El Gobierno y el Sutef evaluaron de forma opuesta el acatamiento al primer día del paro de 48 horas

El ministro de Educación, Diego Romero, dijo que la adhesión a la medida de fuerza fue “baja”. Por su parte desde el sindicato docente contrarrestaron que fue “muy buena” y arriesgaron que llegó al “90 % en Ushuaia”. Hoy se cumple la segunda jornada del paro que reclama la reapertura de las paritarias para el segundo semestre. El Gobierno insiste en que no negociará bajo presión.

El gobierno de Tierra del Fuego evaluó como “bajo” el acatamiento a la primera jornada del paro de 48 horas que realizan los docentes de la provincia en reclamo de la reapertura de paritarias, mientras que desde el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación Fueguina (Sutef) consideraron que la adhesión a la medida de fuerza es “muy buena”.

El ministro de Educación provincial, Diego Romero, remarcó que “muchas escuelas se encuentran funcionando con normalidad”, y desvirtuó las apreciaciones de los gremialistas  sobre un acatamiento masivo al paro. 

“No tengo los datos definitivos y por eso no puedo hablar de un porcentaje, pero por la información que manejo, el grado de acatamiento general a la medida ha sido bajo, aunque con mayor trascendencia en Ushuaia que en Río Grande”, afirmó Romero en dialogo con EDFM.

Por su parte voceros del Sutef deslizaron que la adhesión a la protesta fue “muy bueno” en los tres municipios (incluido Tolhuin) y arriesgaron que el paro se sintió especialmente en la capital provincial, “donde llegó al 90 %”, informaron desde el gremio.

Según Romero, el gobierno no retomará negociaciones hasta que el sindicato abandone las medidas de acción directa.

“La situación es la misma que en los meses anteriores. Hasta que no se levanten las medidas de fuerza o no cesen los actos de violencia, en muy difícil sentarse a un ámbito de negociación”, aseguró el ministro.

El Sutef reclama desde comienzos del año un incremento salarial del 50 % que ya fue planteado en reuniones paritarias, pero las tratativas no prosperaron al superponerse con el conflicto que llevan a cabo distintos sectores estatales por la reforma del sistema previsional en el distrito.

“El gesto que ha tenido el gobierno provincial fue el otorgamiento de una suma fija de 2500 pesos para todos los empleados públicos como parte de futuras negociaciones, y para que no se pierda el poder adquisitivo de los trabajadores. Fue retroactivo al mes de marzo y lo cobró todo el mundo, incluidos los docentes que estaban de paro”, aclaró Romero.

El gremio siempre rechazó ese aumento “otorgado por decreto” y lo consideró “insuficiente”.

Las autoridades fueguinas argumentan que heredaron una situación económica “incompatible con la implementación de más aumentos”, y sostienen que así fue explicado, con documentación respaldatoria, en los encuentros con el gremio.

“También hay que seguir de cerca lo que ocurra con las paritarias nacionales. Estamos dispuestos a una nueva negociación. Tengo previsto un encuentro con funcionarios de los ministerios de Economía y de Trabajo, y con los del área de relaciones gremiales. Iremos evaluando la situación en forma permanente”, explicó el titular de Educación.

Reinicio de clases

Romero aseguró ayer que el Gobierno trabajó hasta último momento para tener en condiciones la totalidad de los establecimientos educativos luego del receso invernal, y que salvo en un caso en Ushuaia, logró ese objetivo.

El funcionario detalló que los casos más problemáticos fueron tres escuelas de Río Grande, donde fue necesario reacondicionar pisos que se habían levantado y arreglar deficiencias en el sistema de calefacción.

Por su parte en Ushuaia, las principales deficiencias se presentaron en la escuela Técnica y en el Colegio Sobral, donde las clases no comenzaron porque, además de trabajos de pintura, se reparó la calefacción y resta una inspección de la empresa Camuzzi para que habilite las instalaciones.

“Creemos que esta misma semana, el tema (del colegio Sobral) será solucionado”, vaticinó Romero.

En relación al programa de apoyo escolar a través de clases que se dictan los sábados, el ministro sostuvo que la metodología continuará hasta el 17 de diciembre en toda la provincia.

“La iniciativa ha tenido una importante convocatoria y pensamos que en buena medida, ha dado los resultados que se esperaban. Por eso vamos a continuarla”, enfatizó.

En ese contexto, explicó que “es difícil calcular los días (de clase) perdidos durante el presente año lectivo”, porque el grado de acatamiento a las medidas de fuerza del gremio docente “no ha sido uniforme, y por lo tanto se han formado diferentes grupos con múltiples variables de jornadas no completadas”.

Coment� la nota