UOCRA: una historia de cal, cemento y balas

UOCRA: una historia de cal, cemento y balas

El gremio de la construcción, de la mano de “El Pata” Medina, fue noticia durante varios días. La amenaza de prender fuego la Provincia sonó fuerte, pero, en comparación con el pasado cercano, no resulta demasiado. Enfrentamientos, sangre y muerte; así se mueve la UOCRA en Buenos Aires.

La Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) es liderada a nivel nacional por Gerardo Martínez desde el año 1990. Y a la vez la integran cincuenta y seis seccionales en todo el país, de las cuales veintidós se encuentran en la provincia de Buenos Aires. De éstas, unas once están en el Conurbano, el siempre violento Conurbano bonaerense.

Pero los primeros párrafos, sin duda, se los merece la seccional La Plata, recientemente intervenida por la UOCRA nacional y puesta en manos de Carlos Vergara, luego de la conocida detención del histórico Juan Pablo “Pata” Medina y casi toda su familia, a quienes se investiga, en principio, por extorsión, lavado de dinero y asociación ilícita.

Antes de la detención, atrincherado en la sede que el gremio tiene en la avenida 44 de la capital provincial, desde el balcón del edificio, Medina amenazaba con que sus hombres iban a “prender fuego” la Provincia, en caso de que lo llevaran a la cárcel. Por suerte, eso no sucedió; el propio Medina, antes de irse del lugar, ante la inminente llegada de Gendarmería, solicitó a su gente que se fuera.

De todos modos, el miedo se apoderó de la sociedad platense y, sobre todo, de los vecinos de la cuadra; pues las bombas molotov listas para usar y los antecedentes del sindicalista y su “patota” no hacían pensar en otra cosa que un posible reguero de pólvora y sangre. Aquel tiroteo del 17 de octubre de 2006 con gremialistas de Camioneros en las puertas de la Quinta de San Vicente no resulta fácil de olvidar.

Hay más, mucho más. Por ejemplo: en abril de 2008, un grupo de muchachos de la UOCRA se cruzó fuerte con gente de la municipalidad de Ensenada por el encuadramiento gremial de trabajadores de una cooperativa que realizaba tareas hidráulicas en ese distrito. Según se informó en los medios en ese entonces, los hombres de “El Pata” tomaron parte de la Refinería de YPF. La trifulca tuvo un saldo de 15 heridos.

Lo más nuevo es el enfrentamiento a balazos sucedido en la estación Pereyra del ferrocarril Roca entre integrantes de las seccionales Quilmes y La Plata. Estaba 

en juego quién tomaba las obras. El hecho llevó a la fiscal federal Silvia Cavallo a denunciar por “extorsión” a Medina y solicitar al juez federal Luis Armella las pertinentes medidas de prueba, que luego desembocarían en las ya mencionadas detenciones.

Por supuesto, los muchachos de la UOCRA de Quilmes, liderados por el concejal massista de Florencio Varela Juan “Lagarto” Olmedo, no son ningunos bebés de pecho. A fines del año pasado, por ejemplo, en medio de la sesión del Concejo, una supuesta patota del gremio atacó a patadas y trompadas al edil del FpV Juan Daffunchio, luego de que éste propuso declarar ciudadana ilustre a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La historia es larga e incluye un sanguinario episodio ocurrido en abril de 2012, que tuvo como protagonistas a dos hombres vinculados con la seccional Lomas de Zamora, quienes balearon a delegados varelenses y quilmeños. El resultado: once personas fueron heridas y una de ellas quedó parapléjica. Sucedió en un festejo por el Día del Obrero de la Construcción.

El nombre de uno de los dos detenidos por el hecho es Walter “Lobo” Leguizamón, por entonces número dos de los delegados de la UOCRA de Lomas de Zamora, que perteneciera a la seccional Varela. De hecho, su cuñado era Daniel Figueredo -propietario de la casa que recibió los tiros-, quien, ante la prensa, decía: “Leguizamón me había amenazado en febrero, y ahora cumplió su amenaza”. 

Pasaron los años y el hombre volvió a ser noticia. Fue hace apenas unos meses, luego de que apareció un cadáver flotando en la laguna de Chascomús. “Una de las hipótesis que estamos trabajando es un problema sindical que hubo en Lomas de Zamora hace un tiempo”, decía, tras el hallazgo, el comisario Marcelo Amadeo. La referencia era para Leguizamón. Pero estaba errada: “El Lobo” sigue prófugo. El muerto era otro.

