Los colectiveros no quieren dejarse arrastrar por Moyano y definen en un plenario si se suman al paro

Fernández lo llamó para el martes. Comparten los reclamos pero les molesta el protagonismo del camionero.

La Unión Tranviaria Automotor (UTA) no confirmó si participará en el paro convocado por la CGT opositora para el jueves, una indefinición que tiene nervioso a Hugo Moyano.

Fuentes del gremio que conduce Roberto Fernández dijeron a LPO que el martes está convocado un plenario de secretarios generales para decidir si se pliegan a la medida de fuerza, que tiene como principales reclamos la suba del mínimo de ganancias, la pérdida de empleo y las deudas a las obras sociales. 

Como adelantó LPO en julio, el líder de la UTA no quedó conforme con la repercusión que tomó el paro del 10 de abril, cuando colectiveros y maquinistas fueron la clave para que cierren las persianas de todo el país.

“No hay que privilegiar cuestiones personales y ver qué discusiones políticas hay que dar”, dijo aquella vez el líder de la UTA a LPO. Su posición ya había frustrado el cronograma de paros rotativos que habían diseñado Moyano y Barrionuevo, que incluía una medida de fuerza de 36 horas antes del mundial.

En el gremio cuentan que a Fernández no le cayó nada bien el tono amenazante que adoptaron el camionero y el gastronómico. “Llegamos a la conclusión de que hubiera sido mejor parar por nuestra cuenta, porque en definitiva somos los que garantizamos la medida”, confió un miembro de la mesa chica de la UTA.

De veras fue la clave de la última medida de fuerza: además de dejar las calles vacías por falta de colectivos y subtes, detuvo los servicios de combis y micros que trasladan al personal a las fábricas. Sin ellos de paro, el transporte sufriría por la congestión de Capital y Buenos Aires, pero en el interior se sentiría mucho menos.

“Y la mayor parte de los secretarios generales son del interior y son ellos quienes pesarán en la decisión”, precisaron en la UTA. Hasta la AFA está esperando su decisión, para saber si conviene correr los partidos previstos para el jueves.

A diferencia de Omar Maturano, líder de los maquinistas, Fernández esquivó estas semanas todas las reuniones entre los gremios opositores que terminaron en la convocatoria del paro. No contestó el teléfono cuando le avisaron que anunciarían un acuerdo para parar, durante la reunión de la Federación Internacional del Transporte en Bulgaria.

El miércoles enviaron a un dirigente de segunda línea a la reunión que tuvieron en la escuela de la UATRE, liderada por el anfitrión Gerónimo Venegas, Moyano, Barrionuevo y Maturano. Iba a ir el secretario de prensa, Mario Calegari, pero a último momento no apareció.

Moyano se cansó de esperarlo y ratificó el paro. Fernández nunca restableció su relación con él tras la dura convivencia que tuvieron en los primeros años del camionero como líder cegetista.

La UTA, además, viene de cerrar una paritaria auspiciosa: logró 28%, dos sumas fijas de 1200 pesos y una suba de viáticos para los choferes de larga distancia, que habían quedado con sueldos más atrasados.

El resto de los gremios especulaban ayer que la demora de Fernández se debe al miedo de una represalia de la Nación, que paga los sueldos de los colectiveros vía subsidios.

“Es falso. Nosotros podemos parar el país y por lo tanto no nos pueden amenazar. Eso es lo que no entienden”, contestaron en la UTA.

Coment� la nota