Protestas por despidos y por la emergencia

Protestas por despidos y por la emergencia

Encabezados por ATE, los gremios de la CTA Autónoma harán paro el próximo jueves y se movilizarán a la Plaza de Mayo. Las organizaciones sociales adherirán, pero antes realizarán mil ollas populares por la emergencia alimentaria.

Una semana antes de la movilización convocada por Camioneros y respaldada por varios otros gremios de la CGT y de otras centrales obreras, la CTA autónoma y las organizaciones sociales y de trabajadores informales colmarán las calles de la ciudad de Buenos Aires y del resto del país con movilizaciones de protesta por despidos en el Estado, la declaración de la emergencia alimentaria y el establecimiento de canales de diálogo. “El Gobierno debe discutir con los trabajadores un plan económico viable porque este que está aplicando nos está llevando al abismo social, económico y político”, consideró el secretario general de ATE nacional, Hugo “Cachorro” Godoy, que irá al paro el próximo jueves junto a los gremios que integran la rama de la central obrera conducida por Pablo Micheli, además de movilizar hasta el Cabildo. Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular acompañarán esa manifestación, pero comenzarán la jornada con mil ollas populares para sostener “las demandas de todos los cooperativistas y trabajadores de la economía popular”.     

La conducción nacional de la Asociación de Trabajadores del Estado fue la primera en anunciar una medida de protesta para este jueves a la que terminó adhiriendo la totalidad de las agrupaciones gremiales nucleadas en la CTA autónoma. Los trabajadores de azucareros del noreste argentino fueron los últimos en sumarse a la huelga y la protesta que busca “frenar los despidos en el Estado, los cierres de organismos públicos y los lockout patronales que buscan destruir organizaciones sindicales, como está sucediendo en los ingenios de San Isidro y El Tacabal”, explicó a este diario Godoy. 

El paro y la movilización expresará, además, “una vez más el rechazo a la reforma laboral y el reclamo de la derogación de la reforma previsional”, puntualizó. Habrá marchas en todo el país, con un núcleo fuerte en la zona metropolitana de Buenos Aires. En Avenida de Mayo y 9 de Julio confluirán, desde el mediodía, columnas que llegarán desde el Hospital Posadas, desde el INTI, desde Avellaneda, con los trabajadores municipales y provinciales que “están sufriendo despidos por parte del Gobierno de (María Eugenia) Vidal”; y desde Puente 12, en la Matanza, que traerá a los trabajadores del Senasa, entre otros. Desde el punto en común avanzarán hasta el Cabildo. “Tenemos que seguir aunando conflictos, respaldando luchas y generando las condiciones para que el gobierno nacional se siente a discutir con los trabajadores un plan económico viable, porque con este nos están llevando  a un abismo social, económico y político”, opinó Godoy. 

Con esa medida coincidirá la protesta de los movimientos sociales aunados en la CTEP, la CCC y Barrios de Pie que instalarán mil ollas populares en todo el país. “Al paro y movilización de ATE a Plaza de Mayo, a la que vamos a acompañar, le sumaremos una jornada nacional de lucha de los movimientos sociales que eleven los reclamos del sector. Todos los trabajadores, estatales e informales, sufrimos el ajuste de este gobierno”, apuntó Daniel Menéndez, referente de Barrios de Pie. 

Reclamarán por la sanción de una ley de emergencia alimentaria ya que “los precios de la canasta básica de alimentos no paran de aumentar, lo que provoca un incremento de la malnutrición en los barrios humildes” y la “apertura de diálogo” con las agrupaciones, establecido en la ley de Emergencia social. “No hay voluntad de diálogo de parte del Gobierno. La ley plantea canales como el Consejo de la Economía Popular, que no pusieron en marcha. No nos han recibido aún, pero insistiremos”, remarcó Menéndez.  

Las organizaciones reclamarán al gobierno nacional que se empiece a implementar el tramo 2018 de la ley de Emergencia Social y que el 25 por ciento del presupuesto de la obra pública de la provincia de Buenos Aires se destine a las cooperativas. “A la gobernadora Vidal le vamos a reclamar que con el presupuesto que recibió producto de la aplicación de la reforma previsional, genere trabajo genuino a las cooperativas en obras de infraestructura para los barrios”, añadió el referente, porque “ese dinero tiene que volver a sus damnificados, los sectores más humildes y jubilados”. 

Comentá la nota