Tras la Marcha Federal, el sindicalismo amenaza con un paro nacional

Tras la Marcha Federal, el sindicalismo amenaza con un paro nacional

Los referentes de la CGT y de la CTA Juan Carlos Schmid y Pablo Micheli, respectivamente, aseguraron que si el Gobierno no escucha los reclamos continuarán las medidas de fuerza. 

Los referentes de la CGT y de la CTA Juan Carlos Schmid y Pablo Micheli, respectivamente, advirtieron que, de no haber respuestas por parte del Gobierno, existe la posibilidad de convocar a un paro nacional.

Ambos dirigentes entablaron diálogo -separadamente- con los medios, y criticaron tanto al gobierno actual como la asistencia de funcionarios kirchneristas a la marcha.

Luego de la Marcha Federal a Plaza de Mayo que tuvo a la CTA Autónoma como uno de los protagonistas, Pablo Micheli señaló que “es importante que el Gobierno esté preocupado y trate de buscar un canal de diálogo en donde se puedan ir resolviendo los problemas de los trabajadores. No puede ser que todo se patee para el año que viene o tengan tiempos tan elásticos que impacientan", sostuvo el referente gremial.

El dirigente sindical remarcó que "el Gobierno tiene que tomar cuenta de lo que está pasando" y equiparó a la gestión del presidente Mauricio Macri con la de Cristina Kirchner.

"No puede ser que nos liberamos de un Gobierno que durante años nos robó al pueblo argentino, nos esquilmó a los trabajadores, nos discriminó a los que pensamos distintos y que ahora estemos igual. Ahora resulta que me encuentro con la misma situación", aseveró.

Respecto a la reunión que llevará adelante la próxima semana con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, Micheli destacó: "Vamos a ver qué pasa en esa entrevista. Ojalá nos vaya mejor de lo que le fue a la CGT. Lo dudo, porque la CGT se fue con las manos vacías. A lo mejor, después de la marcha, hay un cambio".

Finalmente, Micheli advirtió que "si no hay respuestas" del Gobierno a los reclamos laborales, se realizará un paro nacional "en lo posible, en unidad de acción con todas las centrales" obreras.

Por su parte, el secretario general de la CGT, Juan Carlos Schmid, advirtió también que "no se ha descartado" la realización de un paro nacional, al tiempo que consideró que el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, está "dispuesto al diálogo, pero cerrado a las alternativas".

"El Gobierno cuando llegó había alentado, de alguna manera, la realización de un pacto que no se concretó. Se han perdido todos estos meses en tratar de ver, de encontrar alguna alternativa. Es indudable que ahora la situación es mucho más difícil, las cosas han empeorado, ha caído el nivel de actividad", sostuvo Schmid.

"Siempre hemos manifestado que no se ha descartado esa metodología. El Consejo Directivo ha convocado al Comité Central Confederal para el día 23 de septiembre y para esa fecha, seguramente, va a haber una evaluación más precisa de todo este momento que estamos atravesando y allí se van a decidir cursos de acción", afirmó.

En ese sentido, el secretario general de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) subrayó que "es innegable que hay malestar en amplias franjas de la población, en sectores que han votado al PRO y se sienten desilusionados y que están requiriendo un cambio. Cambiemos era la consigna. No se nota ese cambio".

Por otra parte, tras la reunión que mantuvo con los ministros de Trabajo, Jorge Triaca; de Salud, Jorge Lemus; y de Producción, Francisco Cabrera; Schmid se quejó de que "el Gobierno tiene muchas voces que hacen mucho ruido" y agregó: "un funcionario dice una cosa y el otro dice otra y esto no contribuye para nada".

"A Triaca lo vi como un hombre dispuesto al diálogo, pero cerrado a las alternativas", definió el integrante del triunvirato de la CGT unificada.

Respecto al reclamo de la reapertura de paritarias, el dirigente gremial subrayó que "tiene que haber una política de compensación de acá a fin de año, porque la pauta salarial que el Gobierno dijo que iba a cerrar este año se fue al diablo".

Criticaron la presencia de exfuncionarios en la Marcha

Por otro lado, ambos dirigentes cuestionaron la presencia del exvicepresidente Amado Boudou y del exministro de Trabajo Carlos Tomada en la Marcha Federal y opinaron que "deberían tener vergüenza y no aparecer".

Al ser consultado en diálogo con radio Mitre sobre la concurrencia de Boudou y Tomada en el acto que se realizó ayer en Plaza de Mayo, Schmid puso de relieve que "en una manifestación de estas características, no se puede tener derecho de admisión".

No obstante, opinó que "tendrían que tener algún atisbo de vergüenza y, cuando hay situaciones de esas, la mejor contribución que pueden hacer es no aparecer".

A su turno, Micheli consideró que "se podrían haber quedado en la casa", pero diferenció a los exfuncionarios de los militantes al valorar "a todos aquellos que tengan pensamiento kirchnerista y están luchando y no han sido funcionarios del anterior gobierno".

"En realidad, el esfuerzo para esta marcha lo hizo la otra CTA (que lidera Hugo Yasky) que a nosotros nos invitó y fuimos parte convocante. Si hubiera sido por mí, no habrían estado ahí" los exintegrantes del Gobierno de Cristina Kirchner, aclaró Micheli.

Coment� la nota