Contundente rechazo gremial a la flexibilización laboral de Macri

Anoche, el Presidente volvió a cuestionar los convenios colectivos de trabajo. Representantes sindicales desaprueban el planteo y hablan de “viejas políticas que ya fracasaron”.

En su discurso de clausura de la conferencia anual de la Unión Industrial Argentina, el Presidente Mauricio Macri reiteró anoche lo que ya había deslizado el lunes durante la firma de un convenio: pidió al sector gremial “sentarse a la mesa para discutir todos los convenios de vuelta” y poder “corregir todas las deformaciones existentes”.

“El país no puede salir al mundo, ni aceptar los desafíos del siglo XXI, con convenios laborales del siglo XX”, sostuvo el jefe de Estado, replicando exactamente las palabras del día anterior ante un mismo público: el empresariado nacional.

Sus dichos fueron interpretados por la mayor parte del arco sindical argentino como la preparación del escenario para una inminente flexibilización laboral y, ante la consulta de diario Hoy, representantes de los gremios provinciales rechazaron de plano la posibilidad de tocar los convenios colectivos, al tiempo que leyeron la situación como una vuelta a las viejas políticas que han fracasado.

Susana Mariño. Soeme

“Los dichos de Macri me parecen una barbaridad. Es una falta de respeto, sobre todo para nosotros, que representamos también a los docentes del sector privado, así que sabemos muy bien lo que significa un convenio colectivo de trabajo. Que el Presidente no se meta en la vida interna de los gremios, porque a nosotros nos votan los compañeros y ellos son quienes nos ponen y nos sacan. Macri debería juntarse más seguido con los gremios, escuchar, y no salir a decir este tipo de cosas. Es poco serio”.

Jorge Baldovino. Aeri

“Por fin el presidente opina lo que realmente piensa en relación a las organizaciones gremiales, los convenios colectivos y las leyes de trabajo. Este país ya ha pasado por intentos de flexibilización laboral muy discutidos y cuestionados, que han costado incluso la caída de un gobierno. Así que estamos absolutamente en contra de retroceder en el tiempo, con estos intentos que lo único que logran es perjudicar a los trabajadores. Esperemos que no pueda concretarlo. Está también en las organizaciones gremiales oponernos contundentemente y no prestarnos a este tipo de escenarios”.

Pedro Fernández (Apoc)

“Si es conveniente o no discutir los convenios colectivos es un tema que el gremialismo tendrá que hacer hacia adentro. El Presidente puede opinar sobre todos los temas, como yo también puedo opinar sobre si los sacerdotes se pueden casar. Sin embargo, son discusiones que los gremios tenemos que hacer para adentro. Tal vez haya estatutos de algunos sindicatos que pueden ser revisados, pero no creo que haya que poner en cuestionamiento al gremio como institución”. 

Diego Retola (UPCN)

“No estamos de acuerdo. Todo  esto marca un retroceso en un montón de logros que han tenido los trabajadores. En el Estado suelen ser distintas estas cuestiones, pero si se avanzara en una flexibilización laboral, afectaría a muchos compañeros que prestan servicios en otros ámbitos, en fábricas o pymes. Han habido conquistas en los últimos años, así que esperemos que no se avance, porque, en realidad, sería volver a otras épocas que ya hemos vivido, y no queremos que eso pase”.

Antonio Guillén (Prensa Bonaerense)

“Ya tenemos la experiencia de los 90, cuando la flexibilización laboral nos llevó a los contratos basura, que nos condicionaron muchísimo e hicieron que se pierda empleo genuino. A lo que apunta este gobierno, es exactamente a eso: rebajar las condiciones de trabajo para que las empresas tomen en condiciones precarias, y reducir, a su vez, la cantidad de juicios laborales. Lógicamente, con 120.000 despidos, aumentaron también los juicios”. 

Oscar De Isasi (Ate)

“Macri empezó rápidamente a expresar los intereses de los grupos más concentrados. Las multinacionales lo que quieren es abaratar la mano de obra, que seamos semiesclavos. Para eso es importantísimo derribar los convenios colectivos de trabajo. Lo que pretenden es precarizar aún más las relaciones laborales y usar a la desocupación como factor disciplinador. Vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que esos dichos se queden en meras palabras”.

Comentá la nota