El "Caballo" Suárez se victimiza y se define como "preso político"

El

El juez Canicoba Corral le denegó la detención domiciliaria; lo investigan por asociación ilícita y administración fraudulenta

El dirigente sindical Enrique Omar "Caballo" Suárez se considera un preso político. Vincula su detención con el punto de partida de un plan orquestado por el Gobierno para avanzar sobre los gremios y domesticar a la CGT.

Como puede, el ex jefe del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) rompe el silencio desde la cárcel con un mensaje que suena desesperado: teme morir en prisión por su "delicado" estado de salud y reclama mejores condiciones de detención, con higiene mínima y acceso a las medicinas que debe ingerir a diario. Compara su situación con la cárcel de Guantánamo y denuncia que no lo dejan hablar, como si "fuera la Gestapo".

Suárez está encerrado desde el 13 de septiembre del año pasado en el módulo 3, pabellón 7, una de las áreas de máxima seguridad del penal de Marcos Paz. Está allí acusado de encabezar una asociación ilícita, administración fraudulenta del SOMU y bloquear puertos. Comparte espacios comunes con los funcionarios de Itatí y con los hermanos Juliá, todos ellos detenidos por narcotráfico.

LA NACION accedió a cartas escritas de puño y letra que Suárez presentó en la Justicia y obtuvo algunas opiniones de boca del sindicalista a través de su abogado, Carlos Broitman, y de María Lorena Suárez, una de sus hijas, quien también está investigada por el juez federal Rodolfo Canicoba Corral en la trama de negocios del SOMU.

Un sujeto "peligroso"

Canicoba Corral rechazó la semana pasada un nuevo pedido de excarcelación o prisión domiciliaria que había solicitado Suárez.

El sindicalista argumentó que desde que está en prisión sufrió un principio de ACV, perdió la visión de un ojo y se acentuaron sus problemas cardíacos. El juez considera a Suárez "un peligro" para el gremio, justifica la intervención del SOMU "a efectos de evitar otros ilícitos" y supone que si lo liberara podría obstruir la investigación.

Desde la prisión, en código político, el "Caballo" Suárez dice que jamás fue amigo ni integrante del círculo íntimo de Cristina Kirchner, quien lo señaló como uno de sus sindicalistas "favoritos" durante la gira presidencial por Angola en 2012.

Por carta, solicitó ser incorporado como testigo en la causa en que se investiga a la candidata a senadora nacional Gladys González (Cambiemos) por presuntas irregularidades durante su paso como interventora en el SOMU.

González fue interventora desde el 18 de febrero de 2016 hasta el mismo día de 2017. En su paso por el gremio, denunció sobreprecios, autos robados y desvío de fondos durante los 24 años que gobernó Suárez. La acusación por "contrataciones costosas y desmedidas" contra la postulante macrista tramita en el juzgado federal de María Servini de Cubría y no tuvo aún avances significativos.

El combate de las mafias sindicales es uno de los ejes de la campaña electoral del oficialismo y es González la que suele exponer sobre su paso por el SOMU, que a fin de año normalizaría su situación con elecciones internas.

En privado, Suárez se refiere a González como "la apropiadora" del gremio y explica que apela a la honestidad y transparencia para "destruir logros sindicales". En sus raptos de enojo, apunta también contra el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, a quien señala como "comisario político" y cómplice de la intervención.

Suárez tiene 67 años, 24 de los cuales estuvo al mando del SOMU. Siempre fue camaleónico a la hora de los respaldos políticos. Admiró a Aldo Rico, fue menemista, duhaldista y desde 2003 y hasta la actualidad es un kirchnerista convencido. A partir de sus cercanías con el poder y con Hugo Moyano, en la época en que el jefe camionero era kirchnerista, Suárez construyó un holding de empresas a partir del SOMU. Salvo Elite Viajes, dedicada al turismo, el resto de las compañías estaban vinculadas a los negocios en el puerto, donde el "Caballo" se sentía amo y señor.

Toda esa red quedó paralizada y está ahora bajo la lupa de la Justicia. En una de sus defensas ante el juez, Suárez apuntó contra la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables, un área que estaba bajo la órbita del ex ministro Julio De Vido, como responsable del acuerdo que el SOMU selló con empresas navieras y organismos del Estado, como Enarsa, para dictar cursos de capacitación para los marineros, una de las maniobras que aún están bajo sospecha.

Un personaje cuestionadoOmar Suárez, dirigente del SOMU

Antecedentes

Condujo el SOMU durante 24 años y fue detenido en septiembre de 2016 acusado de asociación ilícita, administración fraudulenta y bloquear puertos

Acusaciones

El gremio está intervenido y sumó denuncias por sobreprecios, robo de autos y desvío de fondos

Petición rechazada

Pidió al juez Canicoba Corral su excarcelación o detención domiciliaria por problemas de salud y deficientes condiciones de detención. Negó vínculos con el kirchnerismo

Coment� la nota