¿Por qué prófugo? Está acusado de haber participado en el asesinato del joven obrero Darío Adolfo Avalos, ocurrido en 2012, cuando, junto a otros compañeros, estaba en la puerta de un obrador en Lomas, reclamando por un puesto de trabajo. La Justicia había comprobado la participación directa de Leguizamón en el plan criminal que terminó con la vida de Avalos y dejó importantes heridas en otros manifestantes.

“En dos juicios anteriores se había mandado a la prisión a miembros de la patota, 

y en el segundo juicio fue condenado Héctor Cabrera, secretario adjunto de UOCRA Lomas de Zamora, de quien se comprobó que había sido parte del plan criminal, que involucraba también a Leguizamón”, explicaba tiempo atrás, consternada, Claudia Ferrero, abogada de la familia Avalos, todavía creyendo que el muerto lagunero era Leguizamón.

Actualmente, y desde hace tres años y medio (intervino tras la muerte de Avalos), el uno de la seccional Lomas es Oscar Rizzo, quien también tuvo su aparición mediática, y no justamente por una buena noticia. “Cuatro personas resultaron heridas hoy durante un enfrentamiento a golpes entre dos facciones de la Unión Obrera de la Construcción en Lomas de Zamora”, informó el portal TN en septiembre de 2014.

Héctor Cabrera, quien antes había estado a cargo del gremio local, denunció que fue con su gente a realizar una manifestación frente a la oficina y fue “recibido con piedras y fierros”. “Nos rompen una camioneta, nos lastiman cuatro personas, después viene la Policía y rompieron el patrullero”, contó Cabrera; y agregó: “Pedimos que Rizzo nos atienda. Vino a manejar la seccional; él no es de Lomas de Zamora, es de Moreno”.

También se vivió una situación teñida de escándalo en la UOCRA de Avellaneda, que involucró a dos compañeros del gremio que, a la vez, eran concejales. Sucedió en julio de 2014, en la previa a una sesión del deliberativo. Sin vueltas, la ahora ex-edil del FpV Verónica Juárez denunció que su excompañero de bancada y de sindicato, Héctor Villagra (sigue al frente de la UOCRA y es vice primero del HCD), la manoseó. 

“Cuando iba subiendo las escaleras sentí que alguien me empujó y me tocó la cola. Me di vuelta y lo vi a Villagra, a quien le grité y le tiré el mate. Luego él casi me pega de refilón, y vino todo el mundo”, relató Juárez a medios locales. Y aseguró que, tras haberle tirado el mate, Villagra le dijo: “Sos boleta”.

Pasado el incidente, el acusado brindó una conferencia de prensa y responsabilizó al esposo de la concejal. “Siendo las 12.45 subía a conversar con el presidente del bloque oficialista, Degli Innocenti, y, lamentablemente, delante de mí, en la escalera, subía la concejal Juárez, que se encontraba a unos cinco escalones cuando se dio vuelta y me tiró con el mate”, comentó Villagra, quien aseguró que Fabián Quintana, marido y asesor legislativo de Juárez, le dio una trompada y le dejó un ojo morado.

La interna entre los dos constructores no es nueva. Juárez le imputa a Villagra la autoría de su expulsión de la UOCRA Lanús-Avellaneda cinco meses atrás. “No puedo entrar a mi lugar de trabajo y se me niega el recibo de sueldo. El me sacó de la UOCRA con su patota, por eso le hice una denuncia penal por lesiones y amenazas”, advertía la exparlamentaria.

Violencia y más violencia. Sin dudas, algo tiene que ver la “mafia sindical”, que desde Nación pretenden eliminar de raíz. Ahora, siempre en lo que a la UOCRA respecta, más allá de la reciente renuncia de toda la cúpula, las miradas apuntan a la seccional Bahía Blanca, donde -según la gobernadora Vidal- “hoy tenemos cuatro rutas en obras que están paradas porque se exige que se contrate a determinadas empresas de catering, de transporte y de otros servicios por parte del gremio”.

El desenlace de la novela bahiense -estiman en calle 6- puede ser similar al de la seccional platense. El fiscal Gustavo Zorzano, a cargo de la UFI N° 10 de Delitos Complejos, trabaja intensamente en busca de la puntada final. Los gremialistas del resto del país, y en particular del GBA, siguen el tema con suma atención y, seguramente, más cuidado y prolijidad de lo habitual. Hay sensación de cambio. 

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN, VIDAL Y LO QUE VIENE EN “LA LUCHA”

El nombre de Juan Pablo Medina recorre los medios de todo el país. Las causas judiciales anteriores, las actuales, la cantidad de propiedades, la mala relación con Gerardo Martínez (secretario general de la UOCRA nacional) y los también complicados integrantes de su familia pasan por la tele y la radio durante largas horas del día.

