La destrucción del empleo formal aumenta la pobreza y genera un escenario crítico en la ciudad

La destrucción del empleo formal aumenta la pobreza y genera un escenario crítico en la ciudad

Un informe técnico de la Universidad Nacional de Mar del Plata expone que el trabajo registrado cayó en todas sus modalidades y que creció el trabajo en negro. Los números son muy similares a los de la salida de la crisis del 2001.

En los últimos meses en Mar del Plata se desplomó el consumo y la inversión, cayó el salario, se deterioraron las condiciones del mercado del trabajo, se “destruyó” el trabajo registrado, creció significativamente el desempleo y aumentó el trabajo en negro, la pobreza y la indigencia. Las conclusiones se desprenden de un crítico informe elaborado en la Universidad Nacional de Mar del Plata en el que se no advierte una posible recuperación a corto plazo y se alerta que, de continuar esta tendencia, el deterioro sería tan significativo que afectaría a las próximas generaciones.

Lo que a diario se traduce en el cierre de locales y empresas y en las dificultades que muchos encuentran a la hora de buscar empleo quedó volcado en un nuevo informe sociolaboral del partido de General Pueyrredon que analiza el impacto de las políticas económicas sobre mercado laboral local y nacional hasta el cuarto trimestre de 2018. Fue elaborado por el Grupo de Estudios de Trabajo de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Nacional de Mar del Plata, coordinado por Eugenio Actis Di Pasquale y Marcos Esteban Gallo.

Mar del Plata encabeza el ranking

El 2018, según este trabajo, marcó una tendencia que en varios aspectos continúa acentuándose en los primeros meses del 2019: una caída de los niveles de producción, consumo privado, consumo público e inversión, así como una persistencia del déficit fiscal debido a la mayor carga de intereses de la deuda en su composición.

A nivel nacional aumentó la desocupación y subocupación junto con una leve caída de la tasa de empleo.

Asimismo, los efectos no solo se dieron en la cantidad sino también en la calidad, dado que se produjo “una significativa destrucción de trabajo registrado”, advierte el informe.

En el ámbito local las tasas de desocupación y subocupación ubican nuevamente a la ciudad a la cabeza del ranking nacional, con niveles cercanos o superiores a los máximos históricos. Asimismo, hay más ocupados que buscan trabajo, en un esquema de baja proporción de asalariados, y alto porcentaje de “empleo en negro”.

Por último, se presenta una estimación de la pobreza en Mar del Plata para el cuarto trimestre de 2018, como medida complementaria al dato semestral que recientemente publicara el Indec. En rigor, según este informe, la pobreza se habría acelerado a fin de año alcanzando a 182.500 personas (28,7%).

Destrucción del trabajo registrado

Los investigadores de la Universidad Nacional de Mar del Plata explicaron que en este último tiempo se profundizó no solo el desempleo, sino la “destrucción neta” de puestos de trabajo registrados.

De acuerdo a los datos para el total del país del cuarto trimestre de 2018 elaborados a partir de la información mensual del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), la cantidad total de trabajadores registrados cayó en 153.367 personas respecto a igual trimestre de 2017, lo que representa una caída interanual del 1,2%.

“Dado que la destrucción de puestos de trabajo comenzó en septiembre y se fue acelerando mes a mes, la variación desde diciembre 2017 a diciembre 2018 (-191.339 personas) arroja un valor más elevado que en el trimestre”, sostuvieron los investigadores en el informe.

El trabajo registrado cayó en casi todas sus modalidades. El número más elevado se dio en los asalariados privados, con una destrucción superior a los 100.000 puestos de trabajo (-1,6%), seguido por los monotributistas sociales, con una significativa disminución de 58.779 personas (-14,3%).

Menos monotributistas

Asimismo, disminuyó el número de monotributistas (5.181 trabajadores menos), la cantidad de independientes autónomos (5.415 menos) y, por primera vez desde el 2012 se produjo una caída en el número de asalariados públicos (3.403 trabajadores menos).

Para comprender la magnitud de la destrucción de puestos de trabajo ocurrida, es necesario destacar que el nivel de empleo de diciembre de 2018 no solo es menor que el alcanzado en diciembre de 2017, sino también que el logrado en 2016, 2015 y 2014.

Es decir, en este último año se destruyó hasta lo alcanzado hace cuatro años. Y si en 2019 se llegaran a perder la mitad de puestos de trabajo que en 2018, a fin de año se alcanzaría el número de asalariados de 2012, continúa el informe.

Los investigadores de la UNMdP pronosticaron que “si en el primer trimestre continúa el actual contexto macroeconómico recesivo, es lógico que durante ese período continúe esta lamentable destrucción neta de puestos de trabajo”.

Desocupación y subocupación

En términos generales, en Mar del Plata se presenta un deterioro significativo del mercado de trabajo con aumentos de la desocupación y subocupación en un contexto de caída del nivel de empleo.

Asimismo, los indicadores sobre porcentaje de asalariados, cantidad de ocupados que demandan otro empleo y proporción de asalariados no registrados, dan cuenta de la gravedad por la que atraviesa el escenario laboral actual.

El informe advierte que “todos los valores nos remiten a los niveles cercanos o superiores a los del año 2004”, en plena salida de la crisis económica y social 2001-2002.

Junto al Gran Rosario

En el cuarto trimestre de 2018 la tasa de desocupación presentó fuertes aumentos en el plano nacional y local. En el país pasó del 7,2% al 9,1%: 1.185.000 personas desocupadas. El crecimiento para Mar del Plata fue más pronunciado: pasó del 9,3% al 12,8%.

Este último valor, que representa unas 40.000 personas en esa situación (12.000 personas más que hace un año) ubica a la ciudad junto con el aglomerado Gran Rosario, con la mayor tasa de desocupación del país. Le siguen partidos del Gran Buenos Aires (11,4%) y San Nicolás-Villa Constitución (11,3%).

Si la comparación se hace con la serie histórica de Mar del Plata para los cuartos trimestres, recién se encuentra un valor superior en el año 2004 (13,5%), es decir, los años siguientes a la crisis económica y social 2001-2002.

Pobreza y conclusiones

En Mar del Plata, según el último informe del Indec, aumentó la pobreza. La suba fue del 23,4% (147.500 personas) al 24,8% (157.700).

En rigor, si se tienen en cuenta que en el cuarto trimestre de 2018, por un lado, los aumentos de precios acumularon un 11,5% y los ingresos de los trabajadores aumentaron por debajo de ese valor, y por otro lado, que se produjo una destrucción de puestos de trabajo, “la consecuencia lógica es que los niveles de pobreza se disparen”.

En este sentido, la comparación interanual al cuarto trimestre de 2018 evidencia una aceleración de los niveles de pobreza, dado que este valor aumentó del 22% en 2017 (138.588 personas) al 28,7% en 2018 (182.500).

En definitiva, el análisis del cuarto trimestre del 2018 indica que en el mercado de trabajo local “se están presentando los primeros signos de destrucción neta de puestos de trabajo, que consecuentemente incrementan los niveles de pobreza”.

De continuar esta tendencia, concluye el informe, junto con una persistente disminución del salario real, y sumado a ello, las estrategias de supervivencia de los hogares no logren morigerar la pérdida de ingresos familiares, “el resultado será no solo un menor bienestar presente sino también un deterioro significativo de su transmisión para las próximas generaciones”.

Coment� la nota