Análisis: golpeado, en vez de recular Hugo Moyano va por todo

Análisis: golpeado, en vez de recular Hugo Moyano va por todo

El jefe camionero ya piensa en sus siguientes pasos en caso de que persistan sus problemas judiciales.

Hugo Moyano rompió en 2011 su alianza con el kirchnerismo en un acto en el estadio de Huracán. Aquel día disparó una frase que pareció fuerte: dijo que renunciaba a la mesa de conducción del Partido Justicialista porque era “una cáscara vacía, que está falto de peronismo y que el poder político maneja a su antojo”.

Mirá tambiénUna pelea pública entre sus jefes profundizó la división de la CGT

Visto a la distancia y comparado con lo que dijo ayer sobre el Gobierno de Mauricio Macri, su declaración de entonces suena naif.

“El objetivo del Gobierno es sacarle derechos al trabajador; pero yo creo que les queda poco tiempo. La gente está convencida de que este Gobierno está fracasando. Y como objetivo tiene la entrega del país”, ametralló ayer.

Aunque fue un férreo opositor a Cristina Kirchner y hasta armó en 2013 un partido para enfrentar al kirchnerismo en las urnas, el jefe camionero no jugó tan a fondo como lo está haciendo ahora contra Macri.

Otros tiempos. Hugo Moyano supo ser uno de los principales interlocutores sindicales de Mauricio Macri.

El sindicalista con más poder de la Argentina se siente “hostigado” por una serie de investigaciones por supuestos desvíos de fondos en el gremio, denuncias por lavado de dinero en Independiente y movimientos de fondos desde la empresa de correos OCA, que el jefe camionero considera casi como propia. Esas investigaciones salpican incluso a su familia.

Mirá tambiénPese a los reclamos, ratifican que la marcha será el jueves 22

En vez de recular y buscar la paz con Mauricio Macri, la reacción de Moyano parece a todo o nada. Va por todo. Entre íntimos, hizo circular su siguiente paso en caso de que persistan sus problemas judiciales: haría público algún supuesto negociado con la basura en la Ciudad.

Mirá tambiénHugo Moyano, sobre el Gobierno: "Les queda poco tiempo, están fracasando y no tienen respuesta"

Además de acusar públicamente al Gobierno de desatar las peores plagas sobre la Argentina, convoca a una marcha contra el Gobierno para el jueves 22 en la esquina de Belgrano y 9 de Julio. Fino tiempista, se está reservando la Plaza de Mayo para una eventual próxima protesta.

Sin interlocutores amigables en la Casa Rosada, busca el desplazamiento del ministro Jorge Triaca. En el Gobierno sospechan que el escándalo con la empleada doméstica fue fogoneado por el camionero.

La semana pasada el jefe camionero anudó una alianza con dos sindicalistas K, Hugo Yasky y Roberto Baradel.

En plena guerra, la Casa Rosada solo estaría dispuesta a solucionar la situación de OCA. Pero no por Moyano sino por lo que implicaría la caída de la empresa: tiene 7.000 empleados

Coment� la nota