"Tenemos el desafío de no ser un sindicato más y que las mujeres y las disidencias tengan su lugar"

Dina Sanchez habló de los desafíos que presenta la conformación del gremio de la economía popular UTEP y de la necesidad de mantener la marca de origen de las organizaciones sociales: "Nosotros venimos de las asambleas y creemos que nuestras bases no tienen que cambiar".

Dina Sánchez, vocera del Frente Popular Darío Santillán y referenta del flamante gremio de la economía popular, UTEP, repasó la visibilidad que tomaron las organizaciones sociales en los 4 años de gestión Cambiemos, de los desafíos de organizarse como sindicato y de la necesidad de atender las demandas sociales de los sectores más postergados.

"Ahora hay mucha más gente organizada y eso influyó muchísimo. A pesar de que el macrismo nos decía que éramos desestabilizadores o algo, la realidad es que las organizaciones sociales dimos respuesta a lo que ellos no daban", abrió el fuego Dina, trabajadora migrante que hace décadas llegó a la Argentina.

En declaraciones a Protagonistas*, el primer podcast sindical de la Argentina, repasó lo que fue la mirada de los medios sobre las organizaciones sociales en los últimos años: "Nos hicieron ver como los vagos que salimos a cortar para pedir planes sociales. Nosotros no vivimos con un plan social, nosotros somos trabajadores que no estamos dentro del sistema. No nos reconocen, no tenemos derechos. Nos organizamos en las ferias populares, salimos a vender a las calles".

"Muchas veces no nos bajaban leche y teníamos que hacer mate cocido, o los vecinos nos donaban leche para los niñes", ejemplificó sobre lo que fue la situación en los últimos 4 años.

Además marcó la diferencia con la política que bajaba de Desarrollo Social: "Acá se crean relaciones humanas y cuando hablamos de un cambio social es porque a nosotros nos importa lo que le pasa el que está al lado".

El 27 de diciembre pasado Alberto Fernández convocó al primer encuentro en el marco del "Compromiso Argentino por el desarrollo y la solidaridad". De los casi 70 dirigentes presentes, sólo cinco eran mujeres. Y la única que pudo hablar fue Dina. "Nosotros veníamos hablando de que el FMI fue quien condujo la economía todos estos años, por eso yo cuando levanté la mano fue para agradecer que nos tomen en cuenta y que la deuda social más importante era con los pobres y con los trabajadores", sostuvo.

Y agregó: "Estamos hablando de una pobreza en la que les niñes fueron protagonistas. A nosotros nos ha pasado que las compañeras nos preguntaban por qué no abríamos los domingos. ´Nosotros venimos a cocinar porque sino nuestros chicos no comen´, nos decían".

También explicó la necesidad de tener amplitud en la convocatoria y en la mesa en la que se debaten las soluciones: "Esto de trabajar en unidad va a servir pero siendo solidario. Pero en esas mesas y reuniones en las que vamos a trabajar en conjunto tienen que estar las mujeres y les jóvenes. ¿Cómo vamos a poder trabajar en conjunto si en una mesa hay 60 chabones y sólo 5 mujeres y ninguna puede hablar?". "Sino el cambio va por la mitad", expresó.

Por último Dina habló del nacimiento de la UTEP: "Nosotros creemos que la economía social es un fenómeno que llegó para quedarse y que la UTEP se conforma desde la economía social".

"La UTEP no nace en la crisis, se fortalece, capaz, en la crisis", argumentó y explicó sus desafíos: "Tenemos el desafío de no ser un sindicato más y que las mujeres y las disidencias tengan su lugar. También tenemos el desafío de organizar a la gente que vende en los trenes, a los trabajadores senegaleses que están constantemente perseguidos por la policía".

"Nosotros venimos de las asambleas y creemos que nuestras bases no tienen que cambiar. La UTEP tiene que seguir manteniendo la línea de los piqueteros, formando un secretariado que trabajemos en conjunto sin personalismos", concluyó.

Comentá la nota