carpeta con esos datos”. Solicitamos las inspecciones pero el poder de actuar lo tiene el Estado.

En junio, la UTCyDRA, comienza a delinear sus negociaciones paritarias y para ese entonces, la mayoría de los sindicatos ya habrían concluido las suyas, por lo que el secretario nacional del gremio especula con el panorama “de cómo fueron las negociaciones de los gremios hermanos”.

Vila habló de las “campañas de desprestigio que llevan a cabo los medios de comunicación más poderosos, asociados con el Gobierno”, y apuntó que es a los trabajadores del propio gremio es a quien deben rendirle explicaciones. “Acá habrá 5 o 10 dirigentes que han hecho mal las cosas, que agarraron por otro camino, y esto le vino muy bien al gobierno para atacar a todo el movimiento sindical”, adujó en alusión a los diversos casos de lavado de activos y enriquecimiento ilícito que se conocieron públicamente (Marcelo Balcedo – Soeme, por ejemplo).

Comentá la nota