Bancarios reclaman un bono, Banco Piano se niega y les manda la policía

Bancarios reclaman un bono, Banco Piano se niega y les manda la policía

Los trabajadores reclaman que se pague el bono que cobran todos los años y la entidad se niega. Lanzaron un plan de lucha hace una semana y amenazan con extenderlo por tiempo indefinido.

A días de fin de año, crece el conflicto en Banco Piano. Es que según denuncian sus empleados la entidad financiera pretende recortar derechos y no piensa en repartir sus ganancias a través del bono que se le exige y paga todos los fines de año.

Por ello la Comisión Gremial Interna (CGI) comenzó un plan de lucha que amenaza con extenderse. Con caretas de ratas, carteles con las caras de los directivos y un parlante que suena durante todo el día, el conflicto se visibiliza en la puerta de la Casa Central. 

"Acá estamos con los compañeros exigiendo que el Banco reconozca el esfuerzo de los trabajadores. No puede ser que con las ganancias millonarias que tienen pretendan que perdamos derechos. Es el aniversario número setenta y cinco de Banco Piano y no sólo que no nos quieren reconocer con un bono sino que pretenden que tampoco tengamos fiesta de fin de año anulando el presupuesto que se otorgó durante estos últimos tres años para tal fin", explicó Mariano Martínez, secretario General de la CGI al portal Marcha Noticias.

"Ya nos mandaron la policía dos veces por pegar unos carteles y por poner música. Se hicieron presentes los abogados del Banco y nos amenazaron de distintas formas", contó Martínez.

"Exigimos un bono por el 75 aniversario que este año cumplió la entidad, una canasta navideña para llevar a la mesa de nuestras familias y que no nos quiten el presupuesto que se otorgó durante los últimos fines de año para reuniones de equipos de trabajo", aclara un volante que entregaban los y las trabajadoras a la gente que pasaba.

"Estamos hablando de un Banco, a ver si se entiende, no nos pueden decir que no tienen con qué pagar. La única respuesta que encontramos es que es una cuestión mezquina e ideológica, una cuestión de clase. Ganan millones y no reparten nada. El banquero cree que la fortuna que hace es gracias a sí mismo cuando somos los trabajadores los que ponemos el cuerpo todos los días", concluyó Martínez.

Coment� la nota