Quién es Néstor Segovia, el metrodelegado cuya detención desencadenó el paro

Empezó como panadero, trabajó en el sector de talleres de la línea C y terminó convertido en líder gremial del sector.

Antes de encabezar la medida de fuerza de hoy en el subte y ponerle el cuerpo a la protesta; mucho antes de convertirse en el líder gremial del sector y ser designado secretario adjunto de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (AGTSyP), el metrodelegado Néstor Segovia fue panadero y pastelero.

Néstor Segovia en su faceta de pastelero con la torta que le hizo a una de sus hijas en su cumpleaños de 3.

“Yo soy maestro panadero, sé hacer tortas, bizcochuelos y facturas. Laburé durante 9 años en Once, ahí aprendí bastante. No soy profesional, pero me defiendo para los chicos", contó a Clarín Segovia. Fue hace dos años cuando salió a la luz su hobby hasta el momento desconocido, a través de unas fotos que circularon por las redes sociales. “Tengo 10 hijos: siete varones y tres nenas, y a todos siempre les hice tortas de cumpleaños”, contó el ahora líder gremial.

Segovia trabajó en Constitución, en el bar “Gallo negro”, donde se desempeñaba también como minutero. Comenzó a los 17 años, y a los 24 empezó a trabajar en el subte, en el sector de talleres de la línea C, años después se convertiría en delegado gremial, uno de los más representativos del gremio.

Mirá tambiénLa Ciudad se desliga de la detención de metrodelegados: "Estas personas cometieron delitos"

Pero el metrodelegado siguió haciendo panadería y pastelería. Primero, como changa: “Me dediqué un tiempo más a hacer en casa, porque a los vecinos les gustaba cómo hacía las facturas. Hacía facturas grandes, hermosas, y las vendía entre los vecinos a buenos precios, para sumar unos mangos más. Después dejé casi del todo. Sólo hago tortas para mis hijos más chiquitos”, relató.

"Me llevan preso por discutir paritarias", dijo el metrodelegado.

Bajo tierra, Segovia es firme, contundente, y puede hacer que la fisonomía de la Ciudad pase a ser un caos en cuestión de minutos, como ocurrió hoy. Defiende los derechos de los trabajadores aunque sus métodos suelen ser cuestionados por muchos, sin embargo, es uno de los metrodelegados que impone más respeto

Mirá tambiénParo de subte: así detenían al metrodelegado Néstor Segovia

Cuando empezó a trabajar en los talleres del subte no se planteaba ser delegado. "Me gustaba salir a bailar, tomar cerveza, divertirme", relató en una entrevista. Y cuenta que tiempo después, cuando no le gustó una actitud que había tomado la empresa, comenzó a plantearse la idea de defender sus derechos. "Yo había ganado un concurso de un programa de coches españoles, trabajé una semana en eso y al que perdió, lo subieron como mecánico principal y a mí me pusieron como peón", recordó.

El líder de los metrodelegados continúa preso tras los enfrentamientos de la línea H.

Fue allí cuando germinó la idea en convertirse en delegado de la sección taller y, poco a poco, el grupo minoritario que lo seguía terminó convirtiéndose en mayoría dentro de la AGTSYP. Paralelamente, también comenzó a militar en el Movimiento Socialista de Trabajadores (MST) y luego en el Partido Miles, junto a Luis D'Elía.

Conocido por su estilo sin vueltas y su verborragia explosiva, tiempo atrás aseguró que el Gobierno de la Ciudad estaba "recontra boludeando" a los trabajadores del subte.

La detención de hoy no es el primer roce de Segovia con la Justicia. Después de un paro de subtes ocurrido el 31 de agosto de 2007 fue procesado por los delitos de "daño, daño agravado, lesiones leves y coacción". Eventualmente, terminó absuelto.

Comentá la nota