Se extiende la conciliación obligatoria para el SOMU ante la falta de acuerdo

Se extiende la conciliación obligatoria para el SOMU ante la falta de acuerdo

Mientras el SIMAPE cerró paritarias con CEPA en un 35% sobre el básico, el Sindicato de los Obreros Marítimos Unidos pide un 10% hasta el 31 de marzo y el 35% desde esa base, replicándolo también en el adicional de bodega. Al no llegarse a un acuerdo con CAPECA, CAPIP y CAIPA, Trabajo extendió la conciliación por 10 días.

La semana pasada el SOMU declaró un paro de marineros en la flota congeladora de las cámaras CAPECA, CAIPA y CAPIP. Al día siguiente el Ministerio de Trabajo dictó una conciliación obligatoria que venció el lunes 15, cuando las partes volvieron a juntarse. Las discusiones sobre el aumento del básico y del adicional de bodega siguieron al día siguiente y ante la falta de acuerdo, finalmente las autoridades laborales decidieron extender por 10 días hábiles la conciliatoria obligatoria.

La patronal ofrece un 35% de aumento en el salario básico, lo mismo que firmó CEPA el martes con SIMAPE; pero el SOMU no está de acuerdo. El gremio pretende que se aplique un 10% al salario básico para compensar las pérdidas por inflación desde septiembre de 2018 al 31 de marzo de este año y a partir de esa cifra se aplique el 35% que ofrecen las cámaras. Además solicitan la aplicación del mismo esquema sobre el adicional de bodega, lo cual llevaría de 35 pesos a 52 por tonelada descargada en puerto por marinero.

Las negociaciones están paradas en ese punto y ante la falta de acuerdo, el Ministerio de Trabajo extendió la conciliación y citó a las partes para el 23 de julio. Si siguen sin ponerse de acuerdo, se prevé una última extensión de la conciliación obligatoria, llegando así hasta el 7 de agosto. “Nosotros no queremos que se estire tanto, esperamos poder ponernos de acuerdo antes; pero si para entonces ellos siguen cerrados en su postura, lamentablemente deberemos terminar en un paro”, señaló el secretario de Pesca del SOMU, Juan Navarro, a REVISTA PUERTO.

Tanto desde el sector empresario como del gremial acusan falta de margen de negociación. Desde el SOMU indican que cuando comenzaron las discusiones paritarias en marzo ellos pidieron un 40% para el básico; 70 pesos por tonelada por el adicional de bodega y que se llevara al 82% el porcentaje del dólar que se aplica sobre la producción. Desde el sector empresario consideran que esos valores no eran razonables.

Lograr parar la flota congeladora en el punto más fuerte de la temporada de langostino, por lo que se observó ayer, requerirá de la adhesión de otros gremios y el apoyo total de los afiliados. El martes todos los barcos se mantuvieron en alta mar hasta que se supo que la conciliación obligatoria se había extendido. A partir de ese momento los barcos comenzaron a llegar a puerto en masa, como pudo observarse en las imágenes satelitales.

Los marineros de las flotas de Moscuzza, Solimeno y Giorno que tienen convenio con el SIMAPE quedarán fuera de la discusión, dado que el gremio marplatense cerró el martes pasado un aumento del 35% para el salario básico. También de una mayor recomposición salarial, si es que el SOMU logra sus objetivos.

Coment� la nota