Campisi: “La conflictivdad montada en la Delegación de Trabajo ha cesado por completo”

Campisi: “La conflictivdad montada en la Delegación de Trabajo ha cesado por completo”

La líder de UTEDYC Viedma y delegada de Trabajo en esta ciudad, Virginia Campisi, aseguró que ninguna de las acusaciones de acoso y violencia laboral en su contra pudieron ser probadas. Dijo que los trabajadores que la denunciaron “solo querían de dañar mi imagen” y destacó que “la conflictividad montada en organismo ha cesado por completo”.

En una nota dirigida a los afiliados de UTEDYC y difundida por las redes, Campisi ofrece “las explicaciones necesarias en relación a los hechos ocurridos en ocasión de mi asunción como responsable de la Delegación Valle Inferior de la Secretaria de Trabajo, habiéndoseme injuriado, todo lo cual ha tomado estado público a finales del año 2016”.

La gremialista y funcionaria de Trabajo se refiere específicamente a las denuncias en su contra por parte de un grupo de empleados del organismo (con apoyo de UPCN) por supuestos casos de violencia y acoso laboral. La situación tomó estado público a mediados de septiembre de 2016. Desde entonces los trabajadores denunciantes, UPCN y otros gremios reclamaron el desplazamiento de la dirigente, mientras que otros sectores (como la Mesa Sindical) le manifestaron su apoyo.

“He sido objeto de una serie de ataques personales/públicos que pretendieron ensuciar mi buen nombre y honor, por parte de algunos trabajadores de la delegación de la Secretaría de Trabajo, fogoneados por otro sindicato de la provincia”, dijo Campisi, en su nota.

“Como la mentira tiene patas cortas y nada de lo que se ha dicho es verdad, ninguna de las injurias que se profirieron en mi contra fueron demostradas por los denunciantes, tal es así que nunca se señaló un solo hecho ubicado tempo espacialmente, con sujetos activos y pasivos determinados que en definitiva permitan dar una mínima entidad a las denuncias”, señaló la titular de UTEDYC.

Aseguró que “tampoco se preocuparon de que algún organismo público competente (Fiscalía de Investigaciones Administrativas, Junta de Disciplina, y/o Justicia Civil y/o Penal) investigue y cuando intentaron, como última alternativa, una extraña y atípica campaña de desprestigio con el Secretario de Derechos Humanos, éste mismo funcionario desestimo por no poder acreditar lo que estaban denunciando”.

“Claramente en el objetivo de los denunciantes nunca estuvo la idea de que se sepa la verdad, sino de dañar mi imagen instalando una idea incorrecta y maligna de mi persona” , aseguró y remarcó: “Mi intención siempre fue y es demostrar con hechos el resultado de mi trabajo y dedicación para echar por tierra a todos aquellos malos intencionados que, para justificar su propia ineficiencia, apuestan al fracaso de quienes nos distinguimos con éxitos por hacer lo que corresponde: trabajar con responsabilidad, honestidad y eficiencia”.

Remarcó que ella misma formuló una denuncia formal ante la Justicia Penal rionegrina con el objeto “de que se investigue y me investiguen a los fines que se determine finalmente la realidad de los hechos”. Actualmente la investigación se encuentra en trámite por ante el Ministerio Público Fiscal local.

“Sin perjuicio de lo que resulte de la investigación en curso, a cuyo resultado obviamente me someteré, en la actualidad la conflictividad montada en el ámbito de la Delegación de Trabajo ha cesado por completo, al punto que la gestión e imagen de la dependencia pública ha cambiado sustancialmente en nuestra comunidad. Todo ello a partir de mi compromiso con el trabajo honesto y de mi tarea gremial en dicho espacio”, aseguró.

Finalmente, advirtió que “no voy a ceder a las pretensiones de quienes aspiran verme fracasada; en el futuro, una vez se determine la verdad, tal vez, decida irme” y agregó: “solo fui con las mejores de las intenciones a trabajar ‘en serio’ y no a soportar situaciones de esta índole”.

Comentá la nota