Petrocini pide la cláusula gatillo y remarca: “Siempre hemos presentado lucha”

Petrocini pide la cláusula gatillo y remarca: “Siempre hemos presentado lucha”

La titular de la FEB advirtió que “los acuerdos se deben cumplir” y que pelearán por la actualización automática. Pese a matices entre gremialistas, no duda de la unidad del Frente Gremial.

Por KEVIN CAVO.

De cara a la negociación paritaria docente que se abrirá el próximo lunes con el gobierno de Axel Kicillof, la titular de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), Mirta Petrocini, sostuvo que las demandas estructurales del sector no se modifican con los cambios de gestión: “La lucha docente es de años, intensa, tensa, conflictiva. No la sesguemos por distintos gobiernos. En la FEB siempre hemos presentado lucha”, dejó en claro la dirigente sindical en diálogo con Letra P, para recordar tanto los 17 días de paro en 2014 al gobierno de Daniel Scioli como el intento de “reemplazar a docentes con un voluntariado” de María Eugenia Vidal.

Desde ese plano, destacó “la valoración a los docentes” emanada por el nuevo gobierno, pero también le advirtió al Ejecutivo que “los salarios y los acuerdos se deben cumplir”, en alusión al reclamo gremial centrado en el “pago inmediato” del remanente 2019 más un proporcional de aguinaldo que la administración bonaerense postergó para marzo.

En este contexto, detalló que en la paritaria venidera se buscará “un incremento en el salario real” representado en una mejora del básico que recupere la pérdida del poder adquisitivo de los últimos años –y que además alcanza a los jubilados. También, remarcó que, “indudablemente”, irán por la persistencia de la cláusula gatillo que actualiza automáticamente los salarios a la inflación.

Su postura denota un matiz diferente respecto de lo expresado por sus pares Roberto Baradel (Suteba) y Miguel Ángel Díaz (Udocba). El primero dijo que “no fue agradable” la decisión del Gobierno de postergar el pago del remanente y repitió los argumentos del Estado al analizar la postura. En tanto, Díaz avisó que “no está pensando en medidas de fuerza” por el mencionado retraso. Y dejó clara su posición: “Mi posición personal es de apoyo a este gobierno”.

No es un dato menor esto último si se tiene en cuenta que en el gobierno bonaerense no ven con buenos ojos la continuidad de esta herramienta: “Eso indexaría la economía. Ajustaría la economía al índice de precios”, explicaron a este medio fuentes del Ministerio de Trabajo que conduce Mara Ruiz Malec, y afirman que están buscando “alternativas que permitan hacer crecer los salarios reales”. Esto va en línea con el mensaje reciente del presidente Alberto Fernández, quien sostuvo que “la cláusula gatillo es un mecanismo de indexación” y que “indexar la economía nos va a llevar al peor de los mundos”.

No obstante, Petrocini ponderó este mecanismo: “La cláusula gatillo fue el instrumento que no fue concesión del gobierno anterior, fue por una intensa y extensa lucha que dieron los docentes bonaerenses. Aun soportando descuentos, sumarios, cesantías, persecuciones, se dio esa lucha y es lo que determinó la aplicación de la cláusula gatillo”. Y ahondó: “Si bien siempre vamos atrasados en cuanto a la percepción porque, cuando termina el trimestre, el indicador se conoce el día 15 y los salarios ya se liquidaron, nos permite ir equiparando, aunque sea a un mes de destiempo. Ahora alcanzamos la inflación 2019, atrasados, pero nos permite ir equiparando”.

Sobre el hecho de que no haya una propuesta concreta en el primer encuentro paritario, Petrocini descomprimió: “Seguramente habrá varias reuniones, nunca son lineales ni con un resultado en una o dos reuniones. Son complejas nuestras paritarias”. Por otro lado, al plantear la necesidad de un incremento salarial, subrayó que existen sueldos docentes con antigüedad significativa “debajo de la canasta básica total”.

Y marcó con vistas a lo que viene: “Cifras que no constituyan el salario real conformado nunca las aceptamos. En la otra gestión hubo tanto conflicto porque nos tiraban sumas que al mes siguiente no sabías si las recibías, todo era adelantos que no consolidaban salario, al mes siguiente no sabías si te iban a adelantar 1.000, 1.500 o más. Hubo meses en los que podíamos ver nuestro recibo de sueldo hasta con cinco o seis cifras distintas, por lo tanto no sabías lo que ibas a cobrar”.

LA MURALLA. Consultada acerca de la visión de los primeros dos meses del gobierno de Kicillof, la titular de FEB observó: “Las señales son la valoración que se le hace a la educación pública como instrumento de crecimiento, esa puesta en valor, ese ‘no caímos en la educación pública’, sino que la educación pública levanta y todos pueden acceder a la educación”.

Más allá de esto, Petrocini advirtió un denominador común, transversal a todas las administraciones, en la previa a cada negociación salarial: “En todo gobierno, cuando comenzamos a discutir paritarias, siempre hay una muralla, un paredón, que es la imposibilidad presupuestaria, que es la deuda, etcétera”.

Y recordó: “Hemos tenido experiencias con otros gobiernos: es la deuda, la herencia recibida, es la disonancia que había entre un gobernador y un presidente o presidenta. Acá lo que tiene que quedar claro es que, eternamente, cuando hay problemas de esta índole, la pagamos siempre los mismos. Hay que recordar todo: cuando fuimos hostigados, perseguidos, docentes cesanteados, sumariados, cuando se trató de reemplazar a docentes con un voluntariado. No sesguemos la lucha docente”.

En ese sentido, no duda que el Frente que la FEB comparte con AMET, SADOP, SUTEBA y UDOCBA permanezca compacto en los reclamos centrales: “El Frente Gremial está constituido por cinco sindicatos, todos absolutamente con su idiosincrasia, génesis, impronta distintas. Ahora, cuando salimos a pelear por la escuela pública y los docentes está la unidad”, enfatizó.

Comentá la nota