Camioneros pararon por Ganancias

Camioneros pararon por Ganancias

Acompañado por trabajadores de su gremio, Moyano criticó al Gobierno y buscó crear un clima favorable de cara al paro de transporte del 9 de junio.

En la que sin dudas asoma en el horizonte como una de las paritarias más duras, el jefe del sindicato de Camioneros Hugo Moyano dio el puntapié inicial de en la discusión salarial del transporte de carga. Ante una multitud de militantes camioneros que llegaron en micros al predio del Deportivo Español en el Bajo Flores y sin ahorrar críticas hacia el gobierno del que poco años atrás fue un ferviente colaborador, Moyano se comprometió a no firmar un acuerdo "que no tenga un tres adelante", como una manera de diferenciarse de los gremios que, como la UOM, Mercantiles o UOCRA, obtuvieron incrementos en torno del 27 por ciento. En su encendido discurso Moyano cargó con dureza contra el Ejecutivo, dijo que "este gobierno la única revolución que hizo fue la revolución recaudadora con el esfuerzo de los trabajadores" y, reclamó cambios  en Ganancias  y hasta se animó a prometer "un plan de construcción de viviendas dignas" para los asalariados.  Más allá del reclamo salarial –en un momento en que ni siquiera comenzó la negociación formal con los empresarios, ya que el convenio paritario vigente recién vence el 30 de junio- el acto de ayer fue una demostración de fuerza del jefe de la CGT opositora, de cara a los empresarios, pero también al resto del universo sindical, tanto oficialista como opositor. La movilización funcionó además como la antesala del paro que los gremios del transporte impulsan para el próximo martes, y que concitó la adhesión de los gremios que responden a Hugo Moyano y Luis Barrionuevo. Desde temprano, la concentración realizada  por los camioneros generó un caos de tránsito en los barrios del Bajo Flores y de Villa Lugano, especialmente en la autopista Ricchieri, donde pudieron observarse micros que trasladaron a los afiliados a los costados. El cese de actividades se prolongó hasta la noche del jueves afectó el servicio de recolección de los residuos en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, al transporte de combustible y mercadería para los supermercados y el traslado de caudales, lo que perjudicó el abastecimiento de dinero en los cajeros automáticos. Desde la Federación del Autotransporte de Cargas indicaron que el cese de ayer implicó pérdidas cercanas al 5% de lo facturado mensualmente. «

Coment� la nota