Sin transporte, clases ni bancos se prevé un paro con alto acatamiento en Rosario

Sin transporte, clases ni bancos se prevé un paro con alto acatamiento en Rosario

Se realiza hoy una medida de fuerza en reclamo por la modificación del impuesto a las ganancias. La UTA, Amsafé Rosario y Coad, bancarios, municipales, recolectores y camioneros se suman, entre otros, a la protesta.

"La conciencia de los trabajadores está más clara que la de algunos dirigentes". Así lo aseguró ayer el secretario general del sindicato de Dragado y Balizamiento, Edgardo Arrieta, al pronosticar que el paro convocado para hoy contra el impuesto a las ganancias será acatado masivamente, incluso en los sectores de actividad cuyas conducciones sindicales no adhieren a la medida.

Los últimos en confirmar su adhesión fueron ayer los docentes públicos nucleados en Amsafé Rosari y la Coad, que reaúne a los docentes de la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

Arrieta habló en la conferencia de prensa que los gremios convocantes de la medida de fuerza realizaron ayer en la sede la Unión Tranviarios Automotor (UTA). Allí ratificaron su reclamo por la modificación del impuesto, el aumento de los haberes jubilatorios, el combate a la inflación y a la inseguridad.

También adelantaron que el 14 de abril, la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (Catt) se reunirá en Buenos aires para decidir si lanza nuevas medidas de protesta. "El impuesto a las ganancias afecta a 2,5 millones de trabajadores y está afectando las negociaciones salariales porque los gremios deben pedir aumentos superiores al 40 por ciento para compensar los descuentos que hace el gobierno", dijo el titular de Dragado y Balizamiento.

Del encuentro de ayer participaron los secretarios generales de la UTA, Recolectores, Camioneros, conductores navales, patrones fluviales y la Organización de Trabajadores Radicales, entre otros.

Movilizaciones. Arrieta explicó que, si bien las centrales convocantes no planearon una movilización central, distintas organizaciones adherentes a la medida realizarán sus propias manifestaciones. Así, mientras los bancarios marcharán por el microcentro, los gremios de la CTA movilizarán a Plaza San Martín y la Corriente Clasista Combativa (CCC) se concentrará en cinco puntos de la ciudad (ver infografía).

Marcelo Andrada, del Sindicato de Recolectores, señaló que su gremio se concentrará, como lo hace tradicionalmente, en avenida Perón y Circunvalación. "No es un piquete, estaremos allí para contener a los camioneros que vienen viajando y para explicar a los compañeros los fundamentos de nuestro reclamo", señaló. Al mediodía está prevista allí una conferencia de prensa de todas las organizaciones que adhieren a la jornada de protesta.

Los dirigentes de los gremios convocantes se reunirán para evaluar la medida, que promete paralizar la actividad en la región por la adhesión de los gremios del transporte, de buena parte de la administración pública, de los docentes públicos de Rosario, de los sindicatos vinculados al cordón agroexportador y de trabajadores de empresas metalúrgicas y de la alimentación, que se sumarán a la protesta más allá de ser afiliados a gremios que no adhieren a la medida, como es el caso de los obreros de Acindar de Villa Constitución y Rosario, la empresa Gherardi de Casilda y la industria alimenticia La Virginia.

El titular del gremio de los Recolectores explicó que "si no se hace nada ahora contra el impuesto a las ganancias, lo van a terminar pagando todos los trabajadores" y aseguró que la falta de actualización de los mínimos complica la negociación salarial del sector. Además, culpó al gobierno de "echar más nafta al fuego" con declaraciones contrarias al reclamo de las centrales que convocan al paro.

Cruce a Kicillof. Ayer el ministro de Economía, Axel Kicillof, sostuvo que los gremios que adhieren al paro, involucran "solo a entre el 10 y el 15 por ciento" del total de trabajadores que pagan Ganancias. "Es una porción chiquita de los trabajadores", enfatizó y señaló que el gravamen "está muy bien en este nivel".

Estas declaraciones provocaron la reacción incluso dentro de las filas oficialistas. El secretario general de la CTA, Hugo Yasky, consideró que el ministro de Economía cometió un "gravísimo error" al sostener que el impuesto a las ganancias está muy bien en este nivel. "Vamos a pedir una entrevista con Kicillof. El gobierno comete un gravísimo error si piensa que el impuesto está bien así. Hay que reformarlo para hacerlo justo", sostuvo.

El secretario general de la UTA, Roberto Fernández, denunció ayer que el gobierno nacional "presiona" a las empresas del transporte para que aseguren servicios mínimos. "Hay reuniones con el sector empresario manifestando que no le van a dar gasoil y subsidios", sostuvo, al referirse al encuentro que mantuvieron ayer el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y Kicillof, con transportistas de todo el país.

Comentá la nota