Pararán el martes docentes, auxiliares, médicos, judiciales y estatales bonaerenses

Pararán el martes docentes, auxiliares, médicos, judiciales y estatales bonaerenses

Los sindicatos reclaman la apertura de las negociaciones salariales. La medida de fuerza de los médicos se extenderá por 48 horas.

Los docentes, auxiliares de la enseñanza, médicos, empleados judiciales y estatales de ATE cumplirán el próximo martes un paro de 24 horas en la provincia de Buenos Aires para reclamar por la apertura de las negociaciones salariales.

Los maestros de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), juntos con el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba), el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (SADOP) y la Unión Docentes Argentinos se sumaron a la huelga convocada por la comisión directiva de Docentes Argentinos Confederados (DAC).

La medida de fuerza coincidirá con la de los estatales de ATE, que nuclea a una franja importante de auxiliares, de manera que en territorio bonaerense la dirigencia sindical prevé una jornada de “aulas vacías”.

“Si no hay una inmediata reapertura de las negociaciones salariales, los docentes estamos condenados a llegar hasta abril del 2017 con el mismo salario que percibimos hoy”, subrayó la presidenta de la Federación de Educadores Bonaerenses (Feb), Mirta Petrocini.

La titular de la federación de educadores aseveró que “este mes (por septiembre) la inflación ya superó el incremento salarial que habíamos conseguido para todo el 2016 (34,6%), mientras se proyecta que la misma superará el 40% para finales del corriente año”.

La Comisión Directiva de Docentes Argentinos Confederados (DAC) remarcó que el reclamo tiene que ver “con la sanción una ley de paritaria nacional y se reabran las negociaciones salariales debido al “deterioro del poder adquisitivo del sueldo docente”.

Además, los docentes, que rechazan la modalidad de la Evaluación Nacional Aprender 2016, aseguraron que “la propuesta (del gobierno) lejos está de ese concepto; no se ha planteado ningún tipo de espacio de participación ni de aporte de los docentes, que mucho tenemos para decir desde nuestros propios saberes y experiencias”.

Desde Sadop destacaron la necesidad de una recomposición salarial y alertaron sobre un “proyecto de armonización en materia previsional propuesto por el gobierno, lo cual implicaría un cambio que vulnera los requisitos jubilatorios para los trabajadores de la educación particularmente”.

En tanto, los médicos de los hospitales públicos bonaerenses definieron un paro de 48 horas, antes de la nueva reunión de paritarias con el gobierno que se realizará el miércoles.

La medida de fuerza fue decidida ayer en un congreso de la CICOP, el gremio que nuclea a los profesionales de los hospitales, que resolvió agregar al paro de 24 horas del martes otro paro de igual tenor para el día siguiente, cuando deban reunirse con representantes del gobierno.

“Hubo ya dos reuniones paritarias en el segundo semestre, en la primera el gobierno de Vidal ofreció subir 700 pesos a los ingresantes, que ganan hoy 15.000 pesos, y en la segunda reunión paritaria, subieron esa cifra en 158 pesos”, declaró Fernando Corsiglia, presidente del gremio.

“Con los actuales 15.000 pesos los trabajadores no alcanzan a cubrir la canasta básica de Indec fijada en 20.000 pesos”, agregó.

Sostuvo que “esta política está vaciando de trabajadores el sistema público de salud, porque sumado a los magros sueldos, la violencia, la falta de insumos, las malas condiciones edilicias, los médicos y profesionales migran a las instituciones privadas”.

Y remarcó que “el hospital público atiende al sector más vulnerable de la sociedad pero también a cualquier ciudadano que tenga un accidente en una autopista, ruta, avenida o simplemente caminando por la calle”.

“No todos saben que por más que tengan la mejor prepaga el primer lugar de atención y donde les salvan la vida es en los hospitales públicos, porque son el lugar del primer traslado ante un imprevisto de salud, ante una atención médica no programada”, subrayó Corsiglia.

Comentá la nota