Más pasajeros y menos coches

Más pasajeros y menos coches
En conferencia de prensa, la Asociación Gremial denunció que aumentaron las estaciones y redujeron la cantidad de vagones. También que los coches existentes están deteriorados. Que no hay inversión y que en dos años ya murieron cuatro trabajadores.

La Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp) denunció que la empresa Metrovías y Sbase (Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado) los culpa “de los graves siniestros y dificultades en el servicio para eludir sus responsabilidades”. “Se trata de una campaña difamatoria que estigmatiza a los trabajadores por los graves problemas que hay en los subtes, que son en realidad por falta de inversión, mantenimiento e interés en ofrecer un servicio apropiado a los pasajeros”, aseguró el secretario general de Agtsyp, Roberto Pianelli, en conferencia de prensa.

Pianelli detalló que, en los últimos dos años, murieron cuatro trabajadores mientras cumplían con sus tareas y que cuatro accidentes dejaron a trabajadores con secuelas. Para el líder sindical, se trata de “siniestros” y no de “accidentes”, porque “los problemas del subte se podrían evitar si Metrovías respetara las normas de seguridad y Sbase controlara a la empresa, que es su obligación”. Las cuatro muertes se produjeron por descargas eléctricas de alto voltaje, con excepción de la última, que ocurrió cuando una formación arrolló a un trabajador que relizaba tareas de limpieza, el último 28 de septiembre. “Sergio Reyes no había contado con la capacitación apropiada para su función. Tenía 40 años y cuatro hijos y éste era su primer empleo en blanco”, detalló Pianelli.

El metrodelegado Claudio Dellecarbonara, representante de la Línea B, que la semana pasada funcionó con inconvenientes y en la que pasajeros furiosos destrozaron boleterías y agredieron verbalmente a trabajadores del subte, denunció que “la empresa y Sbase buscan responsabilizar a los trabajadores en vez de hacerse cargo de su obligación, que es ofrecer un buen servicio”. “Les pedimos a los pasajeros que no hagan caso de esta campaña contra los trabajadores que esconde en realidad el verdadero problema de los subtes: falta de inversión y mantenimiento”, dijo Dellecarbonara.

Pianelli detalló que el 90 por ciento de los problemas de funcionamiento del subte (siniestros, desperfectos y demoras) ocurre por falta de trenes, que debieron agregar cuando habilitaron más estaciones. De acuerdo con la Agtsyp, cada una de las cuatro nuevas estaciones puestas en funcionamiento (dos en la Línea B y dos en la A) sumó 40 mil pasajeros transportados; sin embargo, la Línea B tiene la misma cantidad de coches y en la A hay 15 trenes cuando debería haber 26. En 2000, la Línea A tenía 14 trenes; hoy con cuatro estaciones más debería tener 26 trenes y hay entre 15 y 17 trenes en las horas pico (nueve de origen chino y el resto marca Fiat –que eran viejos ya cuando funcionaban para la Línea D–), aseguraron los trabajadores. En tanto, la Línea B conserva la misma cantidad de formaciones que en 2000, un total de 18 trenes, “pero como se rompen, ya que fueron comprados en desuso, el viernes por ejemplo anduvieron 15”.

Los trabajadores también criticaron “la compra escandalosa de los trenes a Madrid”, que en España “sólo les servía para probar explosivos”. “A nosotros nos costó mucho poner en condiciones (esos trenes), es sólo un ejemplo de la falta de interés de este gobierno en hacer del subte un servicio de calidad”, agregó Pianelli.

En la conferencia de prensa, que acompañaron Hugo Yasky –secretario general de CTA– y Eduardo López, titular de UTE-Ctera, los representantes de Agtsyp también criticaron duramente la encuesta realizada por Sbase hace una semana entre pasajeros del subte. “Dirige las preguntas a endilgarles la responsabilidad de los problemas a los trabajadores”, evaluaron, y advirtieron que estudian denunciar el estudio ante la OIT. La encuesta también fue cuestionada por la carrera de Sociología de la Universidad de Buenos Aires por “tendenciosa y metodológicamente inválida”.

Coment� la nota