Schmid criticó el veto a la Ley de Marina Mercante

Schmid criticó el veto a la Ley de Marina Mercante

El secretario General de la CGT, Juan Carlos Schmid, rechazó el veto a los dos artículos de financiamiento previstos por la ley, realizado por el Poder Ejecutivo a través del decreto 1076.

El portuario Juan Carlos Schmid, secretario General de la CGT, se refirió al veto de los dos artículos de financiamiento de la Ley de Marina Mercante, realizado a través del decreto 1076 por el Poder Ejecutivo, el pasado 20 de diciembre. “La vuelve una ley inútil”, sentenció el referente gremial del sector maritimo portuario.  

“De esta manera el país ha resignado, ya que siempre hay confrontación con Moyano, con los camiones, toda política de reactivación de la navegación interior, que es el método más sano, más eficaz para transportar grandes volúmenes”, analizó el sindicalista, quien también conduce la Federación Marítima Portuaria y de La Industria Naval de la República Argentina (FeMPINRA).

En declaraciones a LN+, para el programa Terapia de Noticias,  señaló que con la Federación “estuvimos discutiendo dos años en el parlamento para que se sancione una nueva Ley de Marina Mercante. Hubo conversaciones con todos los actores, empresarios y políticos. Se gastó un tiempo precioso”.

El pasado 20 de diciembre, a través del decreto 1076 publicado en el Boletín Oficial, el presidente Mauricio Macri vetó el artículo 10, que establecía una asignación anual de 1500 millones de pesos actualizados según el índice de precios internos básicos bajo el nombre de Fondo para el Desarrollo de la Industria Naval Nacional (FODINN); y el artículo 13, que fijaba obligaciones para mantener beneficios si el régimen de construcción naval perdía vigencia dentro de los 10 años de promulgada la ley. Desde el Ejecutivo se indicó que la decisión “no altera el espíritu ni la unidad del proyecto de ley sancionado por el Congreso”.

Schmid, también titular del gremio de Dragado y Balizamiento, describió el presente de la actividad: “En este momento hay dragas, gran parte están concesionadas. El segmento estatal, después de la experiencia de los últimos 12 años, entró en su ocaso definitivo. El parque quedó obsoleto y no hubo ningún intento de recuperación del plantel flotante, y por supuesto, el gobierno ha decidido toda una política de concesión de la red navegable”, indicó.

En este sentido, el sindicalista explicó que en su actividad, que describió como “la vialidad del agua”, el nivel de empleo “está dado en la capacidad que se tenga de gestión política de ir agrandado la infraestructura”.

Comentá la nota