Empleados de comercio, en alerta

La Federación Argentina de Empleados de Comercio emitió hace unos días un comunicado donde expone que Carrefour viene denunciando su “difícil situación financiera”, la cual “tiene como consecuencia generar un estado gravemente preocupante para los trabajadores, por la inseguridad económica y jurídica que la misma le acarrea”.

En defensa de los intereses de los trabajadores de esa cadena de supermercados de capitales franceses, la federación le pide que “se abstenga de adoptar medidas de ningún tipo que afecten tanto la estabilidad cuanto el salario de todos y cada uno de los trabajadores de sus establecimientos”.

“De mantener la empleadora su denuncia de dificultades económicas, ajuste su actuación a lo normado por la legislación vigente (procedimiento preventivo de crisis de la Ley Nacional de Empleo)”.

La Federación Argentina de Empleados de Comercio también pide que la autoridad de aplicación (Ministerio de Trabajo) arbitre los medios tendientes “a verificar la real situación denunciada por la empresa, como así y en su caso las circunstancias y antecedentes que hubieran provocado la misma”, y que “arbitre las medidas tendientes a garantizar el mantenimiento de la fuente de trabajo”.

La entidad gremial aclaró que “no aceptará que los trabajadores sean quienes deban asumir el fracaso o errores comerciales en que hubieran incurrido sus empleadores”.-

Setenta trabajadores.

El secretario general adjunto del Centro Empleados de Comercio de Santa Rosa, Rodrigo Genoni, se refirió a la situación de las dos sucursales de Carrefour en la capital pampeana: “No sabemos si esto afectará a nivel local”, le dijo a Radio Noticias.

“Lo que sabemos es que la empresa pretende reducir su planta en alrededor de tres mil empleados y el cierre de doce a quince sucursales grandes. La empresa desde hace varios años viene diciendo que la falta de consumo la afecta, pero también sabemos que hay otra multinacional, Amazon, que quiere comprar a Carrefour”, añadió el dirigente.

El sindicalista planteó como posibilidades que esta amenaza de despidos “puede ser una forma de presionar a Nación para que la asista económicamente, algún tipo de ayuda como los ‘Repro’, o que al perder su valor como empresa, se venda más barato”.

Genoni destacó: “Amazon es una especie de Mercado Libre mundial, que tiene todo sistematizado y los depósitos están robotizados. Esto tiene que ver con la tecnología y cómo se va a aplicar en los próximos 50 años, si la política internacional apunta a que se reemplace al hombre y que haya una sociedad donde el 20 por ciento sea muy opulento y el resto viva en la miseria”.

El dirigente del sindicato mercantil Genoni recordó que no hace mucho Carrefour-Santa Rosa tenía 150 empleados, y que hoy solo quedan, en dos locales, 70 trabajadores que desconocen la suerte que pueden correr ante esta situación empresarial.

“En Santa Rosa, en 2003, había dos sucursales de La Anónima, una de Carrefour y una de la Cooperativa Obrera. Hoy, hay seis de La Anónima, dos de Carrefour, dos Chango Más, y dos de la Cooperativa Obrera, pero el consumo sigue siendo el mismo”, concluyó.

Comentá la nota