Crece la crisis en Alpargatas: ahora la empresa anuncia más de 3.600 suspensiones en cinco plantas y adelanta vacaciones

Crece la crisis en Alpargatas: ahora la empresa anuncia más de 3.600 suspensiones en cinco plantas y adelanta vacaciones

Gestión Sindical informó ayer sobre las 360 suspensiones en Santa Rosa, La Pampa. Ahora, se suman las fábricas de Tucumán, Catamarca, Buenos Aires y San Luis, donde las suspensiones se extenderán por hasta 15 días en los que se pagarán sueldos al 70%, anunciaron los sindicatos. Por la apertura indiscriminada de importaciones, ya se perdieron 20 mil puestos de trabajo en el sector.

Se suponía que la recuperación llegaría en el segundo semestre o, al menos, para las fiestas. Sin demasiadas señales a la vista, el Gobierno se empeñó en detectar “brotes verdes” que reflejaran un posible cambio de tendencia de la actividad y el empleo, en medio de las suspensiones y despidos.

La situación del sector textil, sin embargo, anticipa que el fin de año traerá más malas noticias y un clima laboral conflictivo. Alpargatas, la emblemática fabricante de calzado y ropa, anunció que suspenderá 3.600 trabajadores a partir del 12 de diciembre y adelantará vacaciones desde el 26 de ese mes. Ayer Gestión Sindical había adelantado las primeras 360 suspensiones, que se habían producido en la planta de Santa Rosa, La Pampa. Ahora, la medida se extendió al resto de las fábricas de Tucumán, Catamarca, Buenos Aires y San Luis, donde las suspensiones se extenderán por hasta 15 días en los que se pagarán sueldos al 70%, según confirmaron a la Asociación Obrera Textil (AOT) y el Sindicato de Empleados Textiles (SETIA).

“Si no se reactiva el consumo y la economía, el futuro es complicado”, dijo a este medio el titular de AOT, Hugo Benítez. El dirigente participó el martes de la reunión en CGT donde se invitó a las pymes nucleadas en CGERA a la marcha del 18 de noviembre en reclamo del fin de las cesantías y a un próximo foro para regular el ingreso de productos extranjeros.

Tanto AOT como SETIA notificaron en los últimos días la directiva de Apargatas al personal ante el hermetismo de la compañía, de capitales brasileños, que evitó hacer anuncios oficiales y prefirió no responder consultas a este medio. En privado, no obstante, sus directivos alegan que la decisión responde a la apertura de importaciones y la caída de la demanda.

En los primeros nueves meses del año la entrada de productos -en su mayoría asiáticos- aumentó un 15%, al ingresar unas 176.700 toneladas, la gran mayoría en el primer semestre, por la liberación de Declaraciones Juradas (DJAI) acumuladas, según informó semanas atrás la Fundación Proteger.

La principal entidad del rubro textil indicó que la flexibilización del comercio exterior repercutió entre enero y septiembre en una caída interanual de la actividad del 25%, lo que motivó el cierre de establecimientos, 8.000 suspensiones y la pérdida de unos 20.000 puestos de trabajo.

La retracción del consumo por la pérdida de poder adquisitivo alentó a su vez la acumulación de stocks en grandes empresas como Alpargatas, con nueve plantas en el país y 4.000 empleados. Por ello, en su fábrica de Aguilares, en Tucumán, donde aún se trabaja al 100%, prevé suspender en diciembre a 1.350 operarios, y en San Luis a otros 200.

El cese de tareas alcanzará también a 350 obreros que emplea en Santa Rosa, La Pampa, y que percibirán $467 por la jornada diurna y $565 por la nocturna durante los días caídos. Los tres turnos del establecimiento fabrican 2.000 zapatillas Topper por día, junto con productos textiles.

En Catamarca, en tanto, la medida afectará a 360 trabajadores de Calzados Textil y 320 de Alpargatas Textil, dos filiales de Alpargatas que producen las Topper y telas, respectivamente. Ambas vienen de suspender y adelantar vacaciones en junio entre dos y cuatro semanas seguidas.

La planta de Florencio Varela, en el sur de Buenos Aires, hará lo propio con 400 personas y adelantará vacaciones para diciembre con la intención de frenar la producción por un mes. Desde hace un mes el establecimiento mantiene suspensiones dos días a la semana y ahora prevé extenderlas a tres jornadas.

La empresa paralizará las tareas además de 600 empleados administrativos, supervisores y jerárquicos afiliados al SETIA, en las cinco fábricas afectadas. El sindicato se encuentra en conflicto con la gerencia, a la que acusan de sacar de convenio a una parte del personal.

Con todo, una de principales preocupaciones en los sindicatos es lo que sucederá en enero, cuando los trabajadores regresen de sus vacaciones anticipadas. Por el creciente parate temen un “verano caliente” y no descartan una nueva ola de despidos.

“Veo muy difícil que en enero, cuando la gente se reincorpore, haya algo para hacer, se están anticipando para licuar las malas noticias”, advirtieron desde AOT.

En mayo, Alpargatas fue una de las más de 200 empresas que a pedido del Gobierno firmó el acuerdo voluntario para mantener planteles sin reducir personal ni suspensiones por 90 días. La carta sin membrete oficial, rubricada en Casa Rosada, fue la salida política que encontró el Presidente para luego vetar la denominada Ley antidespidos.

Pero la iniciativa no evitó que pocos días después la firma anunciara la baja de 450 contratos eventuales y 70 retiros voluntarios, tal como lo adelantó este medio. La directora de Recursos Humanos, Verónica Gayo Zapata, aseguró entonces que no se había violado el compromiso ya que, según explicó, el personal eventual no formaba parte de la plantilla estable.

Coment� la nota