Amenaza oficial, malestar subterráneo

Amenaza oficial, malestar subterráneo

Los metrodelegados anunciaron que harán nuevas medidas de fuerza si el gobierno porteño no reanuda la negociación salarial.

Los metrodelegados advirtieron que comenzarán a discutir nuevas medidas de fuerza en el subte si el gobierno porteño no los convoca a continuar la negociación paritaria. El malestar entre los trabajadores se acumula porque el miércoles tenían prevista una reunión para negociar salarios que la Ciudad pospuso para el viernes; pero llegado ese día, la segunda citación fue también suspendida. El mismo viernes, el Ministerio de Trabajo de la Nación hizo correr la versión de que denunciará penalmente al sindicato y lo multará por haber realizado un paro, aduciendo que ya “no tiene personería gremial”. La suspensión de las paritarias y el intento de declarar ilegal la medida de fuerza son así dos nuevos escalones en la ofensiva de Cambiemos contra las organizaciones sindicales. 

“Es una intimidación que no tiene otro objetivo que tratar de asustar a los trabajadores y disciplinar a otros sindicatos. Nosotros vamos a seguir ejerciendo los derechos que tenemos como trabajadores, reconocidos por la Constitución y por los fallos de la Corte. Lo ilegal es que quieran aplicarnos cualquier tipo de sanción, porque la jurisprudencia es clara sobre que pueden convocar a un paro tanto un sindicato con personería gremial como uno simplemente inscripto”, señaló Roberto Pianelli, titular de los metrodelegados. 

La paritaria del subte viene este año sin acuerdo, frenada en una propuesta oficial del 15 por ciento. Con el mismo techo están lidiando los docentes (les ofrecen 15 puntos en tres tramos), estatales (el gobierno firmó un acuerdo con UPCN por el 12 por ciento) y los judiciales (el aumento fue fijado por el Consejo de la Magistratura en un 13 por ciento). 

Este conjunto de sectores (metrodelegados, maestros de UTE, estatales de ATE, judiciales de Sitraju) coordinaron el viernes pasado una jornada de protesta con la consigna “Todo sube menos el salario”. El subte dejó de funcionar desde las 20.30, con un paro que se extendió hasta el horario de cierre del servicio.

Ese día estaba prevista la audiencia paritaria que la Ciudad suspendió –por segunda vez en una semana–. Luego, desde el Ministerio de Trabajo que conduce Jorge Triaca hicieron saber que multarían a la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp) por haber realizo un paro “ilegal”. El argumento esgrimido fue que “ya no tiene personería gremial, según un reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia”. 

Los metrodelegados vienen de sufrir un embate anterior a mediados de marzo, cuando la Corte Suprema anuló su reconocimiento como sindicato con personería gremial dentro del subte, devolviéndole este carácter de gremio principal a la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

Enrique Rossito, integrante de la Agtsyp, señaló que hasta el momento no fueron notificados de la eventual sanción. El gremio ya tuvo un intento de multa durante la gestión de Mauricio Macri como jefe de gobierno porteño, en 2003, a raíz de un conflicto que paró los subtes por diez días. El entonces subsecretario de Trabajo porteño, Ezequiel Sabor, notificó a los metrodelegados de una multa millonaria. La sanción fue apelada a nivel local y en la Organización Internacional del Trabajo; finalmente nunca se efectivizó.

Comentá la nota