El problema no es la Boston, sino los gastronómicos de la UTGHRA y Barrionuevo

El problema no es la Boston, sino los gastronómicos de la UTGHRA y Barrionuevo

“Con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes” quienes interpretan a Juan Domingo Perón, siempre echan mano a sus frases de aplicación oportuna. Entre el menemismo y el kirchnerismo, hay dirigentes gremiales que no sólo han logrado mantener la cabeza, sino que se han enriquecido, acumulado su fortuna personal y familiar.

La moneda de cambio siempre fueron los trabajadores que dicen representar. Y esa lógica tiene  una base de estructura sindical, organizaciones que se blindan para ser vitalicias a sus autoridades y que cuando cumplen con su irreversible ciclo biológico ceden la conducción a sus hijos. 

Intervenciones falaces y mendaces. Malversación de fondos y conducción de luces bajas. “La plata no se hace trabajando” y en “Este país hay que dejar de robar 2 años”, son frases cuya autoría pertenecen a Luis Barrionuevo, quien se autocalificó como híper alcahuete de Carlos Menem y hoy intenta ser prolijo desde la intervención judicial del Partido Nacional Justicialista. ¿Qué se puede esperar cuándo éste es el tronco?

El conflicto de la Confitería Bostón, es sólo un minúsculo capítulo, que tiene su trascendencia por su fama aquilatada durante años de prosperidad que supieron levantar sus fundadores. En la década del ´90, por la emblemática fábrica de panes dulce, medialunas y churros, de verdad, (no como los de Manolo) hubo una oferta para su compra de U$S 15.000.000.- Los propietarios la rechazaron.

“Nadie tiene idea de la plata que yo puse para que Pulti sea intendente” decía “Luisito” Barrionuevo en la carpa VIP del balneario de la UTGHRA en el Complejo de Punta Mogotes, mientras ya abría su recital con “Amor Salvaje”, en vivo, el Chaqueño Palavecino ante una multitud de decenas de miles de turistas.

En primera fila, junto al mar en el pico de la temporada alta, impaciente aguardaba a su marido la diputada nacional Graciela Camaño, que también es conocida como “La Mona”, un término peyorativo que no compartimos, pero que entre sus pares su mención resulta frecuente.  Camaño es legisladora del Frente Renovador.

Gastronómicos, todos los años, arma un show propio con los artistas de mayor popularidad y cachet del momento. Una fortuna que sale de los aportes de los trabajadores gastronómicos. Para tener una idea comparativa, dejan en ridículo a la modesta y austera Fiesta Nacional del Mar, que ya no tiene ni para pagarle los viáticos a la emblemática Guardia Nacional del Mar.

Un casino en Punta Mogotes, el Sasso, un hotel con formidable infraestructura, donde Mauricio Macri, en campaña, supo dormir alguna siesta mientras esperaba a periodistas locales citados en ese lugar. Un balneario en la zona más codiciada de la costa atlántica, hoteles céntricos,  campings en Camet y en el Tigre, unidades de transporte de larga distancia, etc. y contrataciones artísticas que venden a sus propios afiliados en vacaciones. Una organización paralela que compite con balnearios, hoteles, restaurantes, sobre los cuales tiene poder de policía sindical.  Hay razones de encuadre impositivo que configura un claro ejercicio desleal en el mismo rubro

Es una explotación comercial a través de la pantalla del sindicato, cuya inversión es de los trabajadores que luego pagan por los propios servicios. La cuota sindical obligatoria y  los servicios de la obra social son el mecanismo de recaudación de dirigentes y autoridades gremiales,  cargos que adquieren carácter de vitalicios y hereditarios, pues se traspasan de padres a hijos y/o familiares políticos.

 

Un entrenamiento del modelo sindical argentino, inspirado en el denominado “peronismo de Perón”, un instrumento también denominado la columna vertebral del Movimiento Nacional Justicialista. Es un aparato dedicado a sustraer por retención en los recibo de sueldos, los porcentajes estipulados, que son la caja que mantiene esta logística gremial, instaurada desde hace décadas, con acciones no exentas de escraches, presiones y extorsiones. Muy poco se conoce de elecciones libres, democráticas, y sin bemoles se compra o se silencia a los opositores a cómo de lugar.

