El Gobierno minimiza la marcha y dice que Moyano busca victimizarse

El Gobierno minimiza la marcha y dice que Moyano busca victimizarse

Macri la observó desde Olivos. Sus asesores afirman que la convocatoria fue "difusa". Qué piensan en el seno del poder de Balcarce 50.

Afuera: la marcha del 21F convocada por Hugo Moyano vació los alrededores de la Plaza de Mayo, aún en reconstrucción. Sin embargo, en los pasillos de la Casa Rosada todo pareció imperturbable. Funcionarios y asesores evaluaban el devenir de la movilización con un solo objetivo: bajarle el tono a la disputa y que, en todo caso, estuvo directamente relacionada con las causas judiciales que pesan sobre el líder sindical.

Si bien, por la mañana, el presidente Mauricio Macri estuvo en Entre Ríos (junto al gobernador peronista, Gustavo Bordet y al ministro del Interior, Rogelio Frigerio), y luego, por la tarde, se refugió en la residencia de Olivos. Sin embargo, si bien no observó el acto entero, entre sus asesores le comentaron qué manifestaron Moyano y los otros cinco oradores del acto.

De todas maneras, en Casa Rosada se habló del 21F. “Para nosotros es una movilización que no tiene un sentido muy claro, cuando parte de las consignas que reclaman tienen que ver con los problemas del empleo y vemos que hace 16 meses  viene generándose un crecimiento del empleo”, le dice a PERFIL uno de los funcionarios que trabaja codo a codo con el jefe de Gabinete, Marcos Peña. “Cuando vemos la cuestión salarial vemos que el año pasado se han cerrado más del 95% de las paritarias de manera libre y  el INDEC informa, hace pocos días, que los salarios han recuperado 3% por arriba de la inflación”, agrega, con el Excel siempre listo en su netbook.

Si bien en el Gobierno aceptan que en un comienzo hubo buena sintonía con el camionero, en la actualidad el vínculo está quebrado. “Cuando uno mira que el resto de la dirigencia gremial, social y demás, siente que esas consignas no son las que los representan y más bien tienen que ver con cuestiones personales, vemos que es una movilización que tiene más un tinte político, un tinte de cuestiones personales, que de la cuestión social o la cuestión laboral”, apunta a PERFIL otro de los funcionarios que relojeó la TV entre reuniones.

Como sea, ahora en la Casa Rosada afirman que seguirán de cerca dos temas clave: qué ocurre con el futuro de la CGT, es decir, si se reunifica dejando a Moyano de lado, y por el otro lado el devenir de las causas judiciales que tanto preocupan al camionero. En ambos casos, esperan novedades a la brevedad que tendrán alto impacto político.

Coment� la nota