Por supuesto, la dirigencia política se prende del caso y, en lo posible, lo utiliza para la campaña. La gran mayoría de los candidatos, sobre todo de Cambiemos, tienen algo para decir sobre el ex uno de la UOCRA platense y las mafias sindicales; con Vidal, la candidata que no es candidata, a la cabeza.

Pero la mandataria fue más allá del “Pata” y extendió los cuestionamientos a la seccional Bahía Blanca, más precisamente a su segundo, José Burgos, quien sería el responsable de que haya “cuatro rutas con obras que están paradas porque se exige que se contraten determinadas empresas de catering, de transporte y otros servicios por parte del gremio”, afirmó Vidal.

Y agregó que “un sindicato no le puede contratar a una empresa determinados proveedores, porque entonces tiene que pensar que no está pensando en lo mejor para los trabajadores, sino en un negocio propio; esto ya ha sido denunciado en el ministerio de Trabajo, y se va a intervenir”.

La dirigente con mejor imagen positiva dice estar dispuesta a ir por todas las mafias, incluidas las sindicales. Ahora les tocó el turno a los muchachos de la construcción. Con Medina tras las rejas, el apuntado, principalmente por la Justicia, es Burgos. Probablemente (o no), termine igual que el platense. Por las dudas, junto al resto de la Comisión, acaba de presentar la renuncia.

AZUL: CERCANO A TODOS LOS GOBIERNOS, CON PERFIL BAJO

Fue uno de los tantos sindicalistas que pasaron por la UOCRA Zárate en los últimos años, y también estuvo en Bahía Blanca, allá por 2005; pero siempre siendo el uno en Azul. Mantuvo una buena relación con el exintendente José Inza (FpV) y mantiene buen vínculo con el actual alcalde, Hernán Bertellys (Cambiemos). En tanto, con el anterior alcalde, Omar Duclós, casi no hubo relación; ni buena, ni mala. Por otra parte, tiene excelente llegada a Nación. “Estamos cumpliendo el compromiso del presidente Mauricio Macri y nuestra Gobernadora, María Eugenia Vidal, con los azuleños; firmamos un convenio para reactivar 298 viviendas del barrio UOCRA”, dijo un año atrás el viceministro del Interior, Sebastián García de Luca, de-jando en claro el vínculo con Blando. El barrio en cuestión se había paralizado durante la era kirchnerista.

CAMPANA: UN SECRETARIO GENERA QUE, ADEMAS, ES CANDIDATO A SENADOR DE CFK

En las elecciones del año pasado resultó nuevamente reelegido al frente del gremio. ¿Apolítico? Para nada. El hombre ocupa el quinto lugar de la lista de senadores de Unidad Ciudadana por la Segunda sección. En octubre de 2016, preocupado por el futuro de los trabajadores del sector, encabezó una marcha a la Municipalidad integrada por 400 personas. Los dos motivos principales fueron la ampliación de la Unidad Penal Nº 21 y la construcción de la segunda central termoeléctrica; por entonces, obras frenadas. Vale recordar que en el año 2007, con la firma del Frente por la Dignidad, se pegaron afiches en la ciudad, a través de los cuales se advertía a la sociedad, en especial a los obreros, que el “tirano y opresor” Oscar Villarreal quería ser concejal. “¿Saben lo corrupto y coimero que es el dictador gremial de la UOCRA Campana?”, se preguntaba la pancarta, y hacía referencia a “22 años de corrupción”. En ese momento salió a cruzar al ya mencionado afiche. “Yo no soy candidato a nada; por respeto a la gente que represento no voy a ser candidato a nada mientras sea secretario”, decía el todavía secretario y hoy postulante a senador.

JUNIN: PERONISTA, CRITICO DE VIDAL Y CON UN HIJO QUE BUSCA POSICIONARSE

De entrada, el titular de la UOCRA Junín y secretario general de la CGT Regional, Eduardo Diotti, se mostró picante con Cambiemos. “Ahora se dan cuenta que la obra está mal en algunos ítems, llevan siete meses de gobierno”, se indignaba hace un año el hombre, ante el freno en la obra de la nueva terminal de ómnibus. “Esto es una vergüenza; no hay rumbo en el país y en la ciudad, se pierden puestos de empleo permanentemente”, denunciaba. Claro, Diotti había jugado fuerte en 2015 en favor del kirchnerista Santiago Aguiar, que cayó en las PASO ante Gustavo Traverso. Vale aclarar que Diotti es el padre de Nazareno Diotti, hoy candidato a primer concejal por el espacio vecinalista K “Por un Nuevo Junín”, que pasó raspando las primarias, con el 1,6 por ciento. Antes, el joven Diotti había sido titular de la Anses local, además de vicepresidente del PJ.

