Incendio y heridos por interna en gremio de la carne

Incendio y heridos por interna en gremio de la carne

Se enfrentaron dos facciones en un frigorífico por la representación de los trabajadores y el aporte a la federación nacional.

Una interna sindical del gremio de la carne desató ayer una batalla campal entre dos facciones en un frigorífico de San Fernando y dejó dos trabajadores heridos de bala y varios vehículos incendiados. La refriega se desató a partir del arribo de dirigentes de la Federación nacional de trabajadores de la industria de la carne –sindicados como autores de los disparos- al establecimiento para exigir la afiliación de los operarios, lo que fue repelido por los afiliados a la seccional local junto con aliados de otros distritos.

La confrontación fue un episodio más de una historia recurrente en el sindicalismo local: seccionales que desconocen la autoridad de la jefatura nacional y ambas rivalizan por la representación y los aportes a cada estructura. En este caso la fractura tiene como protagonistas al secretario general de la Federación, José Alberto Fantini, y a las seccionales porteña, del dirigente Gabriel Vallejos, y de Vicente López, que cuentan con el auspicio de Silvio Etchehún, un referente –su padre fue secretario general por años- de la actividad.

El escenario de los incidentes fue el frigorífico Ecocarnes (ex Cocarsa) que emplea a más de 400 operarios y cuya representación disputan la federación de Fantini y la oposición, con eje en la seccional porteña. Durante el enfrentamiento, que arrancó alrededor de las 5, dos trabajadores fueron baleados en las piernas y ayer se encontraban estabilizados y fuera de peligro. En tanto que un micro y otro vehículo, en el que habían llegado al establecimiento los enviados de Fantini, terminaron incendiados.

El jefe nacional del gremio es uno de los dirigentes preferidos por la administración de Mauricio Macri. En la ronda de paritarias de este año fue el primer sindicalista en firmar el 28% de aumento con cláusula de revisión que había ideado el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica. También fue parte del selecto grupo que en febrero del año pasado acompañó al entonces ministro de Trabajo, Jorge Triaca, a una gira europea.

En tanto que la oposición amalgamó una representación heterogénea que incluye a Ethehún, un hombre históricamente ligado al gastronómico Luis Barrionuevo, a seccionales como Capital Federal y a aliados circunstanciales como la CTA y referentes de partidos de izquierda y de movimientos sociales.

Cerca de Sica explicaron que la balacera tuvo su origen en una disputa por la representatividad de los trabajadores de Ecocarnes y de otros cuatro frigoríficos que ayer amanecieron bloqueados por sendas protestas. Uno de los ejes de disputa son los aportes federativos del 2% del total de la cuota sindical que recauda cada seccional. Desde la cartera de gobierno evitaron asignarle la razón a una facción y alegaron estar abocados a “contener el conflicto”.

Desde el denominado “Espacio de Trabajadores de la Zona Norte” fue difundido un comunicado en el que se cuestionó la conducción de Fantini por entender que “nada tiene para ofrecer a los obreros de la carne, salvo traiciones y pérdidas de salario y derechos”, razón por la cual fue rechazada la presencia de sus delegados en el frigorífico. Agregaron que “la patota” del dirigente nacional “marca la descomposición de estos burócratas que en nada representan los intereses de los compañeros”.

En la organización nacional, en cambio, se desligaron de los incidentes y dijeron repudiarlos: “la Federación desmintió su participación en los hechos de violencia y pidió a la Justicia que investigue sobre cómo se sucedieron los incidentes. La entidad gremial dio la versión de los hechos y la realidad que se vive en el sector”, señala un comunicado. En el escrito los dirigentes que responden a Fantini confirmaron que una representación de la delegación Vicente López acudió ayer por la mañana a Ecocarnes para “reclamar el cumplimiento del convenio colectivo” de la actividad y relataron: “con el correr de los minutos comenzaron a llegar personas que exigían a los gritos que se retiraran del lugar.

Coment� la nota