Después de la marcha, el Gobierno vuelve a citar a los gremialistas

Después de la marcha, el Gobierno vuelve a citar a los gremialistas

Citan para la semana próxima a los sindicatos más urgidos por la crisis: calzado, textiles, UOM, Smata y cerámicos.

El Gobierno acusó recibo de la masiva movilización de la CGT del martes. Si bien desde el ministerio de Trabajo y en otras carteras apuntaron -y casi celebraron- los desmanes del final que sirvieron para señalar al kirchnerismo duro que se plegó a la marcha, también decidieron acelerar las negociaciones para atender los reclamos de los sectores más golpeados de la economía. Entre el martes y el miércoles el ministro de Trabajo Jorge Triaca y su par de Producción, Francisco Cabrera, volverán a sentarse en una mesa con los representantes de 5 sectores: la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA), Cerámicos, textiles y calzado.

El Gobierno podrá encauzar las negociaciones sector por sector -una dinámica que pregona con obsesión- pero por ahora no sentará a los empresarios en la misma mesa. La sede del encuentro todavía no está definida. El vicejefe de Gabinete Mario Quintana supervisa la estrategia.

“El objetivo es el cuidado de los puestos de trabajo”, confirmó a Clarín un integrante del Gabinete. En el Ejecutivo están dispuestos a revisar las políticas que impactan sobre los sectores mencionados, incluidas las importaciones. “La idea es seguir con el diálogo, revisar los números, escuchar”, añadieron desde Producción, el ministerio más objetado por el sindicalismo. Hasta ahora hubo buena recepción de los líderes gremiales a la convocatoria.

De las conversaciones del martes o miércoles -si lo logran recibirán a todos los gremios el martes- la administración de Mauricio Macri buscará concretar mesas más específicas. “Dentro de cada sector las problemáticas son diferentes. En textiles está planchado, hilado, diseño, por ejemplo. Algunas son eficientes y otras, no. A algunas la importación les hace daño y a otras no, viven de la importación. Hay que revisar sector por sector pedazos de la cadena de valor en cada una de las distintas áreas”, advirtieron cerca del ministerio de Francisco Cabrera, que la última semana recibió en privado un espaldarazo de la jefatura de Gabinete.

En el ministerio de Trabajo buscaron bajar la tensión, tras la movilización. “Sabíamos y tomamos nota de que hay sectores que no están bien y vamos a trabajar para resolverlo”, aseguraron. En la Casa Rosada interpretaron que la CGT cumplió al estirar los tiempos del paro, que ahora intentarán neutralizar.

Coment� la nota