El Gobierno sospecha que Hugo Moyano se acercó a Sergio Massa y busca quitarle poder

El Gobierno sospecha que Hugo Moyano se acercó a Sergio Massa y busca quitarle poder

En la Rosada ven también la mano de Luis Barrionuevo en la ofensiva sindical contra el ministro Jorge Triaca. Apuntan a medidas que bajen el costo del transporte y erosionen a Camioneros. 

"Somos un animal nuevo en el zoológico. Y los que estuvieron siempre no saben qué somos. Nos miran y no entienden. No somos ni un león, ni un mono, ni ninguna especie conocida hasta el momento. Y eso les incomoda, porque no saben cómo vamos a reaccionar". Marcos Peña suele recurrir a esta metáfora, sobre la irrupción de Cambiemos en la política, para rebatir la incredulidad del interlocutor de turno cuando se le consulta por algún tema espinoso en el que el Gobierno se jacta de actuar diferente que sus antecesores. La supuesta no injerencia sobre los jueces suele ser uno de ellos.

En las últimas horas, la usó en la intimidad para referirse a la decisión de Hugo Moyano de convocar a una marcha para el 22 de febrero, justo cuando las causas en su contra por presunto enriquecimiento ilícito y lavado de dinero toman impulso. "Si cree que (por la marcha) nosotros vamos a interferir con la Justicia, se equivoca. No lo hicimos ni lo vamos a hacer", lanzó el jefe de Gabinete sobre la denuncia de "persecución" que realizó el dirigente gremial contra la gestión macrista.

Para Peña es simple: no hay animosidad contra Moyano, pero tampoco ninguna negociación de impunidad posible. Así como días atrás se ocupó de diferenciar a Moyano de quienes realizan "amenazas berretas y mafiosas" y se mostró dispuesto "a trabajar" con el camionero en "una mesa de trabajo para que los sectores que él representa estén mejor", el ministro coordinador ya dejó en claro puertas adentro de Cambiemos que ese eventual diálogo no va a redundar en una señal del Gobierno a la Justicia para desactivar las causas que se acumularon en las últimas semanas.

Y lo tienen claro hasta el vicejefe de Gobierno porteño Diego Santilli; y el presidente de Boca Daniel Angelici, otrora operador judicial M; los dos con diálogo más fluido con el camionero.

En ese sentido, la situación del ex titular de la CGT Azopardo es por demás delicada: entre otras causas, es investigado por presunto enriquecimiento ilícito y lavado de dinero, y por fraude contra el club Independiente del que es presidente. Y la Justicia también analiza operaciones millonarias que realizaron empresas de su familia con el sindicato de Camioneros, que alertaron -como contó Clarín semanas atrás- a la Unidad de Información Financiera.

Encima, desde Davos, lejos de ser contemplativo, el contraataque de Mauricio Macri a Moyano ("Si tengo que ir preso, pónganme al lado de la celda del padre de Macri", había desafiado) fue duro: dijo a los suyos que, en lugar de amenazar, el líder camionero tiene que responder en los tribunales. Y subió la apuesta: le encomendó "bajar los costos de logística".

Una señal de la discusión que propondrá el Gobierno, tras autorizar la circulación en rutas de todo el país de los "bitrenes", camiones con doble acoplado que permiten ahorrar hasta un 20% de logística. Es que el Ministerio de Trabajo quiere que el gremio acepte el pedido de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) de bajar a la mitad el adicional por antigüedad (actualmente es del 1%); y que también se discutan otros puntos que, entienden, podrían ayudar a reducir los costos: por ejemplo, cambios en la jornada laboral y, por otra parte, los casos en los que es necesario que el chofer vaya acompañado (ya sea por un relevo o por un peón).

Como sea, en el Gobierno van un poco más allá de la marcha y dicen que no fue casualidad que la denuncia de Sandra Heredia por maltrato verbal y trabajo en negro contra el ministro de Trabajo Jorge Triaca se diera casi en simultáneo con el avance de las causas contra Moyano. Pero, además del líder camionero, vinculan al tema a Luis Barrionuevo. "Fue después que Jorge saliera a cruzarlo", recuerdan. En efecto, Triaca fue una de las espadas oficiales que replicó al gastronómico por su "desafortunada frase" en la que advirtió que "(Fernando) De la Rúa y (Raúl) Alfonsín atacaron a los sindicatos y no terminaron su mandato". La escalada del escándalo que lo tuvo como protagonista, insisten en Balcarce 50, fue agitada por ambos dirigentes. "Jorge se equivocó, pero pidió disculpas y ya fuimos claros en que va a seguir", dan por saldado el debate cerca de Peña.

También hay quienes asocian a Sergio Massa detrás de la mediatización del caso Triaca. "Los rumores de que se va, salen de ahí", no dudan. Y apuntan específicamente a su lugarteniente Graciela Camaño, esposa de Barrionuevo. Desde Tigre, señalan que el líder del Frente Renovador está en contacto "sólo una vez por día porque está de viaje de trabajo en centroamérica" y replican las acusaciones: "¿La culpa de que Triaca use al SOMU, tenga en negro a una empleada y putee a sus empleados es nuestra? Si fuera digno, debería renunciar".

Coment� la nota