ZARATE: INTERVENCION, UNA PALABRA CONOCIDA EN LA FILIAL LOCAL

El desbarajuste en la UOCRA de Zárate empezó en noviembre de 2012, cuando desde la central nacional se decidió la expulsión del sampedrino Ariel Ansaloni; determinación relacionada “a una serie de hechos y actos violatorios de las disposiciones del Estatuto Social del gremio”, se informó en su momento. En adelante se dispuso la intervención, y los nombres que pasaron fueron varios: primero, Jorge Blando, de la seccional Azul; y luego, Carlos Romero y Mario Almirón, de San Nicolás. “Ninguna de las intervenciones es considerada buena, ni mucho menos”, afirma a este medio una fuente del municipio que lidera Osvaldo Cáffaro. Después será el turno de Julio González, el actual titular, reelegido en diciembre de 2016. En la previa a los comicios, el hombre no la tuvo nada facil, pues las tan vehementes protestas realizadas en torno al conflicto por los despidos en Atucha no cayeron nada bien en la cúpula nacional, y la palabra “intervención” se escuchó bastante en el distrito de la Segunda sección.

LA MATANZA: UN RANDAZZISTA QUE CONOCE SOBRE EL CASO MEDINA, POR EXPERIENCIA

Sin lugar en Unidad Ciudadana, el titular de la UOCRA matancera se abrazó a la lista de Randazzo y es el primer candidato a concejal por el Frente Justicialista. Su nombre es Heraldo Cayuqueo, y en 2015 fue a las PASO para intendente del FpV, cayendo fácil contra la lista de Verónica Magario. “Tenemos dos mil viviendas paradas hace un montón de años; hay dos hospitales que le faltan seis meses de obra y no los terminaron. Falta un Estado que tome decisiones y que trate los temas de fondo”, dijo en campaña, meses atrás, el postulante randazzista. Y agregó: “Es lamentable lo que hoy estamos viviendo: no hay gestión municipal, provincial y nacional. Por eso, nosotros en-tendemos que somos alternativa distinta”. Todo muy lindo, pero Cayuqueo tiene historia. “El gremialista, supuestamente, obligaría a las empresas constructoras a comprar la comida de los operarios a la empresa de su pareja, Valeria Ayelén Valli, con domicilio en Méndez de Andes Nº 1759, de Rafael Castillo, quien se dedica al rubro de preparación y venta de comida para llevar. También le solicitaría que se designe personal que nunca iría a trabajar pero que percibiría su quincena como todos los demás”, señalaba La Tecla años atrás, durante la administración Scioli. Cualquier semejanza con lo ocurrido en La Plata es mera coincidencia.

PILAR: RECAMBIO EN LA SECCIONAL, POR LICENCIA, AFUERA DEL PERONISMO

Apenas dos meses hace que la UOCRA Pilar tiene nuevas autoridades, convirtiéndose así, sin dudas, es la seccional con más afinidad con la tan mentada renovación. “Estamos hace una semana, el gremio está bien, nos estamos asentando, y viendo cómo está el panorama de Pilar”, explicaba Sebastián di Fiori a Pilar de Todos. El hombre desembarcó con el título de “delegado normalizador”, luego del pedido de licencia, por cuestiones de salud, de José Sánchez, quien, tras 16 años como delegado, había asumido en la Secretaría General en diciembre pasado. En ese momento quería ir por la presidencia del Partido Justicialsita. “Si mi conductor (Gerardo Martínez) me da el visto bueno para jugar, lo voy a hacer”, decía. “Yo me tengo confianza y, por más aparato que tengan ellos, si juego, la voy a ganar; porque de Dios para abajo, no le tengo miedo a nadie”, lanzaba el sindicalista, desde hace mucho enfrentado con el exintendente Humberto Zúccaro y el dirigente José Molina.

OLAVARRIA: UN HISTORICO CON GANAS DE SEGUIR

Hace 44 años que está al frente de la seccional, y no tiene intenciones de dejar. “Dicen que es mucho tiempo, y nos critican por eso. Pero estoy a punto de cumplir 70 años y quiero paz y tranquilidad. Voy a seguir, porque hasta 2020 debo ocupar este cargo, 

y estoy en el Tribunal de Etica a nivel nacional hasta octubre de 2018; así que después de esa fecha veré lo que hago”, señaló D’Amico, tiempo atrás, en declaraciones a El Popular de Olavarría. Añadió entonces: “Se renueva el cargo cada cuatro años, pero tengo ganas de seguir, es como mi casa”

Coment� la nota