En estas condiciones, surgen de la noche a la mañana quienes ocupan la cúspide del organigrama sindical. Como en una monarquía “ser hijo de” otorga fueros, antigüedad y derechos. ¿Quién es Nancy Todoroff? la hija de Mercedes Morro, concejal de Barrionuevo en la lista de Sergio Massa, (léase aportes de campaña). Todoroff no entendió nunca cuál era el impacto de la curva de inversión y su proyección a futuro, que aseguraba todas las fuentes de trabajo.

Mar del Plata acaba de vivir una farsa institucional de la que formó parte todo el Honorable Concejo Deliberante. Los trabajadores de la Boston, ocuparon la Banca 25 (instrumento inútil si los hay) Allí hablaron, ante concejales más preocupados por terminar de despertarse u ocuparse de leer o contestar sus whatsapp. Conclusión: le armaron a los trabajadores que la UTGHRA dejó en la calle, despedidos y sin indemnización, una reunión con el intendente Arroyo, para buscarle una salida.

Este falaz y mendaz operativo provocó declaraciones de los afectados al término de la reunión. Le “sacaron” al intendente el compromiso de conseguirles una entrevista con la gobernadora María Eugenia Vidal. Hay que tener una mente perversa para maquinar estas jugadas desde la política. Si Vidal no lo atiende a Arroyo, ¡¡¡cómo van a salir con una conformes con una propuesta de esa naturaleza!!!  Mercedes Morro cuando deja de calentar su banca en el HCD, la pasa a buscar por el estacionamiento oficial de la MGP un flamante Vento blanco, conducido por un chofer y posiblemente custodia, como ocurre generalmente en estos casos, muy típicos en el sindicalismo argentino.

El caso de la Boston se agita desde el massismo, por eso mismo aparecieron en el local de Varese, Marcelo Tinelli y Facundo Moyano comprando medialunas. Es el toque mediático que desespera a Luis Barrionuevo pues lo expone en la suciedad de su propio gremio “Es una p……..  (por Todoroff) que no entiende nada” dice el histórico líder de los gastronómicos, “mirá los quilombos que me arma”, reportó un ocasional interlocutor del también ex dirigente funebrero, muy a disgusto de lo que ocurre con su gremio en Mar del Plata. El inversor austríaco cómo se “lo conoce” puede hacer desembolsos  económicos, si tiene que enfrentar la voracidad de gastronómicos y camioneros, por un lado, y cuando observó que La Fonte D´ Oro ocupaba los locales de la Boston mientras avanzaba el conflicto y el propietario del Shopping Diagonal ya adelantaba cómo sería el proceso comercial. Finalmente así ocurrió. Es algo más que sugerente.

Lo cierto es que la hija de Morro, hasta hace un mes,  había alcanzado hasta 180 apariciones en medios de comunicación por el conflicto de la Boston. Apenas conocida la intervención de un empresario austríaco, en la compra de la confitería, los primeros en apersonarse fueron los integrantes de la UTGHRA. Reclamaban la suya. Las negociaciones terminaron mal. Y peor para los 70 trabajadores que quedaron en la calle, porque no se entró en la transa con el negocio del sindicato, que sostiene su caja.

Ahora los despedidos son utilizados políticamente como bandera por el gremialismo “al servicio de los trabajadores”. Van a ser abandonados, poco a poco, el gremio se les abre, dejaron de ser su negocio ni los atenderán por la obra social que ya no recaudan. Se acabó la solidaridad, nadie aporte por ellos. Lo mismo ocurrió en la Parrilla Pampita.

Ahora a los trabajadores les ofrecen como salida una cooperativa o esperar el dictado de la quiebra. Una tan inviable como la otra para quien vive en el día a día. La resistencia a la transformación estructural de los negocios es el terror de los sindicatos, porque pierden sus privilegios y no les importa por esa razón sacrificar puestos de trabajo por razones políticas.

Esta es la lectura que prevalece, porque todos hablan de modernización, pero así de la misma manera cuando llega el momento le sacan el culo a la jeringa. Morro además percibe módulos en el Concejo Deliberante para asesores que viven del presupuesto oficial, mientras que garantizó la continuidad familiar en el gremio.

La competencia laboral en lo judicial es un aceitada maquinaria que gira en torno al poder que conservan  Héctor Recalde (ex abogado de Hugo Moyano) y el ex ministro de Trabajo de la Nación,  el kirchnerista, Carlos Tomada. Todo un armado que tiene a los trabajadores como víctimas y a sus victimarios disfrutando las fortunas que provienen de sus  abultados aportes durante las décadas de su vida laboral.

Jorge Elías Gómez

Coment� la nota